Otro impulso a la llegada de gas natural a la región NEA

GAS.jpg

Estudian la posibilidad de financiar un nuevo gasoducto desde Vaca Muerta hacia Río Grande do Sul, pasando por Corrientes y Misiones. Las ventajas de un combustible económico y «limpio».

El caso de una planta en pleno Amazonas.

La posibilidad de financiar un nuevo gasoducto desde Vaca Muerta hasta Brasil, pasando por la provincia de Corrientes, volvió a ser tratada días atrás por los ministros de Relaciones Exteriores de ambos países.
Desde el Gobierno de Brasil informaron avances para estudiar la financiación de un gasoducto desde el yacimiento de Vaca Muerta, en Neuquén, hasta el estado de Río Grande do Sul, fronterizo con Corrientes y Misiones. El anuncio fue realizado por el ministro de Economía brasileño, Paulo Guedes.
«Hubo una importante decisión para que Brasil y Argentina sigan en dirección hacia un shock de energía barata», afirmó el ministro brasileño luego de reunirse con el canciller argentino, Santiago Cafiero; el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, y el embajador en Brasil, Daniel Scioli, en Brasilia.
El proyecto de un gasoducto hacia Brasil con energía más barata recibió un impulso en la reunión ministerial del último viernes en el Palacio de Itamaraty, ya que los brasileños están buscando alternativas menos costosas para abastecer a su mercado interno, dependiente de hidroeléctricas que están afectadas por las sequías de la Cuenca del Paraná.
El canciller brasileño explicó que la reunión a puertas cerradas de la comitiva argentina con Guedes muestra unidad del gobierno de Jair Bolsonaro en torno al acuerdo.
Desde hace tiempo, especialistas locales en la materia vienen bregando por la llegada del gas natural a la región NEA, lo que daría un importante impulso energético para el desarrollo industrial del área.
Uno de tales operadores es el ingeniero correntino José Sesma, quien consideró, en contacto con EL LIBERTADOR, como uno de los objetivos a lograr es que cada una de las provincias del Nordeste «sean generadoras de energía incrementando la generación distribuida, reemplazar el combustible empleado en las ya existentes contribuyendo a una transición justa e inclusiva hacia una economía baja en carbono, proporcionando energía segura y asequible para promover el crecimiento económico».
Para ello apuntó que hay que priorizar «tres pilares: conservación de la biodiversidad, desarrollo socioeconómico local y reducción de emisiones en las operaciones contribuyendo a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero».
Aseguró que «todo eso se puede lograr con tecnología completamente argentina, llevando gas natural ya sea en forma de GNC o GNL a cada punto estratégico de la región».
En lo inherente a lo económico, apuntó que «el generar energía eléctrica en forma distribuida empleando generadores térmicos que empleen combustibles amigables con el medio ambiente, menos contaminante y a su vez mucho más económico, se puede reducir el costo de generación en un 40 por ciento, lo que se reflejaría en las facturas de los usuarios».
Puso como ejemplo la reciente inauguración de una planta generadora de gas por parte de una empresa brasileña en pleno Amazonas (ver aparte).

ACUERDOS

El ministro brasileño aplaudió la decisión del acuerdo entre Cafiero y su par brasileño, Carlos França de reducir un 10 por ciento de una serie de productos del Arancel Externo Común del Mercosur, una posición defendida por los brasileños.
Sin embargo, Argentina logró que la industria con alto valor agregado pueda estar exenta de esta reducción.
«Apoyaremos a la Argentina en la infraestructura, en la integración de la economía y ellos nos apoyan a nosotros en esta apertura inicial donde vamos a bajar las tarifas un 10 por ciento», dijo Guedes, citado por la oficial Agencia Brasil.
La reducción de la tarifa, según Guedes, podrá combatir el avance de la inflación en Brasil, que tuvo el peor setiembre en avances de precios desde 1994.
«Nos interesa mucho este golpe de oferta (por ingreso de importación), la inflación está comenzando a subir y queremos reducir las tarifas de importación. El momento es ideal para la economía de Brasil», dijo el Ministro.
«No hay fractura en la posición del Gobierno, es una posición a favor de la modernización del Mercosur», afirmó el canciller brasileño, al salir al cruce de internas dentro del Gabinete sobre el bloque que integran también Uruguay y Paraguay.

Una alternativa posible

El especialista correntino en materia de energía, ingeniero José Sesma, tras resaltar las ventajas del gas natural como insumo energético, señaló que su producción en región «no es imposible: si una empresa brasilera (Enava) lo logró en pleno Amazona, ¿por qué no el NEA?»
Y relató así ese caso: «Eneva, empresa brasilera exploradora y productora de gas natural y generadora de electricidad con centrales termoeléctricas de ciclos combinados, inicia la producción del Campo de Azulão para cumplir con la central térmica Jaguatirica II, en el complejo Parnaíbas uno de los parques térmicos de generación de energía a gas natural más grandes de Brasil. La planta productora de Gas Natural Licuado (GNL) se inauguró el pasado 27 de septiembre 2021.
En Silves-Amazonas-Brasil, a unos 270 kilómetros de Manaos, se inició el lunes 27 de septiembre último la producción comercial del primer gas de la cuenca del Amazonas, en Campo de Azulão, después de 20 años de su descubrimiento. Eneva también inauguró una UTG y una planta licuada que permitirá transportar el gas a Boa Vista, Roraima, a través de remolques criogénicos, para trasladar la planta termoeléctrica Jaguatirica II, en un recorrido de 1.100 kilómetros.
Para llegar a Jaguatirica II, el gas se licúa con tecnología completamente argentina en el sitio de extracción, UTG Azulão (AM), y se transporta en camiones con isotanques hasta Boa Vista (RR), en una ruta de 1.100 kilómetros. Cada camión tiene capacidad para transportar 20 toneladas de gas natural licuado (el equivalente a 50 m3 de GNL). En la capital de Roraima, el gas se regasifica y se utiliza para impulsar las turbinas de la central termoeléctrica Jaguatirica II. El transporte de carga se realiza siempre durante el día y el viaje dura dos días.
La inversión total en el proyecto integrado es de casi 1,8 mil millones de reales (unos 32.309 millones de pesos argentinos). Se crearon más de 2.000 puestos de trabajo durante el pico de las obras del proyecto y se destinaron 90 millones de reales a la contratación de proveedores locales. La construcción llevó poco más de dos años, incluso durante una pandemia, el proyecto Azulão-Jaguatirica II, una central a mediana escala de 177 MW de potencia instalada y para ello utilizará 1.000 m3 de GNL, es decir unos 600.000 metros cúbicos de gas natural, representa un cambio estructural en la matriz energética de Roraima y Amazonas, integrando los dos estados de la Federación. La empresa también asegura la soberanía energética de Brasil, que, hasta marzo de 2019, dependía de la importación de energía de Venezuela para abastecer a Roraima. Al reemplazar el diesel con gas natural, el proyecto traerá una reducción en los costos de generación en la región de alrededor del 40%, así como una reducción en las emisiones de CO2 en un 35 por ciento».
EL LIBERTADOR

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
© 2017 - 2021 Todos los Derechos Reservados - Diseño: IN-CO-NE