Escucha en vivo

Dijo que para implementar el pase a planta de 500 personas se debió haber consultado a la gestión entrante, ya que esta es la que deberá realizar el gasto en salarios. Además, los Bassi aumentaron las direcciones municipales de 19 a 50.

La situación institucional y financiera de Goya despierta preocupación en el equipo político que debe asumir el próximo 10 de diciembre el Ejecutivo municipal, ante la falta interés de abrir el diálogo por parte de la gestión del kirchnerista Gerardo Bassi.

El intendente electo, el radical Ignacio Osella, se refirió ayer a las medidas implementadas por el jefe comunal saliente, quien, de manera arbitraria, firmó una resolución por la cual pasó a planta permanente a 500 personas que no cumplen con requisitos correspondientes para acceder a esos puestos municipales y que en su mayoría son trabajadores de la política, afines a los Bassi (Gerardo y su hijo Marcos).
Sin dudas esto representará un fuerte impacto económico para la próxima administración municipal, que deberá llevar adelante los destinos de los goyanos por cuatro años, y reviste la irresponsabilidad propia de quien rapiña lo que último en medio de una tierra arrasada. Evidentemente, no está en el espíritu de los Bassi dejarles a los representantes de Encuentro por Corrientes (ECO) + Cambiemos, un municipio ordenado y previsible en lo financiero. Muy por el contrario, estas medidas implementadas pretenden minarle el camino a Osella y sus cortesanos, en el proceso que deben encarar para sacar a la segunda ciudad de la provincia del estancamiento al que fue sometida en los últimos cuatro años.
“Creo que esta era una decisión que debía consultarse y consensuarse con el intendente electo y la gestión que llega. Ya que afectará el presupuesto de la próxima gestión”, dijo Osella, en diálogo con diario digital Corrientes al Día.
Incertidumbre para diciembre

En otras oportunidades, el actual ministro de Industria había expresado, que es prácticamente inevitable realizar una profunda auditoría cuando se hagan cargo de la comuna goyana el 10 diciembre, teniendo en cuenta la nula intención de los Bassi de abrir un canal de diálogo que sirva para iniciar el proceso de transición de una gestión a la otra. A un mes de asumir en el cargo de intendente, Osella no tiene certezas de si habrá fondos para pagar los sueldos de diciembre y todas las obligaciones que conlleva el último mes de año.
Si bien el jefe comunal electoral es un hombre del círculo rojo de la actual gestión del Gobierno provincial, y es un hecho de que, en caso de ser necesario, será socorrido por el gobernador electo, Gustavo Valdés, esto no quita que los Bassi deban brindar las explicaciones correspondientes respecto de la manera en que se gastó el dinero de los contribuyentes de Goya.
“A partir de una propuesta que hicimos la semana pasada, llamamos al equipo de transición de Gerardo Bassi y tenemos la esperanza de iniciar el proceso de transición lo antes posible”, había expresado el radical. No obstante, esa llamada aún no se ha dado.
La semana pasada, en declaraciones radiales, Osella señaló: “Hoy Goya no tiene los servicios adecuados. Se están conformando microbasurales, no hay mantenimiento en las calles de tierra. No se realizaron obras públicas fundamentales para la infraestructura y casi no se han hecho cloacas, algo que todavía es una de las demandas más fuertes de la ciudad”.
Dijo que los fondos que maneja mensualmente la Comuna debería alcanzar para que la segunda ciudad de la provincia esté a la altura de otros municipios que han avanzado, como es el caso de Bella Vista. “La Municipalidad recibe, entre recaudación propia e ingresos por coparticipación provincial y nacional, alrededor de 30 millones de pesos por mes, lo que tendría que alcanzar si no hubiesen montado una estructura fenomenal de ñoquis, como lo han hecho para la campaña”, dijo Osella.
“No se trata de falta de recursos, sino desidia y desorden. Cuando estábamos al frente del Municipio, teníamos 19 direcciones. Ellos están llegando a las 50. Lo que lleva gran parte del presupuesto es esta cantidad de funcionarios, que muchas veces no se saben para qué están”, fustigó.
Con este panorama es que Osella deberá asumir el próximo 10 de diciembre, en medio de la incertidumbre de desconocer en qué grado de gravedad se encuentra el municipio que fue emblema K. Con una comuna cargada de personal que no cumple funciones específicas, sin conocer el estado de las calles y con la obligación de arreglar todas las obras mal hechas por la gestión kirchnerista.(LA REPUBLICA)

Martes, Diciembre 18, 2018
Profesores Osuna y Vivaldo ENET Nº 1

Gobierno de corrientes

LOTERIA SORTEOS

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements

incone

COMPLEJO TURISTICO LA MARTA
Campeon y Sub Campeon de Rally

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements