Alberto Fernández y Carlos Menem: un vínculo que se había afianzado y la visita que no fue

RELACION.JPEG

El hoy Presidente, que fue funcionario del riojano, venía hablando con Zulemita para colocar un busto de su padre en la Casa Rosada.


Nicolás Wiñazki

 

Hacia fines del año pasado, después de un día de trabajo en la Casa Rosada, el presidente Alberto Fernández subió a su Toyota Corolla junto a su vocero, Juan Pablo Biondi. Viajaron solos hacia un destino hasta ahora desconocido. La Clínica Los Arcos, en Palermo, donde se intentaba recuperar de diversos problemas físicos el senador nacional Carlos Menem. Fernández quiso visitar al ex presidente, ya internado en ese centro de salud en el que finalmente murió este domingo.

Fernández y Biondi fueron recibidos por la hija del riojano, Zulemita, a quien acompañaba otra allegada de esa familia. Alberto no pude ver ese día a Carlos. Ya no estaba en condiciones físicas para dialogar con sus visitantes. Fernández había hablado con Menem, por teléfono, el 17 de diciembre del 2020. Ese día el ex mandatario sí estaba lúcido.

En ese mismo momento jugaban por la copa Libertadores el equipo del que era hincha el riojano, River Plate, contra Nacional de Montevideo, contó Fernández en C5N. Fue una charla breve pero amistosa. Carlos y Alberto se respetaban.

El hoy Presidente había sido funcionario de Menem durante 1989 y 1995. Ocupó el cargo no tan secundario de Superintendente de Seguros de la Nación. Fernández coordinó las políticas estatales que regulan las empresas de Seguros desde 1989 a 1995. Era joven y Menem lo marcó. Fernández reveló que siendo Presidente buscó varias veces el consejo de su ex jefe político, a quien le tenía respeto y cariño a pesar de mantener con él diferencias políticas que, como suele ocurrir entre peronistas, nunca son del todo determinantes como para romper vínculos entre "compañeros".

Según fuentes de la Casa Rosada, Alberto había afianzado en su año en el poder el vínculo con Carlos a través de la hija de éste último, Zulemita. Ella sorprendió a fines del 2020 cuando anunció que tenía intenciones de lanzarse a la política partidaria. Fernández era uno de los dirigentes que la alentaba a lanzarse a esa aventura.

La relación entre Alberto y Carlos se afianzó de tal modo en el pasado reciente que cuando la salud de Menem entró en su declinación final, Fernández puso a disposición de la familia del riojano al médico de la Unidad Presidencial, Federico Saavedra.

Zulemita Yoma hasta acompañó en el helicóptero presidencial a Fernández a un acto oficial en una planta de la automotriz Toyota. Ella tiene un concesionario que se transformó en uno de los que más unidades de esos vehículos vende en la Argentina.

Alberto, quien en los inicios de la gestión menemista llegaba a la intimidad de la Quinta de Olivos a través del cuñado presidencial, Emir Yoma, reconoce hasta hoy que el ex mandatario le dio su primer cargo público en el Poder Ejecutivo, y que siempre le dio libertad para gestionar dentro de los lineamientos generales del plan de Gobierno, y que además le hizo sentir confianza para administrar a pesar de que era un dirigente joven en aquella época.

Fernández dejó la Superintendencia de Seguros en 1995 y luego militó con el ex presidente Eduardo Duhalde, después con el ex ministro de Economía Domingo Cavallo hasta llegar a los equipos de un gobernador de Santa Cruz que siempre fue electo en una boleta del PJ que Carlos Menem encabezó en la fórmula presidencial: Néstor Kirchner.

La hoy vice Cristina Fernández también fue electa legisladora nacional en listas del PJ menemista hasta que el matrimonio K empezó a confrontar con el riojano.

Como el Presidente, que reconoce su pasado y defiende su labor pública en los 90, muchos dirigentes identificados como "kirchneristas", fueron originalmente "menemistas".

Etapas de evolución del Justicialismo.

Como suele decir el también ex militante de Menem, el auditor Miguel Pichetto, "hablar de traiciones en política no me parece correcto. Lo que se describe como 'traición es solo una fractura con el pasado...".

Entre varios casos, la actual gestión del PJ está integrada por el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, ex ministro del Interior en las presidencias del ex mandatario recién fallecido. Igual que el hoy embajador en Brasil, ex diputado y dos veces gobernador K de Buenos Aires, Daniel Scioli, entró a la política desde el deporte náutico por impulso del riojano.

También el canciller Felipe Solá fue durante una década secretario de Agricultura de Menem. Hay muchos casos más de dirigentes K que se "criaron" políticamente junto a "Carlos". El hoy ministro de Trabajo, Claudio Moroni, fue quien reemplazó en la Superintendencia de Seguros a Fernández cuándo éste renunció en 1995. El actual funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores en el caso Malvinas, Daniel Filmus, tuvo a cargo la educación en la intendencia porteña de Carlos Grosso.

Un ultracristinista que no reconoce con orgullo su antigua militancia con Menem es el ahora senador Oscar Parrilli, mano derecha de la vice. Se involucró tanto con lo que él mismo describiría como el "neoliberalismo" que siendo diputado menemista fue el miembro informante de la polémica privatización de YPF.

Fue a poco de llegar a la Presidencia, que Alberto demostró su reconocimiento y respeto por Carlos. Invitó a la Casa Rosada a Zulemita Yoma y al ex secretario presidencial Alberto Kohan: tenía planeado con ella instalar el busto de papá Menem en el salón de la sede de Gobierno donde se recuerda con esculturas de mármol a los ex presidentes democráticos.

La idea de ambos, que dialogan seguido, era hacer un acto en homenaje al riojano con éste en vida.

La salud de Menem pospuso la concreción de ese proyecto que ya no será como fue ideado pero sí ocurrirá más temprano que tarde.

Quien también es un interlocutor entre el gobierno del Frente de Todos y la familia Menem es el secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello, quien trabajó en el gabinete del ministerio del Interior menemista de Carlos Corach.

Fernández decretó este domingo tres días de duelo nacional por la muerte de Menem.

Y habló con la vicepresidente, Cristina, para que la titular del Senado organice el velorio del senador por La Rioja en el Congreso.

El presidente Fernández tenía con Menem no solo un pasado común en la parte iniciática de su carrera política.

También lo unía con él justamente la provincia en la que nació el ex mandatario.

El padre de crianza del hoy Presidente, Carlos Galíndez, era riojano. Había nacido en la localidad de Chilecito. Fernández pasaba largas semanas de veraneo en esa ciudad de calor agobiante pero que nunca olvidó.

Incluso el padre de su abuelo de crianza, Manuel Galíndez, fue senador por La Rioja. Pero militaba en la UCR.

Fernández siempre le recuerda a sus funcionarios de mayor confianza, y lo reveló este domingo también en televisión pero con una versión más matizada que la que repiten sus amigos, que su mamá, Celia Pérez, era una antimenemista acérrima.

Así fue hasta que conoció al propio Menem en un acto en el que el Presidente de entonces le entregó un premio a su hijo porque éste fue elegido en 1992 como uno de los "jóvenes sobresalientes" de la Argentina.

Celia Pérez habló en esa ceremonia cara a cara con Menem.

La madre de Fernández quedó cautivada por el carisma del riojano.

A partir de entonces, su hijo, el hoy Presidente escuchó durante años y años esos comentarios maternos que suelen semejarse, en un sentido, a sugerencia imperativa: "Alberto, por favor, no critiques a Carlos, no hables mal de él...".

El domingo, bien temprano en la mañana, Fernández dormía en la Quinta de Olivos cuando a su teléfono especial llegó un mensaje.

Era Zulemita Yoma.

"Papa murió. Llamame".

Alberto habló entonces con la hija de Carlos.
clarin

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Pinturería Todo Color

© 2017 - 2021 Todos los Derechos Reservados - Diseño: IN-CO-NE