Tecnología japonesa y cuidado del medio ambiente: la nueva solución para las malezas resistentes en los cultivos

IDENTIDAD CORRENTINA

Diseñados para la máxima eficacia, minimizando los problemas de resistencia de malezas y buscando reducir el impacto ambiental.

Los herbicidas de Summit Agro ya se utilizan en más de 5 millones de hectáreas en la Argentina, con el objetivo de mantener una producción sustentable. Además, la compañía avanza de manera firme en las nuevas tecnologías de productos biológicos

La cuestión sanitaria de los cultivos y los nuevos desarrollos en productos fitosanitarios, tanto químicos como biológicos, más amigables con el medio ambiente y con mayor eficacia, se presentan como uno de los pilares fundamentales de la agricultura moderna.

Allí, las malezas resistentes se muestran como el principal problema de la producción, según define Daniel Stante, presidente de Summit Agro Sudamérica y de Summit Agro Argentina.

Bajo estos conceptos, la empresa japonesa Summit Agro Argentina, del grupo Sumitomo Corporation (una de las compañías más grandes del mundo en el sector) promueve y lidera constantes investigaciones enfocadas en el desarrollo de nuevas moléculas de síntesis y biológicas, que ya están al alcance del agricultor argentino en un amplio portfolio de opciones. Los nuevos herbicidas de Summit Agro ya se aplican en más de 5 millones de hectáreas en el país, ayudando al productor agropecuario a solucionar en forma eficaz el grave problema de las malezas resistentes, siempre cuidando el medio ambiente.

En este sentido, el dirigente de la empresa del Grupo Sumitomo Corporation (compañía con más de 400 años de historia) destaca: “Después de tantos años de cultivos con biotecnología de tolerancia a glifosato, el principal problema de la producción en Argentina es la aparición de malezas resistentes. Habíamos visualizado el tema con anticipación cuando visitamos USA hace varios años y fuimos preparando un buen portfolio desarrollando nuevos productos. Hoy, estamos en una posición muy interesante”.

Y agrega: “Diría que somos líderes en conocimiento de la problemática de malezas en todos los cultivos y podemos dar respuestas eficaces y sustentables sobre el manejo del problema. Además, la empresa representa a casi todas las compañías japonesas del sector que hoy traen sus productos al país, por lo que constantemente tenemos nuevos proyectos”.

“En la Compañía no vendemos prácticamente genéricos, nos focalizamos en soluciones de alta tecnología y así conseguimos una participación de mercado muy interesante en los agricultores que buscan maximizar la productividad”, asegura Stante

En los últimos tiempos, según aclara el profesional, “el uso de fitosanitarios suele ser motivo de preocupación por parte de las comunidades, los productores y de los usuarios, y es comprensible que sea así sea cuando no se siguen las Buenas Prácticas Agrícolas. Pero la Industria de Protección de Cultivos en Argentina y en toda Latinoamérica tiene un fuerte compromiso con la Responsabilidad Social Empresaria y todos sus esfuerzos están dirigidos a ofrecer productos cada vez más seguros, donde aquellos de origen biológico tendrán cada vez una participación más importante.”

A raíz de esto, Summit Agro cuenta hoy con numerosos proyectos en desarrollo sobre productos biológicos y de síntesis con excelente perfil ambiental, muy próximos a ser lanzados al mercado.

“Las compañías de Japón que nosotros representamos están constantemente descubriendo nuevas moléculas con distintos modos de acción que previenen problemas de resistencia y que cuentan con un perfil toxicológico muy favorable”, señala Stante.

Por ejemplo, “Fierce”, la estrella de la firma hoy, es un herbicida pre emergente para el control de malezas difíciles, clasificado toxicológicamente como clase IV (banda verde), garantizando la seguridad del ambiente y del usuario.

“Esa es, claramente, la tendencia de Japón. Los productos de origen japonés aquí siempre han funcionado muy bien y son sinónimo de calidad. Proporcionan un alto nivel de performance, un muy buen cuidado del medio ambiente y tienen una relación costo/beneficio muy conveniente para el productor”, afirma el presidente de la empresa.

Respecto de los productos fitosanitarios biológicos, Stante subraya el impulso que existe a nivel mundial para su producción y destaca la oferta existente, pero sostiene que mientras la tasa de adopción a nivel mundial es del 16%, se estima que en Argentina se encuentra por debajo del 3%. Explica que este bajo porcentaje se da en parte “porque en los cultivos extensivos lleva mucho más tiempo demostrar los beneficios de los productos biológicos”, al mismo tiempo que resalta que la utilización de los mismos podría brindar “mayor bioseguridad alimentaria”.

Liderando la introducción de estas tecnologías, en 2019 Summit Agro lanzó “Howler”, un elicitor que induce el Sistema de Defensa Vegetal (ISDV) y está formulado a base de proteínas naturales que producen la activación de las vías de señalización hormonales de la defensa de las plantas.

Según desarrolla Stante: “El elicitor está extraído de un patógeno que ataca a la frutilla y forma parte de una investigación realizada por el Conicet, en convenio con tres empresas de investigación, donde nuestra empresa lleva el producto a la parte comercial. Genera un proceso de autoinmunidad en la planta, que así logra resistir mejor las enfermedades y se comporta mejor ante situaciones de estrés. Howler cuenta con registro en los cultivos de trigo, cebada y soja”.

“Lo bueno es que cuando los productores lo ven, ya que siempre hay cierto escepticismo con los biológicos, realmente los resultados son espectaculares. Eso es lo que se viene”, asevera Stante

La situación de las importaciones

Con relación a la situación actual del país, Stante marca su preocupación por las dificultades a la hora de realizar importaciones. “En Argentina se sintetizan muy pocos productos y nosotros y toda la Industria dependemos mucho de traer esos principios activos del exterior. Lo mismo ocurre con los fertilizantes. Entonces, estos problemas de escasez de divisas y de restricciones a las importaciones, o por lo menos a la restricción al acceso del dólar para pagar las importaciones, genera una gran incertidumbre. Porque a nuestra casa matriz y los proveedores que tenemos en distintas partes del mundo, hay que pagarles y si nos cortan el suministro, la tecnología de protección de cultivos no va a llegar al campo que es una de las principales fuentes de ingreso de divisas al país y va a repercutir en la producción y el valor de exportación de las cosechas”, aclara el presidente de Summit Agro.

Sin embargo, Stante concluye: “Los japoneses, independientemente del gobierno de turno, confían en la Argentina. Confían mucho en la tecnología del campo argentino. Quieren cerrar este círculo virtuoso de proteger los cultivos con los mejores productos, cuidando el ambiente y produciendo cada vez más alimentos. Por eso siempre estamos analizando nuevas inversiones en nuestro sector, haciendo de Summit Agro una Compañía cada vez más comprometida con el país y el campo argentino”.
INFOBAE

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Pinturería Norte

© 2017 - 2020 Todos los Derechos Reservados - Diseño: IN-CO-NE