Declaman la unidad detrás de la candidatura de Alberto y Cristina con vistas a las PASO. Por lo bajo, solo discuten nombres propios.

Cristian Ramos

Al kirch­ne­ris­mo co­rren­ti­no se lo ve muy fue­ra de pla­no en la ta­rea de “des­tro­nar a Ma­cri”, que tan­to de­cla­man. Des­pués de la pe­lea de ju­nio pa­sa­do que tras­la­dó la in­ter­na pe­ro­nis­ta a las pro­vin­cia­les, can­di­da­tos y di­ri­gen­tes se mues­tran de ca­ra a las PA­SO de agos­to pró­xi­mo de­ci­di­dos a no de­jar de mi­rar­se el om­bli­go en nin­gún mo­men­to, ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia, sea cual fue­re el con­tex­to y el ob­je­ti­vo su­pe­rior que per­si­gan. En es­te ca­so, el triun­fo de “los Fer­nán­dez” es una pre­mi­sa que es­tá por de­ba­jo, en or­den de in­te­rés, de una nue­va dis­pu­ta de un pu­ña­do de re­fe­ren­tes, por los nom­bres pro­pios.
El Jus­ti­cia­lis­mo, a tra­vés de sus ca­ras vi­si­bles, sus di­ri­gen­tes y pre­can­di­da­tos re­par­ti­dos en dis­tin­tas lis­tas pa­ra di­pu­ta­dos na­cio­na­les, se pre­sen­ta nue­va­men­te al es­ce­na­rio pre­e­lec­to­ral en­vuel­to en una pe­no­sa dis­cu­sión in­ter­na. Aho­ra to­dos quie­ren ser can­di­da­tos: des­de el pri­me­ro en sal­tar el cer­co po­lí­ti­co el 23 de no­viem­bre de 2015 has­ta el úl­ti­mo que per­ma­ne­ció “al pié del ca­ñón”. Ca­da uno con sus ra­zo­nes. Le­gí­ti­mas, cla­ra­men­te.
Y no so­la­men­te eso, si­no que tam­bién to­das las ver­tien­tes quie­ren lle­var sus res­pec­ti­vas pa­pe­le­tas adhe­ri­das a la de Al­ber­to Fer­nán­dez y Cris­ti­na Kirch­ner pa­ra las vo­ta­cio­nes del pró­xi­mo do­min­go 11 de agos­to.
Se tra­ta de una his­to­ria que ini­ció con la Cláu­su­la 14 in­clui­da en la alian­za cons­ti­tu­ti­va del Fren­te de To­dos pa­ra las PA­SO, cu­ya re­dac­ción otor­ga fa­cul­ta­des a los apo­de­ra­dos de la fór­mu­la de pre­can­di­da­tos pre­si­den­cia­les -­Fernández Kirch­ner, en es­te caso-­ pa­ra de­ci­dir de ma­ne­ra to­tal­men­te sub­je­ti­va y sin nin­gún otro lí­mi­te más que el de sus pro­pias con­cien­cias, a quién dar­le au­to­ri­za­ción pa­ra adhe­rir, des­de las pro­vin­cias.
To­dos fir­ma­ron, cer­ca de una vein­te­na de par­ti­dos po­lí­ti­cos sus­cri­bie­ron a la alian­za opo­si­to­ra en Co­rrien­tes du­ran­te los pri­me­ros dí­as de abril de es­te año. A na­die le lla­mó la aten­ción den­tro del PJ por­que “siem­pre fue así”, de­cí­an. “Des­de que se im­ple­men­ta­ron las PA­SO que es­tá esa cláu­su­la”, se­ña­la­ban.
Cla­ro que, al mis­mo tiem­po, tam­bién otros tes­ti­mo­nios da­ban cuen­ta de he­chos co­mo la can­di­da­tu­ra que in­ten­tó sin éxi­to el di­pu­ta­do na­cio­nal Jor­ge An­to­nio Ro­me­ro, en 2015, por­que apo­de­ra­dos no per­mi­tie­ron la adhe­sión, ya que la or­den na­cio­nal era “que no ha­ya com­pe­ten­cia”. O la de Ale­jan­dro Kar­len, par­la­men­ta­rio del MER­CO­SUR, quien es­tre­nó las PA­SO en Co­rrien­tes, y con “bo­le­ta cor­ta”. La di­co­to­mía en­tre “a­dhe­sión o des­po­jo” co­bró fuer­za en los úl­ti­mos dí­as, al ca­lor de los avan­ces del cro­no­gra­ma na­cio­nal que re­gu­la el de­rro­te­ro tra­mi­ta­rio ha­cia las pri­ma­rias.

