radio online

Más allá de la economía, de las próximas elecciones y de la actualidad nacional, la vicepresidenta Gabriela Michetti asistió ayer al evento "Mujeres Líderes", organizado por LA NACION en el hotel Four Seasons, y contó el camino que recorrió hasta llegar al cargo más alto que ocupa actualmente una mujer en el Poder Ejecutivo del país: su infancia y adolescencia en el pueblo de Laprida, el accidente automovilístico que sufrió y su incursión en política con el PRO. El auditorio, compuesto por más de 400 ejecutivas y emprendedoras, la recibió con los celulares en alto para captar el momento, la acompañó atentamente durante todo el relato y se emocionó con ella cuando se quebró.

"Tuve una infancia y adolescencia extraordinarias: vivía en una burbuja de felicidad. Laprida es una comunidad chica en la que hay tres escuelas primarias y un secundario y todos íbamos al mismo colegio. Era un pueblo muy pequeño, muy democrático", recordó Michetti en una entrevista con José Del Río, secretario general de Redacción del diario.

Al cumplir 18, se mudó a una residencia estudiantil en Capital Federal para cursar una carrera universitaria. En su caso, Relaciones Internacionales en la Universidad de El Salvador. "Quería dedicarme a la diplomacia o ser técnica, no me imaginaba en algo partidario. La militancia la hacía en la Iglesia, en la pastoral social en la villa de Florencio Varela y en misiones a Santiago del Estero para alfabetizar", contó.

Cuando terminó la carrera, un profesor la llevó a trabajar como técnica de cooperación internacional en la provincia de Buenos Aires, donde organizó una especie de cancillería de la provincia y llegó a armar convenios con España, Alemania e Italia. Luego, pasó al Ministerio de Economía y fue de las primeras en involucrarse en controversias internacionales.

En cuanto a su vida personal, en marzo de 1991, se puso de novia con el periodista Eduardo Cura, a principios del año siguiente se casó y en octubre tuvo a su hijo Lautaro. Sin embargo, tan sólo dos años después sufrió el accidente automovilístico que le cambió la vida. "Fue en el campo. Lautaro estaba con mis papás y con Eduardo lo fuimos a buscar en el auto. Yo aceleré fuerte para dejar de tirarle tierra a un jeep que tenía atrás y hubo una falla técnica y salimos los dos despedidos porque estábamos sin cinturón. Cuando me desperté en la banquina lo primero que le pregunté a Eduardo fue «¿Tenemos un hijo?» y él me dijo: «Quedate tranquila que no estaba con nosotros»", recordó.

Desde el lugar del accidente la trasladaron a la clínica La Trinidad donde le hicieron una cirugía que duró 16 horas. "Papá estuvo en la operación y, cuando lo vi por primera vez, tenía la cara desencajada. Le dije: «No te preocupes que yo voy a ser feliz en la silla de ruedas». A mí nadie me tuvo que decir que tenía este problema. Nunca pregunté nada más y los médicos me dijeron que lo que pasa es que uno concentra la energía en salir adelante. Tenía 29 años y había hecho la pregunta que tenía que hacer: mi hijo estaba bien", afirmó.

Sin embargo, los primeros encuentros con su hijo Lautaro fueron difíciles. "En el quinto día pude ver a Lauti y fue duro, porque cuando él iba a la clínica la cama era con barandas para que no me cayera entonces le daba cosa acercarse y estar con la mamá. Entonces yo intentaba conectar con él mientras estaba a upa de otro", recordó entre lágrimas.
Los comienzos en el PRO

Cuando conoció a Mauricio Macri dijo que tuvo una buena impresión, aunque todavía no lo veía presidenciable, porque no pensaban en esos términos. "Todos aquellos que tenían una vivencia progresista terminaban siendo funcionarios que no se comprometían con nada. Veía a la ciudad deteriorada, con escuelas sin conexión a Internet y sin gas, y me preguntaba: «¿Acá dónde está el progresismo?». Y después veía a Mauricio que venía del mundo empresario y trataba de hacer un mea culpa diciendo: «Yo también soy parte de la cosa que hizo que la Argentina estallara en 2001». El foco estaba en ver si podíamos hacer algo distinto en la política", aseguró.

En 2003, Macri se presentó por primera vez como candidato a jefe de Gobierno por el Frente Compromiso para el Cambio (antecedente del PRO), secundado por Horacio Rodríguez Larreta. No se impuso ante Aníbal Ibarra, pero obtuvo 22 legisladores y eligió a Michetti como jefa de banca. "En el bloque había políticos tradicionales y otros que veníamos de afuera. Estuvimos juntos dos años, pero cuando nos separamos los no tradicionales, por un lado, y los otros, por el otro, nos decían Festilindo. Esos dos años fueron lindos y después pasó lo de Cromagnon. Nosotros hicimos el juicio a Ibarra y tuvimos que convivir con el dolor de los familiares de los sobrevivientes y los aspectos más técnicos y legales del asunto. Fue una práctica acelerada de política. Y ahí me eligió Mauricio para ser vicejefa de Gobierno, después senadora y después vicepresidenta", relató.

Consultada acerca de cómo ve el futuro, dijo que no lo piensa en términos personales, sino "como grupo, como equipo, como generación". Y concluyó: "Creo que podemos ayudar a hacer un click, ser la bisagra para que la Argentina haga un salto cualitativo".

Domingo, Diciembre 17, 2017

VIDEOS

INTENDENTE IGNACIO OSELLA
SOTUACION DE LA MUNICIPALIDAD DE GOYA

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements

COMPLEJO TURISTICO LA MARTA

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements

POLICIALES