Revuelo en Mendoza. Una diputada desea que el presidente contagie a CFK de coronavirus

DIPU.JPEG

Se trata de la legisladora mendocina del PRO, Hebe Casado, quien ya generó controversia al comparar la cifra de desaparecidos con los muertos en pandemia.

Rechazo y malestar en el justicialismo.

MENDOZA.- En medio de la crisis sanitaria, la grieta se cava más hondo, hasta terrenos impensados. Así, una vez más, una legisladora mendocina encendió la polémica. En esta oportunidad, la diputada del PRO y médica de profesión, Hebe Casado, cargó contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, deseando que el mandatario Alberto Fernández la contagie de coronavirus, luego de conocerse que contrajo el patógeno. Inmediatamente, el justicialismo salió a repudiarla pero también se ganó el rechazo de sus pares.

Díganme que estuvo con CFK en las últimas 48 hs 🙏 el vacunado
— HEBE CASADO (@hebesil) April 3, 2021

“Díganme que estuvo con CFK en las últimas 48 horas el vacunado”, se despachó este sábado la legisladora por las redes sociales, con un “emoji” de “ruego”, lo que despertó una mayoritaria desaprobación aunque también tuvo apoyo de sus seguidores.

Principalmente, los detractores le achacan haber hecho ese comentario en medio de la pandemia y siendo además profesional de la salud, especialista en Inmunología. Más allá de las críticas, la legisladora insistió: “Parece que están sensibles las almitas K de cristal. Quisiera que tuvieran la misma sensibilidad con la falta de vacunas, con el aumento de la pobreza y con la violación sistemática de derechos constitucionales”.

Es más, durante la mañana de este domingo, Casado continuó con su postura y agregó: “Pretenden que tenga compasión por personas que se saltaron la fila y le manotearon la vacuna a personas de riesgo. Escandalícense por eso. Escandalícense por no haber conseguido vacunas. Escandalícense por haber dejado 6 de cada 10 niños pobres. Escandalícense por los hechos”.

Esto le ganó el rechazo de la principal figura K en Mendoza, la senadora nacional y espada de CFK en el Congreso, Anabel Fernández Sagasti, quien le respondió en duros términos. “La sociedad nos reclama estar a la altura ante una circunstancia tan dolorosa como lo es enfrentar una pandemia. Sembrar odio, festejar la enfermedad o desearle a alguien contagio es totalmente irresponsable y lamentable”, se lamentó Sagasti.

No es la primera vez que Casado mueve el avispero político y se gana cuestionamientos. En octubre del año pasado protagonizó un escándalo similar con un mensaje que publicó en la red social, el cual hacía un paralelismo entre los 30.000 fallecidos por Covid-19 en ese momento con los 30.000 desaparecidos durante la última dictadura militar. “Son 30.000, no como los otros 30.000. Un éxito la estrategia del gobierno de científicos, pero como no reconocen errores, en 15 días dicen que seguimos sin derechos a la libre circulación ni a la educación ni a la salud”, fue el mensaje de la diputada que revolucionó las redes. Finalmente, tuvo que retractarse y pedir perdón.

También, días atrás, el 24 de marzo, Gustavo Cairo, un legislador de su espacio político, armó revuelo al negar la cifra de desaparecidos en la dictadura militar. En el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia, se despachó contra quienes no tienen “memoria completa” y “no cuentan todo”, poniendo de relieve la “teoría de los dos demonios”, asegurando que sólo fueron 8.000 los argentinos víctimas del terrorismo de Estado.

También, vale recordar que Casado junto con Cairo presentaron un proyecto en la Casa de las Leyes local, que no prosperó, para que en la provincia cuyana se dejara de utilizar el tapabocas de manera obligatoria; pretendían que sólo fuera usado por personas sintomáticas o grupos de riesgo.

LA NACION

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Pinturería Todo Color

© 2017 - 2021 Todos los Derechos Reservados - Diseño: IN-CO-NE