Era una es­ce­na que el pro­pio ma­cris­mo es­pe­ra­ba ver es­ta­llar des­de fe­bre­ro de es­te año, cuan­do el pre­si­den­te y prin­ci­pal ad­ver­sa­rio elec­to­ral, Mau­ri­cio Ma­cri, ru­bri­có el De­cre­to 259/19 que, mu­chos por ig­no­ran­cia y otros tan­tos más por con­ve­nien­cia, pa­re­cen des­co­no­cer.
Es­ta nor­ma dic­ta­da por el Po­der Eje­cu­ti­vo pro­vin­cial lo que hi­zo, téc­ni­ca­men­te, fue mo­di­fi­car par­te del ar­ti­cu­la­do de idén­ti­co ins­tru­men­to sig­na­do en 2011 pa­ra po­ner en mar­cha el ré­gi­men de las PA­SO. Con es­te De­cre­to de re­gla­men­ta­ción Cris­ti­na Kirch­ner apli­có cam­bios, que de­ter­mi­na­ron la en­tra­da en vi­gen­cia pa­ra prin­ci­pios de 2011 a la Ley de las PA­SO (Re­for­ma Po­lí­ti­ca apro­ba­da en 2009), que ori­gi­nal­men­te se pre­vió pa­ra fi­nes de ese mis­mo año.
Arri­ba de es­ta en­mien­da, Ma­cri apli­có otra más. Su ar­tí­cu­lo pri­me­ro re­za “sus­ti­tú­ya­se el ar­tí­cu­lo 15 del De­cre­to N´443 del 14 de abril de 2011 y su mo­di­fi­ca­to­rio”, el cual a par­tir de en­ton­ces pa­só a ex­pre­sar que “en las elec­cio­nes Pri­ma­rias Abier­tas Si­mul­tá­ne­as y Obli­ga­to­rias y en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les, las dis­tin­tas sec­cio­nes de la bo­le­ta de­be­rán co­rres­pon­der a agru­pa­cio­nes que ten­gan idén­ti­ca de­no­mi­na­ción”.
“So­lo en el ca­so en que no par­ti­ci­pen agru­pa­cio­nes de igual de­no­mi­na­ción en to­das las ca­te­go­rí­as de car­gos a ele­gir, las lis­tas que com­pi­ten por UNA (1) agru­pa­ción de dis­tri­to po­drán adhe­rir sus bo­le­tas con las co­rres­pon­dien­tes a lis­tas de UNA (1) úni­ca agru­pa­ción po­lí­ti­ca de or­den na­cio­nal de di­fe­ren­te de­no­mi­na­ción” ex­pre­sa, tex­tual­men­te en otro pá­rra­fo.
Es­to es al­go que apo­de­ra­dos de los dis­tin­tos es­pa­cios com­pe­ti­do­res, sa­bí­an de an­te­ma­no. “Ni ler­dos ni pe­re­zo­sos”, va­rios eli­gie­ron el si­len­cio, y con es­to fa­ci­li­ta­ron la cre­a­ción de una suer­te de “psi­co­sis” o pa­ra­noia co­lec­ti­va des­pués de co­no­ci­da la au­to­ri­za­ción de apo­de­ra­dos na­cio­na­les a la adhe­sión de la lis­ta Ce­les­te y Blan­ca, que en­ca­be­za Jo­sé “Pi­tín” Ruiz Ara­gón.
Así y to­do, los pe­ro­nis­tas co­rren­ti­nos eli­gie­ron vol­ver a car­gar las tin­tas en­tre sí. En oca­sio­nes pun­tua­les, con to­da la ra­zón, co­mo el re­pu­dio de la lis­ta Azul y Blan­ca que en­ca­be­za Er­nes­to “Ti­to” Meix­ner a las im­pug­na­cio­nes pre­sen­ta­das por las com­pe­ti­do­ras “Va­mos To­dos” y “Pe­ro­nis­mo Or­to­do­xo”, que ya fue­ron des­car­ta­das en se­de ju­di­cial du­ran­te la se­ma­na an­te­rior.
