Berni íntimo: “Si me toman una comisaría, voy y los saco a los tiros”

BERNI.JPEG

El ministro de Seguridad bonaerense busca frenar un nuevo paro policial mientras piensa cuál es el mejor momento para abandonar su cargo.


Héctor Gambini
“Si me toman una comisaría voy y los saco a los tiros, como corresponde”. Sergio Berni no está durmiendo bien. Luego veremos por qué. Quien habla es él mismo -”poné todo lo que te digo, eh… poné todo...”-, a raíz de una nueva protesta policial que se está gestando en las redes sociales para la semana que viene.

-María Eugenia Vidal hizo su campaña prometiendo que la Policía Bonaerense iba a ganar lo mismo que la Policía de la Ciudad. Los policías de la Provincia estaban enganchados en sus salarios con los aumentos a los docentes. Como tuvieron lío con los gremios docentes, los desengancharon y entonces a los maestros les aumentaban y a los policías no. ¿Cómo terminó? Que los policías perdieron durante la gestión de la gobernadora anterior el 30 por ciento de su salario….

-Bueno, ¿y ahora ustedes qué van a hacer?

-¿No ves que no me dejás hablar? Para qué me llamás si no me dejás hablar?

Berni suena enojado. Se siente acorralado. Luego veremos por qué.

-Nosotros con el gobernador Kicillof nos comprometimos a una reparación histórica: equiparar a los policías bonaerenses con los sueldos de las fuerzas federales, y ya empezamos por los escalafones más bajos.

-Pero los federales ganan más…

-Bueno, eso se desacomodó de nuevo hace dos días, cuando la Federal volvió a dar aumento, pero luego se equiparan...

Además del sueldo, los policías piden cosas tan básicas como chalecos antibala en buen estado, municiones y “que se provea uniformes cada semestre, acorde a la talla y la contextura física” de cada oficial. Es decir, que no le den un S a un grandote y un XL a un petiso.

-¿Sabés qué hice con los chalecos? Llamé a Fabricaciones Militares y les dije ‘quiero toda la producción de chalecos antibalas nuevos. Toda, completa. La compro toda, ya’.

-¿Y cuántos chalecos son?

-¿No ves que no me dejás hablar? ¿Para qué me llamás si no me dejás hablar? Ahora no me acuerdo bien cuántos son, pero acá tenemos que entender que es el mundo el que está en crisis. Bajó la producción de todo. También compramos 2.500 patrulleros que ya están pagos pero ni Toyota ni Ford están entregando.

-¿Los policías que protestan tienen razón?

-No. Esto no es una negociación. Nosotros hacemos una reparación histórica, no una paritaria. Algunas de las cosas que dicen son reales pero las heredamos de Vidal.

Berni habla del paro policial, pero se siente acorralado por un dilema profundo acerca de cuándo abandonar un cargo que ya le pesa: si se queda en Seguridad tiene garantizada la exposición que le da la gestión, y que él disfruta, mientras ve en las encuestas cómo es uno de los dirigentes más conocidos de la Provincia. Si se va para lanzar una candidatura propia perderá visibilidad y enfrentaría un discurso raro: ¿cómo criticaría la inseguridad si el ministro era él?

Antes de cortar, Berni sube la apuesta con el traje de cowboy sin patente que siente que mejor le queda: “¿Y qué voy a hacer si me toman una comisaría? Voy y los saco a tiros... eso es lo que tengo que hacer”.

Tampoco es ese enojo el que no lo deja dormir. Sus íntimos juran que Berni “de verdad no está durmiendo bien” porque quiere irse ya.

Como insinuó varias veces, no se siente cómodo con Alberto Fernández. “Este proyecto nacional no lo representa, y muchas mañanas se levanta preguntándose qué hace acá”, confirma alguien incondicional al ministro, bastante después de que Berni cortara.

Algo para mirar: su pensamiento suele reflejar, sin filtro, el de Cristina Kirchner.
CLARIN

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Mariano Hormaechea

© 2017 - 2021 Todos los Derechos Reservados - Diseño: IN-CO-NE