En un mal día para las monedas emergentes, el peso fue la que más se devaluó. El Riesgo País superó los 900 puntos, y el S&P Merval cedió 3,4% y quebró el piso de los 30.000 puntos.