Declaman la unidad detrás de la candidatura de Alberto y Cristina con vistas a las PASO. Por lo bajo, solo discuten nombres propios.

Cristian Ramos

Al kirch­ne­ris­mo co­rren­ti­no se lo ve muy fue­ra de pla­no en la ta­rea de “des­tro­nar a Ma­cri”, que tan­to de­cla­man. Des­pués de la pe­lea de ju­nio pa­sa­do que tras­la­dó la in­ter­na pe­ro­nis­ta a las pro­vin­cia­les, can­di­da­tos y di­ri­gen­tes se mues­tran de ca­ra a las PA­SO de agos­to pró­xi­mo de­ci­di­dos a no de­jar de mi­rar­se el om­bli­go en nin­gún mo­men­to, ba­jo nin­gu­na cir­cuns­tan­cia, sea cual fue­re el con­tex­to y el ob­je­ti­vo su­pe­rior que per­si­gan. En es­te ca­so, el triun­fo de “los Fer­nán­dez” es una pre­mi­sa que es­tá por de­ba­jo, en or­den de in­te­rés, de una nue­va dis­pu­ta de un pu­ña­do de re­fe­ren­tes, por los nom­bres pro­pios.
El Jus­ti­cia­lis­mo, a tra­vés de sus ca­ras vi­si­bles, sus di­ri­gen­tes y pre­can­di­da­tos re­par­ti­dos en dis­tin­tas lis­tas pa­ra di­pu­ta­dos na­cio­na­les, se pre­sen­ta nue­va­men­te al es­ce­na­rio pre­e­lec­to­ral en­vuel­to en una pe­no­sa dis­cu­sión in­ter­na. Aho­ra to­dos quie­ren ser can­di­da­tos: des­de el pri­me­ro en sal­tar el cer­co po­lí­ti­co el 23 de no­viem­bre de 2015 has­ta el úl­ti­mo que per­ma­ne­ció “al pié del ca­ñón”. Ca­da uno con sus ra­zo­nes. Le­gí­ti­mas, cla­ra­men­te.
Y no so­la­men­te eso, si­no que tam­bién to­das las ver­tien­tes quie­ren lle­var sus res­pec­ti­vas pa­pe­le­tas adhe­ri­das a la de Al­ber­to Fer­nán­dez y Cris­ti­na Kirch­ner pa­ra las vo­ta­cio­nes del pró­xi­mo do­min­go 11 de agos­to.
Se tra­ta de una his­to­ria que ini­ció con la Cláu­su­la 14 in­clui­da en la alian­za cons­ti­tu­ti­va del Fren­te de To­dos pa­ra las PA­SO, cu­ya re­dac­ción otor­ga fa­cul­ta­des a los apo­de­ra­dos de la fór­mu­la de pre­can­di­da­tos pre­si­den­cia­les -­Fernández Kirch­ner, en es­te caso-­ pa­ra de­ci­dir de ma­ne­ra to­tal­men­te sub­je­ti­va y sin nin­gún otro lí­mi­te más que el de sus pro­pias con­cien­cias, a quién dar­le au­to­ri­za­ción pa­ra adhe­rir, des­de las pro­vin­cias.
To­dos fir­ma­ron, cer­ca de una vein­te­na de par­ti­dos po­lí­ti­cos sus­cri­bie­ron a la alian­za opo­si­to­ra en Co­rrien­tes du­ran­te los pri­me­ros dí­as de abril de es­te año. A na­die le lla­mó la aten­ción den­tro del PJ por­que “siem­pre fue así”, de­cí­an. “Des­de que se im­ple­men­ta­ron las PA­SO que es­tá esa cláu­su­la”, se­ña­la­ban.
Cla­ro que, al mis­mo tiem­po, tam­bién otros tes­ti­mo­nios da­ban cuen­ta de he­chos co­mo la can­di­da­tu­ra que in­ten­tó sin éxi­to el di­pu­ta­do na­cio­nal Jor­ge An­to­nio Ro­me­ro, en 2015, por­que apo­de­ra­dos no per­mi­tie­ron la adhe­sión, ya que la or­den na­cio­nal era “que no ha­ya com­pe­ten­cia”. O la de Ale­jan­dro Kar­len, par­la­men­ta­rio del MER­CO­SUR, quien es­tre­nó las PA­SO en Co­rrien­tes, y con “bo­le­ta cor­ta”. La di­co­to­mía en­tre “a­dhe­sión o des­po­jo” co­bró fuer­za en los úl­ti­mos dí­as, al ca­lor de los avan­ces del cro­no­gra­ma na­cio­nal que re­gu­la el de­rro­te­ro tra­mi­ta­rio ha­cia las pri­ma­rias.

