Protesta frente al Ministerio de Salud: médicos graduados denuncian que no pudieron rendir el examen de residencia

GRADUADOS.JPEG

Es una instancia clave en sus carreras, que ahora se realiza de forma virtual.

Fue por problemas en la página web y el sistema. Desde la cartera nacional aún no les dan una respuesta.

"Es la prueba más importante de mi carrera, con esto se define mi futuro". Esto decía una de las graduadas de la carrera de Medicina que protestó frente al Ministerio de Salud de la Nación, sobre Avenida 9 de Julio y Moreno. Fue luego de que se cayera el sistema, mientras rendía el examen de residencia.

Las residencias son un sistema de capacitación a tiempo completo, para formar al personal sanitario en distintas especialidades, en el ámbito intra y extrahospitalario.

Al igual que el año pasado, por la pandemia, esta instancia -de la que participan miles de profesionales de todo el país- se realizó de manera virtual, con la modalidad de múltiple choice.

Según plantearon los manifestantes, debido a problemas informáticos, muchos quedaron sin completar la evaluación. También protestan por irregularidades referidas a la seguridad y la privacidad

En el canal Todo Noticias afirmaron que, desde la cartera de Salud, declararon que la mesa de ayuda, los escudos contra los ciberataques y la protección de la información "funcionaron correctamente".

Fuentes oficiales informaron que el horario para rendir se extendía hasta el mediodía, con el fin de garantizar las mejoras técnicas y la inclusión de todos los inscriptos.

Sin embargo, varias personas alegaron que no accedieron a ese aviso ya que estaba prohibido el uso de celulares. Otros afectados, que llevaban meses preparándose, directamente tuvieron que salir a trabajar antes de que se restableciera la conexión.

"Estuvieron un año para mejorar la organización. Hasta hubo un partido en el Estadio Monumental, con más de veinte mil personas, pero nadie piensa en nosotros", lamentó un joven, vestido con su ambo.

Un colega acotó que en 2020 se produjo la misma "situación desastrosa" y se pretendió mostrar normalidad.

Clarín intentó comunicarse con el Ministerio de Salud, pero no obtuvo respuesta.
Los reclamos

Aspirantes a residentes hicieron circular una serie de denuncias, que incluían la presencia de muchos más anotados de los que toleraba el sistema, la ausencia de un "sistema antifraude efectivo" y la "filtración de datos personales de los candidatos": de hecho, hace tres semanas, se había constatado una falla que expuso las contraseñas y datos personales de los anotados.

Asimismo, acusan la falta de controles -como una verificación de la cámara y el audio- para evitar trampas y que haya más de una persona tomando el examen.

Los graduados perjudicados exigen transparencia y muchos demandan la presencialidad como su mejor resguardo. La falta de contestación por parte de las autoridades representa una de las quejas más fuertes.

Las redes sociales se hicieron eco de los inconvenientes técnicos y la desesperación.
La experiencia en primera persona: "Cada día se hace más cuesta arriba"

Camila Vega tiene 26 años, es médica y los errores de la plataforma no le permitieron rendir. Su plan era poder especializarse en psiquiatría.

En los cuatro años de residencia -"un trabajo mal pago y con muchas responsabilidades"-, no solo buscaba profundizar sus conocimientos y entrar en contacto con los pacientes, sino proyectarse a futuro.

"Lo que ocurrió hoy se pudo haber evitado. Hace tiempo pedíamos que el examen fuera presencial, con todos los protocolos necesarios. Hoy era un día importantísimo para nosotros: se definía qué nuevos médicos ingresaban a los hospitales", dice a Clarín.

"Reprogramaron el cronograma varias veces. La primera fecha de evaluación era el 26 de agosto; luego la postergaron al 31 de ese mes; y, finalmente, nos informaron que era hoy", relata.

Entre sus conocidos y amigos, había "gente anotada en tiempo y forma que no figuraba en el sistema" y algunos que nunca lograron abrir la página. Ella pudo acceder, aunque su situación fue angustiante.

"Teníamos que loguearnos a las 7.45 a. m. para pasar por un test de reconocimiento facial y de voz. Muchos tuvimos que repetirlo varias veces. Después, contestábamos una pregunta y se caía el sistema. Recién cerca de las 9.20 a. m. comenzó a funcionar un poco mejor", continúa.

Sus problemas no frenaron ahí. Cuando pudo avanzar un poco, volvió a colgarse la web y tuvo que reiniciarla. Escribió su contraseña y efectuó el test de reconocimiento en reiteradas ocasiones, hasta que pudo retomar las consignas.

"Muchos ni se enteraron de la prolongación del examen. En mi caso, cerca de las 11.30 a. m. pude volver a empezar. Era un examen de cien preguntas, para el que nos preparamos hace meses. Solo pude completar setenta, a las apuradas", recuerda.

Camila intentó contactarse con el mail abierto para reclamos y con la mesa de ayuda: solo encontró silencio. Y ya no espera nada del Ministerio.

"Hay un montón de médicos que estamos en desventaja, que no pudimos rendir como se debe. Ni siquiera se verificaba la seguridad, cualquiera podía copiarse. No tenía la seriedad que debía tener un examen de esta magnitud", remata.

¿Su reflexión? "Lo que están logrando es que perdamos lo más importante que tenemos, es decir, la formación. Cada día se hace más cuesta arriba".
El examen

La evaluación para residentes de todo el país estaba estipulada para este martes, entre las 8 y las 10.30 a. m.

El día anterior, desde la Dirección de Información Pública y Comunicación del Ministerio de Salud de la Nación, contaron que se esperaban más de 10.870 postulantes: graduados de las carreras de Medicina, Enfermería, Bioquímica, Kinesiología, Psicología y otras profesiones.

A lo largo del domingo -día electoral- y el lunes se había implementado un simulacro de examen único, para "hacer los ajustes correspondientes" en la plataforma desarrollada conjuntamente por la cartera sanitaria y la Universidad Tecnológica Nacional.

En el comunicado oficial, el director de Talento Humano y Conocimiento del Ministerio, Pedro Silberman, había subrayado que el examen disponía del "mayor nivel de ciberseguridad", ya que estaba alojado en los servidores de ARSAT. En el mismo sentido, negó cualquier posibilidad de sobrecarga.

Por último, el funcionario había defendido la digitalidad, argumentando que resultaría "imposible reunir a más de 10.000 personas en un espacio cerrado".

RB
CLARIN

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
© 2017 - 2021 Todos los Derechos Reservados - Diseño: IN-CO-NE