Otros ca­sos, con una in­ter­pre­ta­ción erró­nea del de­cre­to trasn­crip­to en par­te más arri­ba, se­ña­la­ron es­tas tres lí­ne­as in­ter­nas a Ruiz ra­gón y com­pa­ñía co­mo res­pon­sa­bles de no po­der sa­lir con la “bo­le­ta lar­ga”; es de­cir, con los cuer­pos de di­pu­ta­dos na­cio­na­les adhe­ri­dos a la fór­mu­la pre­si­den­cial.
Aho­ra, las cin­co lis­tas que no cuen­tan con au­to­ri­za­ción pa­ra adhe­rir a la fór­mu­la na­cio­nal, ame­na­zan con sa­lir al rue­do elec­to­ral de las PA­SO con bo­le­ta lar­ga, más allá de lo que di­gan a ni­vel na­cio­nal. Y pa­ra res­guar­dar­se le­gal­men­te, ex­pli­ca­ron du­ran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa re­a­li­za­da el pa­sa­do vier­nes por la ma­ña­na en la se­de del PJ de ca­lle Sal­ta, que “a­cor­da­ron” eli­mi­nar la cláu­su­la 14 del ac­ta cons­ti­tu­ti­va de alian­zas, pa­ra así po­der avan­zar con es­ta ide­a. Co­mo si el de­cre­to de Ma­cri per­die­ra vi­gen­cia con es­to.
Meix­ner ex­pli­có a épo­ca en la edi­ción im­pre­sa de ayer, que la di­fe­ren­cia ra­di­ca­ría en que to­das las bo­le­tas es­ta­rí­an uni­das, en lu­gar de se­pa­ra­das. Se­rí­an las ofi­cia­li­za­das por se­pa­ra­do, que es­ta­rí­an “pe­ga­das” en el cuar­to os­cu­ro. Di­fí­cil de im­pug­nar, pe­ro to­tal­men­te ob­je­ta­ble por par­te de fis­ca­les du­ran­te la vo­ta­ción.
En­tre­me­dio, la gen­te, el elec­tor ese que bus­ca en el es­pec­tro opo­si­tor a sus re­pre­sen­tan­tes, mi­ra es­te pa­no­ra­ma con ex­tra­ñe­za y de­sa­zón. Ex­tra­ñe­za por­que en­ten­dió que con lo ocu­rri­do has­ta ju­nio de es­te año con el Jus­ti­cia­lis­mo, la di­ri­gen­cia apren­dió la lec­ción y cre­yó en el con­te­ni­do de la pro­pues­ta de “u­ni­dad” que de­cla­ma­ron, en­co­lum­na­dos ba­jo la fi­gu­ra de Al­ber­to y Cris­ti­na.
De­sa­zón, por­que con es­te es­ce­na­rio, en el que el vo­to que pue­dan emi­tir den­tro del Fren­te de To­dos, no tie­ne ga­ran­tí­as de ser con­ta­bi­li­za­do co­mo “vá­li­da­men­te emi­ti­do”, por to­da es­ta ma­ra­ña de ame­na­zas y ad­ver­ten­cias pro­ve­nien­te de las pro­pias en­tra­ñas de la alian­za en Co­rrien­tes.
En de­fi­ni­ti­va, es­to de que a ca­si un mes de los co­mi­cios no exis­tan cer­te­zas res­pec­to de cuál bo­le­ta se­rá vá­li­da y cuál no, có­mo po­dría im­pac­tar de ma­ne­ra po­si­ti­va en el elec­to­ra­do que de­sea apos­tar por una al­ter­na­ti­va a Ma­cri. Fla­co fa­vor pa­ra la fór­mu­la de los Fer­nán­dez y un po­co de oxí­ge­no pa­ra el ma­cris­mo lo­cal, que ya apro­ve­chó es­ta fal­ta de uni­for­mi­dad de cri­te­rio en su ma­yor ad­ver­sa­rio du­ran­te ju­nio, y no va a va­ci­lar a la ho­ra de ha­cer­lo con vis­tas a agos­to.
