Mujer golpeada pide ayuda y hasta el momento no recibe respuestas

ayuda.jpeg

Hoy se terminó mi silencio. Tengo miedo, mucho miedo, lo veo y me quedo paralizada. No voy a soportar una agresión más.

La violencia psicológica, verbal y emocional existió desde el primer momento y fue aumentando con el paso del tiempo y evolucionó en violencia física. Mi ex novio Renzo Oscar Gastón Ruiz Díaz, de Santa Lucía, Corrientes, un tipo muy violento, agresivo y peligroso; el mediodía de domingo ocurrió el suceso definitivo para no callarme más. (El hombre ya tiene dos perimetrales por violencia contra dos mujeres distintas).
Aparece, agrede, irrumpe a la fuerza y tuve suerte de hoy estar contándola.
Quiero destacar el accionar de la comisaría 2da. Voy a estar agradecida eternamente con ellos.
Al principio de mi relación él parecía bueno, amoroso, considerado y demostraba mucha preocupación por cuidarme. Hacia el final de mi relación, todo se tornó una pesadilla. Pasaba noches sin dormir, no podía estar con el celular porque se volvía loco, cuando era muy amable con alguien era un problema, tenía celos hasta de mis hermanos, a los cuales por cierto siempre me amenazaba que iba a lastimar, así como también al padre de mis 3 hijos y muchas cosas más. Cabe recalcar que esta persona tiene infinitas denuncias por violencia y violencia de género, perimetrales y está actualmente condenado y en libertad condicional por favores políticos otorgados a su tía ex jueza de Paz y su hermana actual Jueza.
Una noche la violencia se volvió aún peor, había ido a verlo, yo no tenía ganas porque era tarde pero como siempre él me hacía sentir mal por sentirme cansada. Viaje hasta su casa y no estaba cuando llegue por lo cual le reclame, pero él estaba alcoholizado y tal vez bajo el efecto de otras sustancias, con sus ataques de celos, su enojo escaló más que nunca. Me agarró de la cintura, me alzó y comencé a gritar pidiendo ayuda. Me metió en la casa, cuando me suelta corro a su dormitorio y tranco la puerta, cuando estaba intentando escapar por la ventana, rompe la puerta y cierra de una piña la ventana que la termina rompiendo. Me tira en la cama y trata de asfixiarme con una almohada. Luego de unos segundos logro sacármelo de encima. Así como este y muchos episodios reiterados de violencia y agresión, en los que él terminaba llorando y pidiendo perdón. Siempre lo perdonaba una y otra vez. Las cosas que viví fueron horribles y espero que jamás nadie las viva. ¿Cómo puede ser que la justicia no actué? ¿Cómo puede ser que un hombre violento como éste siempre quede impune?
No tengan miedo de denunciar, no tengan vergüenza. Denuncien, todos tenemos derecho a vivir una vida tranquila y cuando decimos NO a alguien, esta persona debe respetarlo.
Una no se separa, una se escapa cuando es víctima de violencia de género.
Ana Irene Diaz Colodrero

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Mariano Hormaechea

© 2017 - 2021 Todos los Derechos Reservados - Diseño: IN-CO-NE