Madrid avisa: con peste va más gente a votar

MADRID.JPEG

En la primera elección importante de Europa en pandemia, votó un 12% más que en 2019.


Ricardo Roa
Con toque de queda de 23 a 6 y reuniones en espacios abiertos limitadas a seis personas, este martes en Madrid votó el 76% del electorado. Doce puntos más que dos años atrás, cuando no había ni noticias del Covid. Es la primera elección importante en Europa en pandemia. ¿Mensaje para la prórroga en la Argentina?

La primera y obvia conclusión: hubo mucha más gente con ganas de votar. La segunda: esas ganas de votar se volcaron sobre todo a la derecha y sobre todo al Partido Popular, que más que duplicó sus diputados.

Hay más. El PP se comió a Ciudadanos, una fuerza de centro que nació cuando al PP lo empezaron a cascotear con las denuncias de corrupción. Ciudadanos pasó de 26 diputados a 0. No alcanzó a retener ni uno.

Otro gran derrotado fue el socialismo de Pedro Sánchez, que deberá archivar el sueño de adelantar las elecciones generales. En febrero había sido el más votado en Cataluña pero ahora en Madrid se pegó un porrazo: perdió un tercio de los votos y de los escaños.

Sánchez gobierna en sociedad con Podemos, una especie de chavismo light con vínculos con el kirchnerismo. En 2019, el candidato Alberto Fernández​ celebró en Madrid con Podemos su victoria en las PASO. Y en noviembre pasado se juntó de nuevo con Pablo Iglesias en la asunción de Arce en Bolivia.

Sánchez apostaba a un buen desempeño en Madrid para anticipar los comicios del 2023 y liberarse del socio molesto. Le salió el tiro por la culata: quedó más preso de Podemos que nunca. Se involucró tanto en la elección que de hecho es como si la hubiera perdido él.

Así como el PP se devoró a Ciudadanos, la izquierda populista de Más Madrid y Podemos le quitó más de la mitad de los diputados al PSOE. Más Madrid, una escisión de Podemos, consiguió igualar en votos al socialismo. Doble derrota para Pablo Iglesias, el jefe de Podemos. Había renunciado como vicepresidente de Sánchez para candidatearse a diputado y recibió menos votos que la ultraderecha de Vox. Este martes dijo que renuncia a la política.

Vox permanece donde estaba o mejor sería decir que dio un pequeño paso al frente: se convirtió en la cuarta fuerza. Un voto inquietante. ¿Es parte de una onda europea que viene? Vox reivindica el franquismo y canaliza temores y desilusiones. La antipolítica está allí. Conclusión general: en Madrid la polarización pulverizó al centro. Y como en otros lugares de Europa, todo se desplazó hacia los extremos, especialmente hacia el extremo derecho. Pandemia, economía y migraciones llevan a la clase media a buscar seguridad. Hasta una parte de los votos del PSOE se corrió a la derecha.

Al PP, que gobierna Madrid desde hace un cuarto de siglo, lo protegió de la onda expansiva de la corrupción Isabel Díaz Ayuso, la confrontativa alcadesa ganadora que viene de una buena gestión y se desmarcó claramente de Sánchez para enfrentar la pandemia: impulsó el modelo más abierto de España.

No cerró escuelas ni hoteles ni prohibió consumo en interiores y hoy las cifras de Madrid son las mismas o no demasiado diferentes a las del resto de España, salvo en cantidad de muertos, la mayor del país.

Ayuso aprovechó un error garrafal de Sánchez, que sedujo a Ciudadanos para voltear los gobiernos del PP en Murcia y en Castilla y León y acabó por fortalecerlos. No fue que se diga una gran estrategia. Fue un mal cálculo que pagó carísimo: imaginando que iría por ella, Ayuso convocó a estas elecciones cuando le quedaban dos años de mandato.
CLARIN

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Pinturería Todo Color

© 2017 - 2021 Todos los Derechos Reservados - Diseño: IN-CO-NE