Escucha en vivo

La reconocida tabacóloga asegura que el cigarrillo electrónico no sirve para dejar de fumar y promueve la iniciativa para que plazas y parques sean espacios libres de humo.

Hubo un tiempo en que el tabaco se vendía en las farmacias. Recién en la década del 50 empezó a ser perjudicial para la salud. Más acá en el tiempo, en los 80, los japoneses advirtieron que las esposas de los fumadores tenían más cáncer de pulmón sin haber fumado jamás. Así se descubrió que el humo de segunda mano también enferma y mata. Desde entonces se lucha contra el tabaco en casi todo el mundo.

De acuerdo a los datos de la Tercera Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, el porcentaje de fumadores jóvenes (13 a 15 años) y adultos (18 y más) dismuniyó. En 2005 fumaba el 29,7% de la población, mientras que en 2013 ese porcentaje bajó a 25,1%.

Otro dato importante es la exposición al humo ajeno en ambientes cerrados. Siempre fueron mejorando los índices: 52% en 2005, 40,4% en 2009 y 36,3% en 2013.

Marta Angueira además de ser médica especialista en Salud Pública y es jefa de la división promoción de la salud del Hospital Ramos Mejía. En diálogo con Infobae elogia los avances alcanzados hasta ahora pero pide más controles y que el cigarrillo electrónico queda incluido en la ley que prohíbe fumar en espacios cerrados.

 –¿Se sabe cuanta gente fuma en la Argentina?

-Según la última encuesta nacional de factores de riesgo del año 2013, estamos en un 25 %, es decir que fuma uno de cuatro argentinos adultos. Nos faltan datos nuevos. La misma encuesta debería haberse hecho este año. En  Ciudad de Buenos Aires, con datos de 2015, hay un 22 % de fumadores, un poquito más bajo que la media nacional pero la impresión general es que está estancada la cifra de prevalencia de tabaquismo en Argentina.

-¿Y a qué se debe?

-Hay miles de factores. Así como para dejar de fumar influyen muchos causas, para mantenerse fumando también. La falta presencia del tema en los medios y la agenda pública es una de las razones. El último logro lo conseguimos en 2015 con la suba del impuesto que aumentó el precio del atado un 50 %. Algunos pensaron en dejar, un pequeño porcentaje lo hizo, y otros cambiaron a marcas más económicas o al armado de cigarrillos. Por eso creo que es necesario que el cigarrillo siga aumentando de precio. Favorece no sólo a quienes tienen que dejar de fumar sino a los chicos porque si es muy accesible los jóvenes que todavía no trabajan compran.

-¿Tenemos conciencia como sociedad de lo dañino que es el cigarrillo?

-La gente tiene conciencia de que el humo de tabaco no daña solamente al que fuma sino que también a terceros. De todas maneras creo que está faltando un poco de control. Estamos viendo proliferar algunas situaciones que no están dentro de la ley.

-¿Cómo por ejemplo?

-Hay bares que corren la línea de edificación hacia atrás y al ingreso colocan un espacio para fumadores que no tiene vidriera pero sí techo y paredes. Eso no debe ocurrir, según la ley. En ese lugar no se debería poder fumar porque además está ubicado en la entrada del local, donde el paso es obligatorio.

-¿Por qué es tan importante que no existan esos espacios?

-Justamente porque estamos hablando del perjuicio que le hacemos a otro. Todo el que fuma sabe que el cigarrillo hace mal a la salud. La acción de fumar daña a otro. Y eso es lo que ocurre cuando fumamos en lugares cerrados.

-¿Hay un proyecto para prohibir fumar en parques y en plazas?

