radio online

Las sugerencias de la cocinera Ceci Duca para no caer en la típica seguidilla de comida chatarra.

Los días en la playa, o en cualquier otro destino de vacaciones, traen consigo el dilema sobre qué comer. Porque está claro que pasar una semana o quince días intercalando panchos, papas fritas o hamburguesas no es la mejor opción y entonces, hay que pensar en un menú balanceado, fresco y de estación.

¿Cómo lograrlo? Acá, algunos tips que ayudarán a organizarse.


1. Conseguir una conservadora

​ ¡No hace falta que sea gigante! Hoy existe una gran cantidad de modelos y tamaños que se adaptan a las necesidades de la familia. Los bolsos térmicos, tipo lunchera, son otra alternativa válida. Resultan más prácticos para transportar y permiten mantener a resguardo la comida sensible al calor.

La conservadora de alimentos forma parte del kit imprescindible para la playa.

2. Siempre llevar agua o divisar un punto cercano en el que se pueda conseguir

​Una opción es congelar una botella desde la noche anterior.

3. Pensar en colaciones frescas y que no requieran demasiada preparación

Choclos, tomates cherry, bastones de zanahoria, huevos duros, pepino en rodajas y, como acompañamiento, un frasco de hummus pueden ser alternativas ideales como guarnición o para antes del almuerzo. Un tip fundamental: llevar desde casa algunos recipientes herméticos, ya que no es usual encontrarlos en un departamento o casa alquilada y mucho menos, en un hotel o apart.

Sándwiches de pan negro, ensadala y frutas frescas arman el menú ideal.

4. Renovar los sabores de los sándwiches

Con pan integral y verduras se convertirán en un plato saludable y menos calórico. Acá dos combinaciones imbatibles:

- Pan integral, mayonesa de zanahoria, queso fresco, choclo en granos y tomates cherry.

- Pan integral, mouse de palta (también puede ser palta pisada), hojas de rúcula y zanahoria rallada.
Comidas sanas y nutritivas en la playa: ideas para evitar los panchos y las hamburguesas

Las vacaciones pueden ser un buen momento para incorporar alimentoos frescos.

5. Pensar en otras preparaciones fáciles de hacer

​ Los panes rellenos, las hamburguesas de legumbres y las tartas de verduras son buenas posibilidades.

6. Incorporar fruta

​ En esta época se consiguen las variedades más refrescantes. ¡A aprovecharlas! Lo ideal es colocarlas en la heladera un par de horas de salir hacia la playa.

Los jugos artificiales o con mucha azúcar pueden reemplazarse por trozos de frutas.

7. Tener a mano frutos secos, barritas de cereales o galletitas integrales

Serán una salvación para cuando se sienta el efecto "mar o río" y la frase "tengo hambre" se convierta en el trending topic infantil.

Obviamente, los paradores ofrecen propuestas válidas. La idea es seleccionar las más adecuadas y no caer siempre en el menú menos aconsejado.

Un puñado de frutos secos, para después de las zambullidas en el mar.


Ceci Duca es cocinera saludable y creadora de la cuenta de Instagram Como come León, cocina inspirada en niños.
 

 


Miércoles, Abril 25, 2018

VIDEOS

VIDEO VIRAL
DIFERENCIA ENTRE CAPITALISMO Y SOCIALISMO

FIESTA NACIONAL DEL SURUBÍ 2018

Gobierno de corrientes

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements

COMPLEJO TURISTICO LA MARTA

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements

Curiosidades