Escucha en vivo

El medio de referencia de las finanzas mundiales destacó la encrucijada actual en la que se encuentra el país.

La muerte del gradualsimo ya llegó. Al menos eso asegura el Wall Street Journal en su artículo de hoy, el más reciente sobre la Argentina. El medio especializado explicó el momento difícil que el presidente Mauricio Macri enfrenta, estando simultáneamente bajo presión de los inversores y enfrentando el riesgo político de tomar las medidas que le piden.

Para ejemplificar la realidad con la que conviven varios argentinos yendo desde la quita de subsidios a la energía, al aumento de tasas de interés, y las reformas pasadas a fines del año, el medio económico de Estados Unidos cuenta la historia de Marisa Arcella. Se trata de la dueña de un pequeño restaurante en Buenos Aires que le explica al WSJ que su boleta de luz aumentó diez veces desde el comienzo de la reducción de subsidios en el sector eléctrico.

Junto con la creciente inflación en alimentos, y menos actividad en su negocio por el estancamiento del consumo, Arcella admite: "Pensé en cerrar".

En términos generales, el artículo escrito por Ryan Dube resume el fracaso del gradualismo ("un enfoque cuidadoso de reducir el sobregasto del país") en su incapacidad de reducir la inflación e impulsar la economía al ritmo prometido. El acercamiento al Fondo Monetario Internacional luego de la corrida cambiaria del último mes, y el salto de tasas por parte del Banco Central al 40%, son los indicadores que usa la nota para afirmar el fin del camino que venía planteando el Gobierno.

"Macri está bajo presión de los inversores para expandir los recortes en gastos a pensiones y programas sociales, y reducir el empleo estatal. Pero todo eso arriesga lastimar a la clase media argentina y precipitar un rechazo que podría dejar a los adversarios políticos en el movimiento peronista explotar el creciente descontento", escribió Dube.

En 2015, Macri "encantó a Wall Street con promesas de crear un 'país normal'", asigna WSJ, "luego de haber heredado el déficit fiscal más grande en décadas, inflación de dos dígitos y pobreza creciente". En respuesta, la receta gradualista (incluyendo el fin del cepo cambiario, el arreglo con los fondos buitres para volver a acceder al crédito internacional, y los recortes en subsidios a la electricidad y el transporte) dependía fuertemente en "crédito fresco" para tapar el déficit.

Esa búsqueda de crédito, apunta WSJ, fue exitosa durante un tiempo, con Argentina vendiendo USD 100.000 millones de deuda pública en los últimos dos años y medio.

El diario cree que los inversores perdieron la paciencia. Menciona el recorte de tasas de interés por parte del Banco Central a pesar de una inflación de 25%, arriba de las metas oficiales, y la habilidad del Gobierno de reducir gastos para cerrar la brecha fiscal y pasar cambios regulatorios, ambos están bajo la lupa.

El comienzo del fin

En particular, el análisis del Wall Street Journal apunta que los déficits presupuestarios dejaron al país "altamente vulnerable" cuando las tasas norteamericanas subieron y los inversores se retiraron de los mercados emergentes como Argentina.

Y creen que los déficits probablemente no bajen, ya que el déficit fiscal total (que incluye los pagos de los intereses de la deuda pública) aumentará. Dube señala datos de FIEL que estiman que tres cuartos de la deuda emitida durante el gobierno de Macri están en moneda extranjera.
INFOBAE

Domingo, Agosto 19, 2018
El humorista se sumo a la coimas con su milonga

Gobierno de corrientes

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements

Porque el ataud de San Martin esta inclinado?

COMPLEJO TURISTICO LA MARTA
Relatos de abusos en EEUU

Alternative flash content

Requirements

LOTERIA SORTEOS

Alternative flash content

Requirements

Laura Devito Taller de Priorizacion
Horoscopo 17 de Agosto