-Estamos trabajando para eso. En el mundo se va avanzando por etapas. Una vez que se logra en lugares cerrados se va avanzando hacia espacios abiertos, donde se pueda dañar a otro. Y en los parques y plazas hay muchos niños a quienes no sólo puede dañar el humo del cigarrillo. La industria tabacalera desde la publicidad se dedicó por muchos años a instalar la normalización del fumar. El fumar no es normal. No es normal respirar humo en lugar de aire. Si los chicos ven fumar al adulto, estamos normalizando el fumar. Por eso está la propuesta de avanzar en ese sentido, sobre todo en los lugares de juego de los niños.

-¿Es recomendable el cigarrillo electrónico para quien quiera dejar de fumar?

-En Argentina, el cigarrillo electrónico es un tema bastante complicado. Está prohibida su exportación, su venta y la comercialización en kioscos, pero no está prohibido fumarlo. Hay que aclarar que el humo del cigarrillo electrónico es dañino a la salud. Entonces en principio habría que incluir en las leyes de ambientes libres de humo al cigarrillo electrónico.

-¿Hace mal a los pulmones?

-No es tan nocivo como el cigarrillo pero tiene elementos químicos perjudiciales, sobre todo si se usa en lugares cerrados. Acá se ha instalado la idea de que no hace mal a la salud pero su uso no es aconsejable. El cigarrillo electrónico tiene una vida muy corta y todavía no sabemos exactamente los daños a largo plazo que puede causar. Si bien en algunos países de Europa está aprobado como método para dejar de fumar, hubo muchos estudios financiados por la industria tabacalera que son las mismas que los producen.

-¿El gesto de usarlo como un cigarrillo tampoco ayuda a dejar de fumar?

-Exactamente . El gesto mano-boca se hace muy seguido, entonces se transforma en una adicción gestual que se extraña cuando se deja de fumar.

-Entonces lo mejor es reducir todos los hábitos…

-Claro, cualquier estímulo. Si un ex fumador ve a alguien fumar un cigarrillo electrónico es muy probable que le den ganas de fumar también.

-Alguna vez te escuché decir que el cigarrillo es una cortina de humo para un montón de problemas …

-Los problemas, la soledad y el estrés  se esconden con el cigarrillo. Por ejemplo las mujeres, cuando acostaron a todos los chicos, fuman y se relajan. La nicotina tiene ese efecto ambiguo por eso es tan difícil dejar de fumar. Es más difícil que dejar otras drogas. Hay cinco veces más posibilidades de recaer con el tabaco que con la heroína.

-Entonces es toda una decisión dejar de fumar…

-Es toda una decisión porque el cigarrillo forma parte de la vida de todos los días. Y eso se debe a que está normalizado el fumar.

-¿Cuáles son los riesgos del cigarrillo?

-El cigarrillo no deja órgano ni sistema sin tocar. Desde el cabello hasta la irrigación de los todos los órganos. Puede producir cáncer de pulmón, de mama y todo lo que tiene que ver con boca,  bronquios, lengua, labios. Además de cualquier tipo de insuficiencia arterial provocando infartos en piernas, intestinos, corazón y cerebro.

-¿Cómo imaginas el futuro del cigarrillo de acá a 100 años?

-Argentina que es muy resistente a los cambios sobre todo cuando tienen que ver con la vida de todos los días. Si pensamos lo que pasaba en 2000 y vemos como estamos ahora  el avance cultural es ostensible. Se trabajó muy bien el daño que produce a la salud de terceros. Creo que en 100 años el cigarrillo y la nicotina van a desaparecer y eso la industria tabacalera lo sabe. Por eso están tratando de inventar nuevas formas. Una es el cigarrillo electrónico, otra el tabaco de mascar y se está investigando en el rapé. Ellos van a tratar de mantener el negocio a toda costa pero yo espero que para entonces el tabaquismo sea un mal recuerdo del pasado.
FUENTE: INFOBAE.COM

Miércoles, Diciembre 19, 2018
Profesores Osuna y Vivaldo ENET Nº 1

Gobierno de corrientes

LOTERIA SORTEOS

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements

incone

COMPLEJO TURISTICO LA MARTA
Campeon y Sub Campeon de Rally

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements