Por la falta de clases presenciales, otra vez no se repetirá de año ni calificarán con nota a los alumnos bonaerenses

ESCUELA.jpg

En las escuelas de la Provincia habrá evaluaciones que podrán extenderse hasta julio. Los especialistas criticaron la medida.

El Gobierno dice que no es una “flexibilización”.

El extenso período de aulas vacías impuesto por el coronavirus y las decisiones del gobierno provincial derivaron en nuevas complicaciones para la organización en el sistema educativo. El proceso de evaluación para la promoción de los alumnos en el “bienio” 2020/2021 podría extenderse –en algunos casos- hasta julio del año que viene. Y no contempla la repitencia. Aún en los casos en que se intentaron todas las estrategias de apoyo y refuerzo de clases que pueden llegar hasta mediados del año que viene.

“Es el tiempo de realizar el mayor acompañamiento posible a cada estudiante para que aprenda todo lo necesario y consecuentemente, pueda acreditar el año. Con aquellos que no puedan promocionar, seguiremos trabajando en fortalecer las trayectorias educativas el año que viene, con dispositivos pedagógicos específicos, como, por ejemplo, las aulas de aceleración. El objetivo de la escuela es que las y los estudiantes aprendan”, aseguraron en la Dirección General de Escuelas bonaerense.

Las autoridades educativas tuvieron que diseñar un plan para recuperar contenidos, apoyar a niños y niñas con dificultades de aprendizaje y habilitar nuevas instancias de prueba, para decidir el paso de año de los alumnos en primaria o secundaria.

En las escuelas públicas y privadas de la Provincia de Buenos Aires habrá evaluaciones en diciembre, febrero, marzo y hasta en julio del año que viene. Serán exámenes que no tendrán calificaciones numéricas y abarcarán áreas de conocimiento, en lugar de asignaturas (o materias).

Es la forma que encontró la Dirección de Escuelas para resolver los desajustes que provocó la decisión de mantener los establecimientos sin presencialidad a partir de marzo del 2020 cuando se declaró la emergencia sanitaria por el coronavirus.

Buenos Aires tuvo –en algunas áreas de la Provincia- casi un año y medio con clases virtuales. En el AMBA (donde asiste más del 75% de los 5,3 millones de alumnos) retomaron de cuatro a seis semanas en el inicio de 2021 y luego (a mediados de abril) volvieron a suspender. Se reabrió con burbujas y protocolos desde el 10 de junio y recién decidieron levantar las restricciones en la primera semana de septiembre de este año.

Ahora se diseñó un plan para la “evaluación, acreditación de los aprendizajes y promoción escolar para la finalización del bienio 2020-2021”. Es decir, define los lineamientos para pasar de grado o de año y se tomarán los dos años de pandemia como un ciclo único. Está en sintonía con las disposiciones del Consejo Federal de Educación aprobadas en julio pasado.

Para lograr la promoción se debe tener aprobado al menos el 70% de los contenidos establecidos en el Currículum Prioritario para cada área curricular. En lugar de notas numéricas se calificará con estos conceptos: Trayectoria Educativa Avanzada (TEA); en Proceso (TEP) o Discontinua (TED).

El documento –remitido a todos los centros educativos- establece que las clases a contraturno y de los sábados (que arrancaron hace dos semanas) son las instancias “obligatorias” para quienes tengan saberes pendientes en una o más áreas curriculares. “Si logran aprender todo lo requerido, promocionan el bienio en el mes de diciembre. En caso contrario, deben continuar asistiendo a las clases de fortalecimiento en febrero de 2022”.

La directora General de Escuelas, Agustina Vila, explicó que “el 1° de febrero comenzarán de forma obligatoria las clases presenciales para todos los estudiantes que requieran reforzar y acreditar contenidos”. Y rechazó que el diagrama fijado por Educación constituya una “flexibilización” en el régimen de promoción.

Los alumnos de secundaria que participen de las actividades de intensificación en el segundo semestre 2021 y en el periodo extendido de la enseñanza diciembre 2021-febrero 2022, pero aún así, no alcancen los objetivos, en hasta 2 (dos) áreas del año escolar en curso en 2021, “promoverán al año siguiente y deberán participar de instancias complementarias de intensificación de la enseñanza de esas áreas durante el primer semestre 2022”. Es decir, seguirán en “indefinición” por lo menos hasta mediados del año próximo.

“El objetivo de la escuela es enseñar. A partir de la evaluación que se hace de la trayectoria de cada estudiante, desde el Estado generamos más instancias de aprendizaje, para que, en lugar de que las chicas y chicos estudien solos en sus casas, lo hagan en la escuela junto a sus docentes”, aclaró la ministra provincial.

Críticas de especialistas
El mecanismo de promoción deriva en controversia. La especialista en educación, Guillermina Tiramontti sostuvo que “están promoviendo al año siguiente sin tener un diagnóstico certero sobre lo que los alumnos no saben. Si no cuentan con los recursos para afrontar los próximos objetivos de aprendizaje, los alumnos no podrán avanzar en el proceso. Y los condenás a una futura deserción”.

La pedagoga insiste en que es necesario evaluar a los estudiantes. “Resulta clave identificar la falencia para trabajar sobre ella”, afirmó. Y también consideró que “se puede hacer con método numérico o conceptual. Pero lo importante es evaluar para tener diagnóstico”.

En la Ciudad de Buenos Aires, donde se resolvió continuar con la presencialidad aún después de la decisión que impuso Nación, definieron otros cuadros para la promoción de alumnos.

Los estudiantes que, al mes de marzo de 2022, tengan pendiente de acreditación hasta 2 materias (de las cursadas con anterioridad al 2020 y durante 2021), promocionan directamente al año siguiente. Los que “deban” entre 3 y 4 materias (de las cursadas con anterioridad al 2020 y/o durante 2021), la escuela puede autorizar su promoción, siempre y cuando haya cumplido con las instancias previstas en el "Plan personal de fortalecimiento de aprendizajes y acreditación" (Segundo Boletín), que será entregado al estudiante en el mes de agosto. Este Plan establece qué materias adeuda el estudiante y cómo las va a recuperar.

En CABA, quienes al mes de marzo 2022 adeuden más de 4 materias, deberán recursar el año.

Alejandro Castro Santander de la ONG Argentinos por la Educación, dijo a Clarín que “ya el año pasado no hubo evaluación y hubo promoción automática”. Y coincidió con Tiramontti en que “no se puede continuar el proceso sin evaluación”.

Castro Santander consideró que “el trabajo clave es dentro de la escuela. Alli se deben definir los criterios y los detalles de quién o quiénes deben recibir apoyo y clases extras”. No obstante, aclaró que todo el proceso requiere de una fuerte inversión presupuestaria para garantizar los docentes.

El integrante de la Academia Nacional de Educación, Alieto Guadagni, tiene una postura crítica sobre la decisión de la Provincia. “Cada vez que relajan las exigencias, eso implica un pésimo mensaje. No favorece el esfuerzo y la superación. Las autoridades deberían pensar en cómo recuperar los aprendizajes perdidos en estos años”. Y consideró que “la pandemia fue un golpe muy grande para los más pobres. Serán ellos los que tendrán mayores dificultades para conseguir empleo”, agregó Guadagni.

La Plata (Corresponsalía).

MG
CLARIN

 

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
© 2017 - 2021 Todos los Derechos Reservados - Diseño: IN-CO-NE