Era una es­ce­na que el pro­pio ma­cris­mo es­pe­ra­ba ver es­ta­llar des­de fe­bre­ro de es­te año, cuan­do el pre­si­den­te y prin­ci­pal ad­ver­sa­rio elec­to­ral, Mau­ri­cio Ma­cri, ru­bri­có el De­cre­to 259/19 que, mu­chos por ig­no­ran­cia y otros tan­tos más por con­ve­nien­cia, pa­re­cen des­co­no­cer.
Es­ta nor­ma dic­ta­da por el Po­der Eje­cu­ti­vo pro­vin­cial lo que hi­zo, téc­ni­ca­men­te, fue mo­di­fi­car par­te del ar­ti­cu­la­do de idén­ti­co ins­tru­men­to sig­na­do en 2011 pa­ra po­ner en mar­cha el ré­gi­men de las PA­SO. Con es­te De­cre­to de re­gla­men­ta­ción Cris­ti­na Kirch­ner apli­có cam­bios, que de­ter­mi­na­ron la en­tra­da en vi­gen­cia pa­ra prin­ci­pios de 2011 a la Ley de las PA­SO (Re­for­ma Po­lí­ti­ca apro­ba­da en 2009), que ori­gi­nal­men­te se pre­vió pa­ra fi­nes de ese mis­mo año.
Arri­ba de es­ta en­mien­da, Ma­cri apli­có otra más. Su ar­tí­cu­lo pri­me­ro re­za “sus­ti­tú­ya­se el ar­tí­cu­lo 15 del De­cre­to N´443 del 14 de abril de 2011 y su mo­di­fi­ca­to­rio”, el cual a par­tir de en­ton­ces pa­só a ex­pre­sar que “en las elec­cio­nes Pri­ma­rias Abier­tas Si­mul­tá­ne­as y Obli­ga­to­rias y en las elec­cio­nes ge­ne­ra­les, las dis­tin­tas sec­cio­nes de la bo­le­ta de­be­rán co­rres­pon­der a agru­pa­cio­nes que ten­gan idén­ti­ca de­no­mi­na­ción”.
“So­lo en el ca­so en que no par­ti­ci­pen agru­pa­cio­nes de igual de­no­mi­na­ción en to­das las ca­te­go­rí­as de car­gos a ele­gir, las lis­tas que com­pi­ten por UNA (1) agru­pa­ción de dis­tri­to po­drán adhe­rir sus bo­le­tas con las co­rres­pon­dien­tes a lis­tas de UNA (1) úni­ca agru­pa­ción po­lí­ti­ca de or­den na­cio­nal de di­fe­ren­te de­no­mi­na­ción” ex­pre­sa, tex­tual­men­te en otro pá­rra­fo.
Es­to es al­go que apo­de­ra­dos de los dis­tin­tos es­pa­cios com­pe­ti­do­res, sa­bí­an de an­te­ma­no. “Ni ler­dos ni pe­re­zo­sos”, va­rios eli­gie­ron el si­len­cio, y con es­to fa­ci­li­ta­ron la cre­a­ción de una suer­te de “psi­co­sis” o pa­ra­noia co­lec­ti­va des­pués de co­no­ci­da la au­to­ri­za­ción de apo­de­ra­dos na­cio­na­les a la adhe­sión de la lis­ta Ce­les­te y Blan­ca, que en­ca­be­za Jo­sé “Pi­tín” Ruiz Ara­gón.
Así y to­do, los pe­ro­nis­tas co­rren­ti­nos eli­gie­ron vol­ver a car­gar las tin­tas en­tre sí. En oca­sio­nes pun­tua­les, con to­da la ra­zón, co­mo el re­pu­dio de la lis­ta Azul y Blan­ca que en­ca­be­za Er­nes­to “Ti­to” Meix­ner a las im­pug­na­cio­nes pre­sen­ta­das por las com­pe­ti­do­ras “Va­mos To­dos” y “Pe­ro­nis­mo Or­to­do­xo”, que ya fue­ron des­car­ta­das en se­de ju­di­cial du­ran­te la se­ma­na an­te­rior.
Otros ca­sos, con una in­ter­pre­ta­ción erró­nea del de­cre­to trasn­crip­to en par­te más arri­ba, se­ña­la­ron es­tas tres lí­ne­as in­ter­nas a Ruiz ra­gón y com­pa­ñía co­mo res­pon­sa­bles de no po­der sa­lir con la “bo­le­ta lar­ga”; es de­cir, con los cuer­pos de di­pu­ta­dos na­cio­na­les adhe­ri­dos a la fór­mu­la pre­si­den­cial.
Aho­ra, las cin­co lis­tas que no cuen­tan con au­to­ri­za­ción pa­ra adhe­rir a la fór­mu­la na­cio­nal, ame­na­zan con sa­lir al rue­do elec­to­ral de las PA­SO con bo­le­ta lar­ga, más allá de lo que di­gan a ni­vel na­cio­nal. Y pa­ra res­guar­dar­se le­gal­men­te, ex­pli­ca­ron du­ran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa re­a­li­za­da el pa­sa­do vier­nes por la ma­ña­na en la se­de del PJ de ca­lle Sal­ta, que “a­cor­da­ron” eli­mi­nar la cláu­su­la 14 del ac­ta cons­ti­tu­ti­va de alian­zas, pa­ra así po­der avan­zar con es­ta ide­a. Co­mo si el de­cre­to de Ma­cri per­die­ra vi­gen­cia con es­to.
