Escucha en vivo

Lourdes (25, boliviana) había sido condenada en Jujuy a 6 años. Ahora Casación la absolvió y la liberó.

Lourdes fue condenada en noviembre de 2017 por intentar pasar en la frontera con La Quiaca seis kilos de cocaína en una mochila.
Virginia Messi

Aunque en general no se nota -debido al complicado lenguaje judicial- detrás de los fallos de los jueces hay personas, vidas, conflictos. Y algunos son especialmente dramáticos.

Ese es el caso de Lourdes, una joven boliviana madre de dos hijos de 6 y 3 años que en mayo 2016 terminó presa en Jujuy por intentar ingresar a la Argentina casi seis kilos de cocaína en una mochila.

Un año después el Tribunal Oral Federal de esa provincia la condenó a seis años de prisión. Pero su historia se dio vuelta completamente el pasado 18 de octubre.

Ese día los jueces Gustavo Hornos, Ana María Figueroa y Carlos Mahiques de la Sala I de Casación Penal firmaron un fallo inédito ordenando su absolución. Aunque con matices, los tres camaristas consideraron sólida la versión de la acusada: que había sido obligada por una red de trata a cruzar la frontera con la mochila llena de droga.

Lourdes siempre había contado la misma versión: su hijo menor estaba enfermo, lo tenían que operar para saber si tenia cáncer de piel, ella no contaba con dinero para costearla y una compañera de trabajo le dijo que podía ganar plata "como dama de compañía" en Villazón. Pero cuando tuvo que atender al primer "cliente" no pudo.

"El hombre que me recibió me dijo que ya me iba a acostumbrar, que la primera vez era así, que me tranquilice que me iba a acostumbrar y con el tiempo lo iba a hacer. Pero no podía hacerlo. No podía", contó llorando Lourdes en su juicio oral que llegó a sentencia el 24 de noviembre de 2017.

Lo que siguió fue un clásico método de trata de personas con fines de explotación sexual: como la organización había pagado el pasaje de micro desde la ciudad de La Paz (donde vivía la mujer) hasta Villazón, y le había dado de comer un día, ella había quedado endeudada. Tenía que pagar de alguna manera.

"Entonces me dijo que me iba a dar otro trabajo y que con eso iba a poder pagar mi pasaje y me iba a poder ir", recordó Lourdes y hasta dio el detalle de la casa de adobe de Villazón donde estaban las chicas de la red de trata.

"Yo tenía mucho miedo, miedo a que me mataran. La verdad es que cuando vi a la Policía (Gendarmería) sentí alivio. Ahora también tengo miedo de que le hagan algo a mis hijos. Mi mamá cambió de casa", sostuvo Lourdes en el juicio.

Nada de lo que dijo fue investigado. El testimonio de Lourdes fue calificado de "mendaz" y "falaz" por el tribunal. Así terminó condenada a seis años de prisión por "contrabando de importación de estupefacientes agravado por el inequívoco destino de comercialización".

El destino de Lourdes podría haberse sellado entonces. De hecho ella pensó eso e intentó suicidarse. "Cuando llegue a la cárcel no tenía ni bombacha. Sólo quería morir. Hacía mucho frío y no tenía nada más que la manta que me habían dado los gendarmes", admitió la chica que estuvo mas de dos años presa, lejos de su familia.

Sin embargo no todo estaba perdido. El fallo fue apelado por el defensor oficial Matías Gutiérrez Perea con argumentos fuertes y una historia sólida. Tan así fue que al llegar a la etapa de Casación su postura no solo fue apoyada por la defensora sino también por el fiscal general.

A todos les pareció más o menos lo mismo: Lourdes había contado una historia coherente que nadie se había molestado en chequear y el tribunal de Jujuy había hecho una valoración absolutamente arbitraria de la prueba.

Por eso la Sala I de Casación anuló la sentencia y en un fallo absolvió a la mujer y ordenó su inmediata liberación.

Seguramente Lourdes ya esta en La Paz con sus hijos y su madre. Pero acá quedo filmado su dramático testimonio, que es el de muchas mujeres desesperadas que terminan atrapadas por redes de traficantes y tratantes.

"El sentido del fallo es que se investigue a los verdaderos traficantes. No limitarse a las mulas. Debemos reconocer la extrema vulnerabilidad de las mujeres explotadas sexualmente que se ven coaccionadas a estas conductas de 'paseras'", explicó a Clarín el juez Gustavo Hornos, uno de los tres camaristas que en 58 páginas asentó una postura hasta ahora poco explorada en las sentencias.
CLARIN

Miércoles, Noviembre 21, 2018
Lic Vanesa Morales Direccion de Adicciones

Gobierno de corrientes

LOTERIA SORTEOS

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements

COMPLEJO TURISTICO LA MARTA
Campeon Panamericano Kickboxing

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements