Cristina, Macri y Fernández: tres presidentes con el mismo problema

IDENTIDAD CORRENTINA

En 2013, Alberto criticaba el ajuste de Cristina. Ahora él tiene que hacer el suyo. En el medio, Macri sufrió por lo mismo.


Pablo Vaca
"Es posible que haya mecanismos de ajuste, pero no por convicción sino porque el Gobierno queda entre la espada y la pared y no tiene escapatoria", dijo primero. Y agregó: "Obviamente no serán llamados ajustes, sino correcciones revolucionarias, pero van a ocurrir indefectiblemente". Las dos frases, de llamativa actualidad, fueron pronunciadas en noviembre de 2013 por Alberto Fernández a propósito de la designación, por parte de Cristina Kirchner, de Axel Kicillof como ministro de Economía. El actual Presidente, entonces crítico del kirchnerismo, consideraba “preocupante” el nombramiento.

El dato de archivo viene a cuento no para recordar los vaivenes políticos de Fernández. Por el contrario, intenta demostrar que en la Argentina, lamentablemente, hay cuestiones que no cambian. De ajuste ya se hablaba, y mucho, durante el gobierno de Cristina, quien arrancó su segundo mandato en 2011 declamando “sintonía fina”, eufemismo de la época de “recorte de gastos”: el déficit ya era grande y presionaba a la inflación. El tema también atravesó la presidencia de Mauricio Macri. “Cuánto debería ajustar el Gobierno para erradicar el déficit fiscal”, titulaba Clarín una nota en mayo de 2018. Ya en septiembre, el dólar pasó de $18 a $40 y Macri aumentó retenciones, recortó subsidios, achicó ministerios y prometió déficit cero para 2019. Se sabe que no lo logró: la inflación se desbocó, la pobreza subió y Juntos por el Cambio perdió las elecciones.

El ajuste ahora parece ser el nuevo leitmotiv de la gestión económica de Martín Guzmán. En el Presupuesto anunció que tratará de bajar al 4,5% un déficit disparado al 7,5% del PBI, en parte por la crisis de la pandemia. Para ello recortará subsidios, eliminará los planes de emergencia dispuestos por el coronavirus (IFE y ATP) y modificará la fórmula de aumento de las jubilaciones, que son el gasto más importante del Estado (casi la mitad del total). Este último punto es un gran ejemplo de cómo pasan los años y nada cambia, excepto para peor.

En 2008, fue Cristina quien impuso una primera ley para que los aumentos a las jubilaciones dejaran de ser discrecionales y respondieran a una fórmula. Con ella, los jubilados ganaron y perdieron. Luego, en 2017, Macri, pese a las 14 toneladas de piedra arrojadas en las protestas en la plaza del Congreso, la cambió por otra. Los jubilados perdieron. Ahora Fernández propone una tercera, tras un primer año de gobierno donde los haberes quedaron una vez más detrás de los precios. Entonces se discute largo y tendido si la pérdida es de un punto respecto de la inflación (que dicho sea de paso, en octubre fue exactamente igual al doble de la de Paraguay en todo un año) o si con los $906 de aumento de fin de año alcanza para empatar. Pero lo que no se discute es cómo puede ser que la mitad de los jubilados, que cobran la mínima, reciban apenas $19.035 al mes. Ni, sobre todo, cómo realizar una reforma previsional profunda que evite el colapso definitivo del sistema actual, insostenible mientras la mitad del empleo sea en negro. Es decir, se discute el árbol y no el bosque. Claro, para ello se necesitan acuerdos, políticas de Estado y dirigentes que miren más allá del siguiente round electoral.

Es el mismo déficit que tiene la discusión por el déficit.

El gobierno de Fernández suma parches en medio de una crisis económica gravísima sin debatir ni proponer el debate sobre cuál debe ser el plan que nos saque de estas cifras tremendas de inflación, pobreza, desempleo y falta de inversión. Gastar menos es necesario, pero no suficiente: la clave es ganar más. Y eso no se logrará tratando de ordeñar noche y día la misma vaca: llega un punto en que la vaca simplemente no da más leche. La salida real es tener más vacas. Crecer. Argentina hace más de diez años que no lo hace y no lo va a hacer mientras siga tropezando una y otra vez con las mismas piedras.
CLARIN

 

 

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Pinturería Todo Color

© 2017 - 2021 Todos los Derechos Reservados - Diseño: IN-CO-NE