La responsable de la delegación provincial detalló que, en 2016, heredó el organismo con 10 años sin auditorías y $ 15 millones de gastos por mes en internaciones domiciliarias. Sostuvo que “en tres años, mejoramos mucho”.

La directora ejecutiva del PAMI Corrientes, Norma Pérez, brindó detalles de la crítica situación en la que encontró la delegación local del organismo nacional. En una entrevista radial denunció que en la gestión del kircherismo se realizaba “cobro indiscriminado de adicionales”, “a los abuelos se les daba las peores habitaciones”, “falta de auditorías” y “15 millones por mes en internaciones domiciliarias”, entre otras irregularidades.
Pérez relató el duro inicio de su gestión al frente de la oficina provincial del PAMI. “Cuando nos hicimos cargo, en 2016, el cobro indiscriminado de adicionales en la ciudad era ya una forma común de discriminar a los afiliados”.

Apuntó que la gestión que respondía al kirchnerismo les daba “a los abuelos las peores habitaciones” y tenían problemas en la atención porque “se demoraban demasiado los turnos”.
La directora ejecutiva del PAMI comentó las situaciones que más le llamaron la atención cuando asumió el cargo y detalló que le sorprendió “el desconocimiento por parte de los afiliados de todas las prestaciones que tiene el PAMI”. Sobre este aspecto criticó que la gestión kirchnerista porque “durante años los privaron de saber a qué podían acceder y a qué no”.
Asimismo, denunció “la falta de auditoría”. Sobre este tema dijo que “no se concibe dar prestaciones de salud sin control y auditoría. Es decir, sin poder comprobar que las prestaciones que se brindan llegan en cantidad y calidad al afiliado. Algo que hacen todas las obras sociales”. Reconoció que no fue grato enterarse que esa era la manera de proceder en el organismo que debía conducir, sobre todo porque, como médica, se dedica hace años a ese tipo de prestaciones.
Otra cuestión que le generó disgusto fue no haber tenido un diálogo con quien conducía anteriormente la oficina provincial del PAMI para hacerse de información con el objetivo de que la transición sea lo más saludable para el futuro del ente. “Cuando recién llegué, no tuve contacto con mi predecesor, porque ya se había ido. Entonces, para comenzar a trabajar, empecé a revisar las prestaciones y de golpe me topé con algo que conozco muy bien, que es la internación domiciliaria”, relató en una entrevista que brindó a LT 7 Radio Corrientes.

Aseguró que se interiorizó de todo lo que respecta a las internaciones domiciliarias de los jubilados: “Leí todo lo que implicaba y lo que se pagaba en total por mes en toda la provincia, y resultaba la prestación más cara para nosotros. Estábamos pagando 15 millones de pesos por mes en esa prestación, y fue lo que más me llamó la atención”.
Ante ese panorama, Pérez recordó que comenzó a revisar las localidades y lugares dónde se prestaba y notó que en Empedrado había 60 afiliados. “Según la normativa, para tener internación domiciliaria, la condición sine qua non es que el paciente esté postrado. Y cuando vi la cantidad, me pareció muy raro que haya 60 abuelos postrados en una sola localidad”, dijo, y a partir de entonces convocó a una reunión “a todos los médicos y les pregunté cuándo había sido la última vez que fueron a ver a estos pacientes, y me dijeron que en 10 años no habían hecho auditorías en terreno por decisión de la Dirección Ejecutiva”, detalló la actual titular del PAMI de Corrientes sobre las serias irregularidades del funcionario K.

Tras enterarse de esto, Pérez ordenó que se realice una auditoría tras una década. Dicho trabajo arrojó como resultado que de los 60 pacientes, a solo 3 les correspondía realmente la prestación, y que los restante 57 afiliados no tenían idea que pagaban por la internación domiciliaria, que a la obra social le costaba 15 millones de pesos por mes.
La directora ejecutiva de PAMI Corrientes aseveró que “todo eso pasaba porque no existía el control”, es decir que el desparpajo de recursos de la anterior gestión complicó seriamente las arcas del organismo.
La responsable de la oficina del PAMI, que funciona en Jujuy 1140 de la capital, destacó que actualmente “hemos mejorado mucho en estos tres años en lo que hace a atención, sobre todo en el segundo nivel, lo que hace a internaciones y a consultas en la ciudad de Corrientes”.
LA REPUBLICA


0
0
0
s2smodern
powered by social2s
DRA TERESITA ORREGO DIABETOLOGA

Gobierno de corrientes

Alternative flash content

Requirements

incone

lamarta

SE INAUGURÓ EN CENTRO ONCOLÓGICO DE CURUZÚ CUATIÁ

institucional

Alternative flash content

Requirements

LA MARTA pagina web