Meix­ner ex­pli­có a épo­ca en la edi­ción im­pre­sa de ayer, que la di­fe­ren­cia ra­di­ca­ría en que to­das las bo­le­tas es­ta­rí­an uni­das, en lu­gar de se­pa­ra­das. Se­rí­an las ofi­cia­li­za­das por se­pa­ra­do, que es­ta­rí­an “pe­ga­das” en el cuar­to os­cu­ro. Di­fí­cil de im­pug­nar, pe­ro to­tal­men­te ob­je­ta­ble por par­te de fis­ca­les du­ran­te la vo­ta­ción.
En­tre­me­dio, la gen­te, el elec­tor ese que bus­ca en el es­pec­tro opo­si­tor a sus re­pre­sen­tan­tes, mi­ra es­te pa­no­ra­ma con ex­tra­ñe­za y de­sa­zón. Ex­tra­ñe­za por­que en­ten­dió que con lo ocu­rri­do has­ta ju­nio de es­te año con el Jus­ti­cia­lis­mo, la di­ri­gen­cia apren­dió la lec­ción y cre­yó en el con­te­ni­do de la pro­pues­ta de “u­ni­dad” que de­cla­ma­ron, en­co­lum­na­dos ba­jo la fi­gu­ra de Al­ber­to y Cris­ti­na.
De­sa­zón, por­que con es­te es­ce­na­rio, en el que el vo­to que pue­dan emi­tir den­tro del Fren­te de To­dos, no tie­ne ga­ran­tí­as de ser con­ta­bi­li­za­do co­mo “vá­li­da­men­te emi­ti­do”, por to­da es­ta ma­ra­ña de ame­na­zas y ad­ver­ten­cias pro­ve­nien­te de las pro­pias en­tra­ñas de la alian­za en Co­rrien­tes.
En de­fi­ni­ti­va, es­to de que a ca­si un mes de los co­mi­cios no exis­tan cer­te­zas res­pec­to de cuál bo­le­ta se­rá vá­li­da y cuál no, có­mo po­dría im­pac­tar de ma­ne­ra po­si­ti­va en el elec­to­ra­do que de­sea apos­tar por una al­ter­na­ti­va a Ma­cri. Fla­co fa­vor pa­ra la fór­mu­la de los Fer­nán­dez y un po­co de oxí­ge­no pa­ra el ma­cris­mo lo­cal, que ya apro­ve­chó es­ta fal­ta de uni­for­mi­dad de cri­te­rio en su ma­yor ad­ver­sa­rio du­ran­te ju­nio, y no va a va­ci­lar a la ho­ra de ha­cer­lo con vis­tas a agos­to.
Es cier­to que sa­lir to­dos con la bo­le­ta lar­ga o to­dos con pa­pe­le­ta cor­ta, ga­ran­ti­za igual pun­to de par­ti­da en la com­pe­ten­cia elec­to­ral. Es una pre­mi­sa cier­ta y vá­li­da. Aho­ra, es­ta nor­ma­ti­va es­tá de an­te­ma­no vi­gen­te, y no se pue­de alu­dir a la pro­pia tor­pe­za en de­fen­sa pro­pia. Es de­cir, el des­co­no­ci­mien­to de la nor­ma­ti­va, no es ar­gu­men­to vá­li­do.
Tam­po­co es me­nos cier­to, que es­tá ahí, a la ma­no de cual­quie­ra, la po­si­bi­li­dad de per­ge­ñar es­tra­te­gias elec­to­ra­les efec­ti­vas, con tiem­po, pa­ra ha­cer fren­te a la ad­ver­si­dad que plan­tea mu­chas ve­ces la ho­mo­ge­nei­dad de las nor­ma­ti­vas, que de­ja de la­do cir­cuns­tan­cias par­ti­cu­la­res ge­ne­ran­do fo­cos de in­jus­ti­cia. Pa­ra eso es­tá el Po­der Ju­di­cial, que en ca­so Co­rrien­tes to­da­vía no fa­lló.
En­tre­tan­to, lo con­cre­to es que el pe­ro­nis­mo si­gue eli­gien­do la vía del fra­ti­ci­dio en los he­chos, mien­tras de­cla­ma uni­dad. Por es­tas ho­ras, lo que im­por­ta son los nom­bres lo­ca­les y la ca­pa­ci­dad que pue­dan mos­trar pa­ra po­ner pa­los en la rue­da a quie­nes sí fue­ron au­to­ri­za­dos, co­mo di­ce la cláu­su­la 14 (re­mo­vi­da ya del es­ta­tu­to de alian­za), y el De­cre­to 259, por los apo­de­ra­dos na­cio­na­les.
Lo bue­no es que to­da­vía hay tiem­po. No mu­cho, pe­ro to­da­vía que­da mar­gen pa­ra ha­cer bien las co­sas. Es cues­tión de ver en ca­da elec­ción una opor­tu­ni­dad pa­ra es­tar me­jor, a ni­vel or­gá­ni­co, ins­ti­tu­cio­nal, so­cial y de­más as­pec­tos. Y ac­tuar en con­se­cuen­cia. Más no to­do lo con­tra­rio.

