La fuerte caída de ingresos por suspensiones, pérdidas de empleo y prohibición temporal de ciertas actividades comerciales y profesionales deteriora la economía familiar y aumentará las tasa de pobreza e indigencia.