close

                   Los comentarios, opiniones, respuestas a comentarios y todo material enviado a este espacio de expresión, son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos, pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Frente a violaciones del reglamento de este espacio y/o trasgresiones a leyes vigentes, IdentidadCorrentina.com.ar tendrá el derecho, a su solo criterio, de eliminar tanto el material relacionado con esas violaciones, como así también podrá eliminar y/o inhabilitar a los usuarios que los enviaron.

La Dirección

Condiciones



Las orquídeas son las plantas más estimadas en los principales capitales del mundo, debido a su elegancia, belleza, exotismo y variedad. El género más comercializado en todo el mundo es la Phalaenopsis, ya que puede ser mantenida perfectamente en el interior de las casas y posee cientos de variedades con una floración que puede durar hasta cuatro meses.

La familia de las orquídeas  posee más de 35 mil especies y más de 150 mil híbridos registrados. Crece en todas las regiones del mundo y sólo está ausente en la Antártida y en algunos de los desiertos más áridos de Eurasia. La mayor diversidad de géneros y especies se da en las regiones tropicales y han sido poco estudiadas.

En Argentina existen más de 300 especies en todo el país y aproximadamente 180 corresponden a la provincia de Misiones. Dado que muchas de esas especies están en peligro de extinción, en la muestra no se permitirá la venta de ejemplares extraídos de sus ambientes naturales.

Las orquídeas son plantas que dan flores y no son flores, como casi todo el mundo cree; se clonan -igual que la oveja Dolly- y son ‘epífitas’, o sea, crecen con su raíz en el aire y no en la tierra… son algunas de las cosas que aprendimos en esta entretenida conversación con una mujer que se autodefine como “una viciosa de las plantas”

Alicia Alvarez Urquijo de Moro es una mujer apasionada por las plantas, su jardín está repleto de plantas y flores de distintas clases, pero las que más sobresalen son las orquídeas. Sus flores son las más exóticas, las más especiales y tienen fama de ser difíciles de mantener. Para ella es todo un desafío su cultivo, porque precisan de muchos cuidados para que florezcan fuertes las flores.

Alicia, vive en Avenida Rolón entre Alvear y San Martín, allí tiene una hermosa casa rodeada de todo ese verde que le encanta, entre ellas sobresalen los colores preciosos de las orquídeas que están esparcidas por diferentes lugares de su jardín, algunas en grandes macetas y otras colgadas por los árboles.

"Desde siempre he coleccionado todo tipo de plantas, amo las plantas y un día pensé en agregar a mi colección orquídeas, cosa que para mí era todo un desafío, porque necesitan mucho cuidado", dijo Alicia en diálogo con Identidadcorrentina.com.ar.

¿Por qué orquídeas y no otra flor?
Luego de aclarar que las orquídeas son ‘plantas que dan flores’ y no son flores, como casi todo el mundo cree, nos responde “sus flores son las más exóticas. No son como una oreja de oso u otras más comunes, son especiales”.

¿Por qué son tan difíciles de cultivar?
Porque uno tiene que aprender a hacerlo, no son como cualquier planta que uno la siembra y listo. Las orquídeas son epífitas, lo que quiere decir que crecen en el aire y no en la tierra como la mayoría.

¿En el aire…?
Claro, tú las puedes amarrar en un tronquito y ahí se crían, o las puedes dejar encima de una mesa. Es un desafío hacer una cosa así, porque uno está acostumbrado a poner la tierra y regar. Esto es totalmente distinto.

Germinación

La orquídea, como todas las plantas, se reproduce por semilla. Es una epífita, lo que significa que en la naturaleza crece y se desarrolla en los árboles. Para que su semilla germine necesita asociarse a uno.

Hasta que el plantín se convierte en planta pasan, como mínimo, tres o cuatro años. En algunas variedades como las Phalaenopsis y las Dendrobium phalaenopsis, la primera flor aparece durante ese periodo.

Floración

Los Cymbidium florecen a los cinco o seis años de crecimiento y los del género Cattleya (que son los más tardíos) a los siete u ocho años. Esta primera floración es muy débil, ya que la planta es aún joven y recién llegará a su esplendor, es decir tendrá máximo vigor, óptima cantidad de flores y óptimo tamaño de flor, tres años más tarde.
Haciendo un sencillo cálculo se observa que deben transcurrir entre seis y once años para poder vender la primera flor. He aquí uno de los principales motivos que encarecen este producto en el mercado.

Normalmente, las orquídeas florecen una vez al año y la época está determinada por la genética de la planta. Cada híbrido florece una vez al año pero, en algunos géneros, como  se encuentran desarrollados diferentes híbridos que florecen en distintos momentos del año. Esto nos da la posibilidad de tener flores permanentemente.

El riego debe ser cuidadoso, poca agua puede resultar tan malo como el exceso. Además, es importante que entre riego y riego, la raíz se seque. La asiduidad con que se haga esta operación variará según la época del año, la zona y la ventilación del vivero, entre otros factores.

Calidad híbrida

El agua utilizada para el riego debe ser de la mejor calidad posible. Como se mencionó anteriormente, las orquídeas crecen sobre la corteza de los árboles, lo que les permite secarse rápidamente cuando se mojan. Para imitar lo que es natural en estado salvaje, se las cultiva en corteza de triturada, carbón, piedra o alguna sustancia muy aireada, lo que le permitirá a las plantas primero, empaparse y secarse inmediatamente.
Necesita una fertilización especial porque está acostumbrada a muy baja concentración de nutrientes y, además, no tolera ningún nivel de sales. En secuencia, hay que regular cuidadosamente esta operación.

Luminosidad y temperatura

Respecto a la luz existen dos factores a tomar en cuenta. Por un lado, la luz es importante -como en todas las plantas- para el proceso de fotosíntesis. Por otro muchas orquídeas son fotoperiódicas es decir que florecen de acuerdo con duración de la luz diurna.