**
Contrapunto picante

La ex­di­pu­ta­da y re­fe­ren­te de Uni­dad Co­rren­ti­na So­nia Ló­pez y el di­pu­ta­do del MER­CO­SUR Ale­jan­dro Kar­len, de Jun­tos Po­de­mos, cru­za­ron de­cla­ra­cio­nes so­bre adhe­sión o des­po­jo res­pec­to de la bo­le­ta pre­si­den­cial.
Así, Ló­pez de­cla­ró que “no hay re­so­lu­ción que im­pi­da que va­ya­mos con la fór­mu­la na­cio­nal”, y que a ni­vel na­cio­nal “nun­ca se di­jo que es una de­ci­sión to­ma­da, si­no que se es­ta­ba es­tu­dian­do lo de Co­rrien­tes”.
Kar­len, por su par­te, ex­pli­có que “hoy no hay al­gu­na po­si­bi­li­dad le­gal de ir con la fór­mu­la pre­si­den­cial”, por­que “es una de­ci­sión po­lí­ti­ca, y de­be re­sol­ver­se en es­te ám­bi­to”.
EPOCA


0
0
0
s2smodern
powered by social2s
VALDES Y PEÑA ACOMPAÑARON A EMPRENDEDORES

Gobierno de corrientes

Alternative flash content

Requirements

incone

lamarta

SALUD PUBLICA FIRMO CONVENIO PARA GARANTIZAR ASISTENCIA SANITARIA EN LOS PARQUES INDUSTRIALES

institucional

Alternative flash content

Requirements

LA MARTA pagina web