Tras cuatro horas de tensión, desalojaron a más de 50 personas que vivían abajo del Puente Saavedra

DESALOJO.JPEG

El operativo de la Ciudad arrancó el miércoles a la noche pero tuvieron que retomarlo este jueves a las 9 con más agentes de la Policía porteña y la colaboración del municipio de Vicente López.

Un antiguo conflicto, que por la pandemia había quedado en stand by, volvió a generar momentos de tensión esta mañana en Puente Saavedra, límite entre la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el partido de Vicente López.

Un operativo policial conjunto de ambas jurisdicciones desalojó a más de 50 personas (muchos de los cartoneros) que vivían debajo de la avenida General Paz. Desde hace meses que vecinos de ambos lados de la autopista se quejaban por la situación ya que "se acumulaban residuos de todo tipo". También señalaban que familias numerosas con muchos chicos vivían en una situación "muy precaria y riesgosa". Pedían que se los contenga y traslade a centros de día.

El operativo de desalojo empezó este miércoles 24 de febrero, cuando las autoridades de la Ciudad intentaron sacar a las familias, pero no lo lograron. "Muchos de los que allí viven son de hogares para gente de calle de Pilar, de Escobar y de Benavídez. También hay de varios puntos de la Ciudad", señalaron.

Esta mañana, a las 9 en punto, volvieron a intentar realizar el desalojo con un mayor número de agentes de la Policía de la Ciudad, apoyados por efectivos de protección ciudadana de Vicente López.

Primero cortaron un acceso a la autopista General Paz y después aguardaron para determinar el grado de resistencia que opondrían las familias que estaban ocupando ese espacio público.

Cerca del mediodía, y después de varias horas de tensión por la negativa de la gente a irse del lugar, lograron la desocupación. No hubo enfrentamientos ni violencia. Tampoco detenidos. "Sólo quedamos los cartoneros que trabajamos siempre acá, porque la Policía nos quiso sacar la mercadería que separamos para reciclar", contó uno de ellos a Clarín Zonal.

Los grupos familiares huyeron. No obstante, muchos de ellos aún se encuentran en la zona de avenida Maipú -a pocos metros del espacio del conflicto- caminando y pidiendo limosnas en la vereda. Debajo de la autopista donde se asentaban, la policía de la ciudad dispuso a un oficial que vigila durante todo el día y controla que no vuelvan a instalarse en la vía pública.

Este jueves, todavía había un grupo de cartoneros que permanecía en el lugar. Entre ellos hay un joven representante de una cooperativa social privada que se ofreció a ayudarlos a reubicarse y con el que aguardan que llegue un camión para retirar toda la mercadería que usarán para reciclar: su sustento de vida.

"Nosotros estamos trabajando acá desde hace aproximadamente un mes. Somos gente laburadora, todos hombres de más de 40 años que estamos esforzándonos para llevar un plato de comida a nuestras casas. Pero el foco de los problemas en realidad son las familias que viven con menores de edad debajo del puente", agregó al zonal Pablo, otro de los cartoneros oriundo de Escobar.

El mismo hombre agregó: "El Gobierno de la Ciudad les dio un subsidio para que se fueran, pero ellos vuelven para cobrarlo otra vez. Se instalan, no hacen nada y tiran basura. Nosotros, los cartoneros, todos los días tenemos que limpiar las calles porque es un desastre. Y este es otro de los motivos por los cuales la gente denuncia y después vienen a echarnos a todos. Es un basurero".

En el acceso a la autopista el olor es nauseabundo: en los costados, quedan restos de basura y pañales. Esto sumado a colchones húmedos, botellas con orina y residuos no reciclables que ensucian la calle.

"Sabemos que los vecinos denuncian inseguridad y falta de higiene. Nosotros los entendemos, pero no somos quienes lo causamos. Por el contrario, hablamos con ellos y hasta limpiamos sus desechos para no tener problemas. Esperamos algún día poder trabajar tranquilos", concluyen desde el grupo de cartoneros.
CLARIN

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Pinturería Todo Color

© 2017 - 2021 Todos los Derechos Reservados - Diseño: IN-CO-NE