Coronavirus: cómo será el regreso a clases en las facultades de la UBA y qué carreras tendrán horas presenciales

IDENTIDAD CORRENTINA

Algunas carreras prevén una mayor carga horaria de presencialidad que otras. Los detalles.

 

Durante noviembre de 2020, a partir de la mejora relativa de las condiciones epidemiológicas, el Gobierno Nacional habilitó el retorno de las actividades presenciales de algunas materias prácticas en las universidades cumpliendo un protocolo de seguridad.

En diciembre, la UBA aprobó su respectivo “Protocolo de seguridad e higiene de emergencia sanitaria para el retorno de las actividades académicas prácticas”. Desde entonces, se habilitó a las facultades y a los colegios preuniversitarios a que planifiquen una vuelta parcial a las actividades de enseñanza práctica en talleres, laboratorios y hospitales escuela.

Durante esta primera etapa de vuelta parcial a las actividades prácticas - iniciada durante enero - algunas facultades comenzaron a dictar de forma presencial el componente “práctico” de un grupo de asignaturas, como por ejemplo las facultades de Agronomía, Ciencias Exactas y Naturales, Veterinarias, Farmacia y Bioquímica, Medicina y Odontología.

La mayoría de las restantes asignaturas continuarán dictándose de forma virtual durante el primer cuatrimestre del 2021. Asimismo, la mayoría de los llamados a exámenes finales inmediatos (turno de febrero y marzo) serán virtuales y la mayoría de las facultades dictarán la totalidad de sus asignaturas en esa modalidad.

Solamente las facultades de Agronomía; Exactas y Naturales; Veterinaria; Farmacia y Bioquimica; Medicina; Odontología e Ingeniería proyectan dictar de forma semipresencial o presencial ciertos grupos de asignaturas, cuyo componente práctico dificultó o imposibilitó su virtualización durante el año pasado.

"Con el objetivo de implementar estas actividades presenciales de forma segura, la UBA aprobó en diciembre un “Protocolo de seguridad e higiene de emergencia sanitaria para el retorno de las actividades académicas prácticas” y, a su vez, cada facultad debió elaborar y presentar un protocolo específico en función de sus características singulares", dijeron fuentes de la UBA.

Y agregaron: "En la medida que las condiciones epidemiológicas lo permitan, iremos ampliando la presencialidad con la aprobación de las autoridades sanitarias".

Todas las facultades debieron elaborar un protocolo específico de seguridad e higiene en función de sus características específicas. De este modo, aquellas facultades que decidieron dictar el componente práctico de algunas de sus asignaturas de forma presencial, realizaron un relevamiento de las condiciones edilicias y dispusieron aforos por aula y en los ámbitos de práctica como laboratorios, talleres o invernáculos.

Asimismo, este grupo de facultades previó en sus respectivos protocolos la disposición y reposición periódicas de elementos de protección y limpieza recomendados por las autoridades sanitarias. (ej. jabón líquido para los baños, toallas de papel descartable, cestos y bolsas de residuos, alcohol en gel, solución alcohólica al 70%, bandejas sanitizante para desinfección de calzado en las puertas de ingreso y egreso, dispenser de alcohol en gel en el ingreso de los edificios, etc.). La cantidad de alumnos que realizarán estas prácticas presenciales varía en función de las dimensiones de cada facultad.

"En la pandemia, la virtualización necesaria y urgente de todos los contenidos en forma vertiginosa obligó, a que no solo en nuestro país si no en todo el mundo, se hiciera lo que se llama una enseñanza remota de emergencia, donde cada universidad y cada sistema de educación superior, debió brindar una respuesta en el corto plazo para asegurar la continuidad pedagógica, en un escenario cambiante de emergencia sanitaria", agregaron.
CLARIN

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s
© 2017 - 2021 Todos los Derechos Reservados - Diseño: IN-CO-NE