Es cier­to que sa­lir to­dos con la bo­le­ta lar­ga o to­dos con pa­pe­le­ta cor­ta, ga­ran­ti­za igual pun­to de par­ti­da en la com­pe­ten­cia elec­to­ral. Es una pre­mi­sa cier­ta y vá­li­da. Aho­ra, es­ta nor­ma­ti­va es­tá de an­te­ma­no vi­gen­te, y no se pue­de alu­dir a la pro­pia tor­pe­za en de­fen­sa pro­pia. Es de­cir, el des­co­no­ci­mien­to de la nor­ma­ti­va, no es ar­gu­men­to vá­li­do.
Tam­po­co es me­nos cier­to, que es­tá ahí, a la ma­no de cual­quie­ra, la po­si­bi­li­dad de per­ge­ñar es­tra­te­gias elec­to­ra­les efec­ti­vas, con tiem­po, pa­ra ha­cer fren­te a la ad­ver­si­dad que plan­tea mu­chas ve­ces la ho­mo­ge­nei­dad de las nor­ma­ti­vas, que de­ja de la­do cir­cuns­tan­cias par­ti­cu­la­res ge­ne­ran­do fo­cos de in­jus­ti­cia. Pa­ra eso es­tá el Po­der Ju­di­cial, que en ca­so Co­rrien­tes to­da­vía no fa­lló.
En­tre­tan­to, lo con­cre­to es que el pe­ro­nis­mo si­gue eli­gien­do la vía del fra­ti­ci­dio en los he­chos, mien­tras de­cla­ma uni­dad. Por es­tas ho­ras, lo que im­por­ta son los nom­bres lo­ca­les y la ca­pa­ci­dad que pue­dan mos­trar pa­ra po­ner pa­los en la rue­da a quie­nes sí fue­ron au­to­ri­za­dos, co­mo di­ce la cláu­su­la 14 (re­mo­vi­da ya del es­ta­tu­to de alian­za), y el De­cre­to 259, por los apo­de­ra­dos na­cio­na­les.
Lo bue­no es que to­da­vía hay tiem­po. No mu­cho, pe­ro to­da­vía que­da mar­gen pa­ra ha­cer bien las co­sas. Es cues­tión de ver en ca­da elec­ción una opor­tu­ni­dad pa­ra es­tar me­jor, a ni­vel or­gá­ni­co, ins­ti­tu­cio­nal, so­cial y de­más as­pec­tos. Y ac­tuar en con­se­cuen­cia. Más no to­do lo con­tra­rio.

**
Contrapunto picante

La ex­di­pu­ta­da y re­fe­ren­te de Uni­dad Co­rren­ti­na So­nia Ló­pez y el di­pu­ta­do del MER­CO­SUR Ale­jan­dro Kar­len, de Jun­tos Po­de­mos, cru­za­ron de­cla­ra­cio­nes so­bre adhe­sión o des­po­jo res­pec­to de la bo­le­ta pre­si­den­cial.
Así, Ló­pez de­cla­ró que “no hay re­so­lu­ción que im­pi­da que va­ya­mos con la fór­mu­la na­cio­nal”, y que a ni­vel na­cio­nal “nun­ca se di­jo que es una de­ci­sión to­ma­da, si­no que se es­ta­ba es­tu­dian­do lo de Co­rrien­tes”.
Kar­len, por su par­te, ex­pli­có que “hoy no hay al­gu­na po­si­bi­li­dad le­gal de ir con la fór­mu­la pre­si­den­cial”, por­que “es una de­ci­sión po­lí­ti­ca, y de­be re­sol­ver­se en es­te ám­bi­to”.
EPOCA


0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Gobierno de corrientes

Alternative flash content

Requirements

incone

lamarta

institucional

Alternative flash content

Requirements

LA MARTA pagina web