El proyecto de la Técnica “Juan Esteban Martínez” fue seleccionado entre más de mil y quedó entre los 10 finalistas del certamen. Ayer, recibieron el premio de manos del presidente Mauricio Macri y del ministro de Educación de la Nación, Alejandro Finocchiaro.

Iban con ilusión y alta expectativa, y vuelven con un premio de 400.000 pesos, que deberán utilizar para expandir el proyecto premiado a través de la compra de materiales pedagógicos, equipamiento tecnológico y la formación del equipo docente.
Se trata de los docentes y estudiantes de la Escuela Técnica “Juan Esteban Martínez”, de Bella Vista, quienes resultaron seleccionados entre los 10 finalistas, y fueron premiados en el concurso nacional Maestros Argentinos. El anuncio lo hizo el presidente Mauricio Macri, junto al ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, en el Centro Cultural Kirchner ayer por la tarde.
Los equipos seleccionados –que pertenecen a distintas provincias– fueron elegidos entre más de mil proyectos presentados por escuelas secundarias de todo el país.
La solidaridad, el uso creativo de la tecnología, los espacios artísticos y la conciencia ambiental son los valores que se premian en Maestros Argentinos 2019, el certamen del Ministerio de Educación nacional que va por su cuarta edición y que seleccionó al equipo bellavistense en el tercer lugar, con 400.000 pesos de premio.
Se trata de un equipo que tuvo a cargo a los profesores María de los Ángeles Herrera y José Trinidad, con el proyecto Yjapyhy, que significa Agarrar el agua.
En 2017 se construyó un dispositivo que incluye todas las etapas del proceso para lograr su desinfección final. Este año se propusieron hacer el dispositivo más pequeño, transportable, replicable, de bajo costo y sustentable. Las personas que lo utilizan viven en los campos o en las orillas de los ríos.
“Siempre es una alegría conocer a nuestros queridos Maestros Argentinos. Son ustedes los que trabajan en cada rincón del país; con cada palabra y cada enseñanza hacen futuro. La educación es lo que hizo, lo que hace y lo que hará crecer a la Argentina”, dijo Macri. Y agregó: “No hay herramienta más potente para luchar contra la pobreza que una educación de calidad. Aunque cueste, aunque canse, aprender es lo único que nos va a permitir ser realmente libres. Siempre”, expresó el presidente.

 

Por su parte el Ministro destacó: “Hoy es el día en el que le mostramos a nuestro país cómo estamos mejorando nuestro sistema educativo. Se trabajó con un espíritu patriótico, de argentinidad, y entendiendo que la educación no conoce fronteras ni ideologías partidarias. El mejor legado de un maestro son sus discípulos. El mejor legado que están dejando ustedes es el futuro”.
El primer premio lo obtuvo la Escuela de Educación Secundaria “Obispo Zapata”, de Caucete, San Juan, con el proyecto Morning Club. El equipo docente y sus estudiantes crearon un Club de Robótica para investigar cómo utilizar los kits de robótica del programa Aprender Conectados. Luego sumaron estudiantes de otras escuelas para aprender a programar entre pares, intercambiaron experiencias con otras escuelas, y crearon juegos didácticos para aprender a cuidar al medio ambiente.
Pensando en nuestra gente

“Comenzamos a estudiar el proceso de potabilización del agua en la materia Química Industrial 2, con los alumnos del último año en 2017 y desde entonces lo seguimos mejorando con los estudiantes que van a egresar en los años siguientes”, comentó la docente e ingeniera María de los Ángeles Herrera, en diálogo con La República, la semana pasada.
El primero de los prototipos surgió de un libro del INET, que mostraba un ejemplo de cómo fabricar un filtro de agua para potabilizarla. “Con los estudiantes de 2017 lo armamos con elementos como una pecera, investigamos el tema y lo construimos hasta que funcionó. Los chicos lo presentaron en ferias de Ciencias y llegaron hasta instancias nacionales”, relató la profesora.

 

Pero, una vez que egresaron los estudiantes, el desafío se renovó con los alumnos del último año en 2018. “En el modelo anterior el agua salía con un nivel de turbiedad más alta que lo que establece el código alimentario. Y nos propusimos mejorarlo. Se rediseñó el prototipo hasta que conseguimos turbidez cero”, explicó.
No obstante, este nuevo modelo seguía teniendo desafíos para superar: “Era muy grande, utilizaba elementos como una bomba de 1 HP, un tanque de 200 litros y varios bidones de agua de 20 litros para filtrar el contenido en distintas etapas. El resultado era óptimo, pero el modelo muy costoso y voluminoso”, apuntó.
La propuesta se reeditó este 2019. “Buscamos que fuera económico, pequeño, sustentable, replicable, que no utilizara energía eléctrica y que fuera transportable”, enumeró Herrera. Así, los alumnos de quinto de este año se dividieron las tareas en equipos, para buscar alternativas creativas al invento de sus compañeros de años anteriores, ahora ya egresados. “Se dibujó el modelo, y cada grupo tuvo una actividad distinta según los problemas que detectamos. Hasta que se logró armar el que tenemos ahora: se trata de una bomba de agua manual, que empuja el líquido a través de un filtro grueso de arena, piedra y carbón. Y luego pasa por otro más pequeño, de carbón activado. A lo último se añaden gotas de hipoclorito, necesarias para la concentración establecida por el código alimentario. El equipo se construye con caños reciclados y no pesa ni 8 kilos. Lo más costoso es una carcasa que protege el filtro de carbón”, detalló.
Sin embargo, luego de que la escuela recibió tres impresoras 3D por parte del INET, otro ingeniero eléctrico que se desempeña como docente del establecimiento, diseñó el modelo para poder imprimir estas carcasas con esos equipos, y reducir el costo a la mitad.
El equipo de alumnos y docentes ya probaron el prototipo en el río Paraná, y también con agua estancada en una pileta, y los resultados fueron óptimos. “Estamos muy felices con los logros, y también con haber postulado el proyecto y resultar finalistas de Maestros Argentinos. Es muy motivador para la escuela y en especial para los futuros profesionales que van egresar, que fueron muy comprometidos”, destacó Herrera.
Según la profesora, sus alumnos asumieron la tarea con la idea de que el diseño fuera útil para las familias rurales de menos recursos. “Muchos no cuentan con energía eléctrica, y consumen agua de los cauces, sin potabilizar. Los chicos se enferman y los adultos también. Con esto, se puede bombear hasta un litro de agua por minuto, esperamos que la solución pueda aplicarse en la realidad”, expresó.
LA REPUBLICA


0
0
0
s2smodern
powered by social2s
DRA TERESITA ORREGO DIABETOLOGA

Gobierno de corrientes

Alternative flash content

Requirements

incone

lamarta

SE INAUGURÓ EN CENTRO ONCOLÓGICO DE CURUZÚ CUATIÁ

institucional

Alternative flash content

Requirements

LA MARTA pagina web