Escucha en vivo

El relato de la docente que dijo haber sido secuestrada no encaja con la prueba objetiva.

Héctor Gambini

Con 79 villas de emergencia, Moreno es uno de los distritos con mayor marginalidad del conurbano. En una de sus barriadas humildes fue asesinado Axel Blumberg, en 2004.

Desde 2015 lo gobierna Walter Festa, un intendente ultra K ahijado político del ex referente de La Cámpora, José Ottavis.

Su gobierno es complicado. El año pasado atravesó una crisis porque había trascendido que su sueldo era de 320.000 pesos -el intendente dijo que, en la mano, era la mitad- y en estos días parece sobrepasarlo la acción de grupos políticos y gremiales que ayudaron a sentarlo en el poder comunal pero ya no le responden.

Hace dos semanas, Festa fue a pedir ayuda a la Provincia y estuvo sentado con el jefe de gabinete de María Eugenia Vidal, Federico Salvai. Pidió ayuda económica y política. Le dijeron que la tendría.

La conversación ocurrió unos días después de que la docente Corina De Bonis denunciara haber sido secuestrada por un grupo que se oponía a que dieran de comer en las escuelas los días en que estaban cerradas por el paro, tras una explosión en otra escuela de Moreno en la que murieron dos docentes. Y que por eso le escribieron en el abdomen, con un objeto cortante: "Ollas no".

La Justicia constató la veracidad de la lesión, pero no la veracidad del ataque.

Ninguna parte del relato de la docente encaja con la prueba objetiva. Las cámaras la ven caminando tranquilamente hacia su casa antes y después de una brevísima "ventana" temporal donde ella dice que la subieron a un auto, la trasladaron entre 80 y 150 metros y la tajearon.

La docente salió de la escuela 16.45 y la última cámara -ubicada exactamente donde ella dijo que la liberaron sus secuestradores- la toma a las 16.58, lo más tranquila. Esos 13 minutos es lo que se tarda en caminar las 13 cuadras. No hay tiempo para nada más.

En la investigación no dan las imágenes, no da el tiempo, ni da el ángulo de las letras en el abdomen (la leyenda quedaría pareja, como estaba, si se la hubieran hecho parada, no sentada en un auto en movimiento).

En la última escena, la mujer aparece caminando hacia su casa igual que antes del presunto ataque. Ni asustada, ni apurada, ni con la ropa desalineada, ni pidiéndole ayuda a nadie.

A las 17.11, su teléfono se activa en el centro de Moreno -a 4 kilómetros de allí, donde había una carpa con manifestantes de Suteba- donde sólo pudo llegar si alguien la esperaba en un auto inmediatamente tras la liberación de sus secuestradores.

La vicedirectora de su escuela que había denunciado amenazas fue imputada este martes mismo por falso testimonio. El llamado en que supuestamente la amenazaron duró 83 minutos. ¿Quién hace una amenaza de más de una hora y veinte?

Otros datos tampoco ayudan a la verosimilitud de la denuncia. Cuando ocurrió el presunto secuestro, la maestra agredida llamó a la vicedirectora, ésta a otra maestra, ésta al gremio, y la cadena de avisos y de alertas siguió hasta abarcar siete teléfonos celulares. Cuatro de ellos nunca más tuvieron actividad. Sólo se usaron ese día y nunca más volvieron a encenderse.

Sobre la maestra denunciante avanza una pericia psicológica ordenada por el fiscal de Moreno que empezó hace 10 días y termina esta semana. Al final, habrá una definición.

Si el secuestro no existió, quedan dos preguntas. Quién lastimó a la maestra y para qué.

Ir a fondo con las sospechas hacia los sectores que se mueven en el territorio con autonomía política será toda una decisión.
CLARIN

 

 

 

 

Lunes, Diciembre 10, 2018
Campeon de Ciclismo Guillermo Enriquez

Gobierno de corrientes

LOTERIA SORTEOS

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements

incone

COMPLEJO TURISTICO LA MARTA
Campeon de Boxeo Mauricio Pezzelato

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements