Los negocios, el poder, la política y detalles de la familia Macri explicados por uno de sus integrantes en un libro del periodista Santiago O’Donnell.


Ernesto Ise

Faltan menos de dos semanas para que el libro salga a la venta y ya genera una expectativa que el mercado editorial celebra. Por ahora solamente hay atisbos de la información que contiene Hermano, el libro que el periodista Santiago O’Donnell escribió con testimonios de primera mano de Mariano Macri, el menor de los hijos varones de Franco Macri, que descubre la trama de poder, política, negocios y familia detrás del más famoso de los hermanos, Mauricio Macri. Como era de esperar, de parte de la familia Macri, habría interpuesto, a través de llamadas y otros recursos, acciones para impedir la publicación del libro. Garganta profunda. El hallazgo de Santiago O’Donnell, periodista Página/12 y autor de libros como ArgenLeaks, fue obtener de primera mano el testimonio de Mariano Macri. El hijo menor de Franco no es de los que armaron una vida fuera de paraguas del grupo familiar. Fue quien se instaló en San Pablo para llevar en Brasil los negocios de Socma y fue también quien hizo la avanzada en China cuando Franco puso su horizonte en el gigante asiático. La historia de que Nuria Quintela –última pareja de Franco– hablaba mandarín y era la encargada de negocios fue un detalle de color para los medios. Hoy, dicen, Mariano Macri cayó en la cuenta de que tantas horas de relato frente a un periodista de investigación eran meras charlas extendidas con un otro –O’Donnell– como si se tratara de un diván de psicoanalista, es decir, protegidos por el secreto profesional. Poco probable, y sobre todo poco creíble. Las motivaciones que sí lo llevaron a querer hablar habiendo ya fallecido el pater familie en marzo de 2019, esas sí podrían ser analizadas por un psicólogo.

Objetivo en la mira. El ala empresarial de la Socma parece haberse anticipado a ese “análisis psicológico” y deducido por qué Mariano Macri habló más de 18 horas registradas y otras tantas más, en el marco de lo que iba a ser publicado. Dado el tenor de todo este escenario, fuentes cercanas a esa ala y a la familia dan un análisis que puede resumirse de la siguiente manera. La de Mariano sería una disputa entre los hermanos que lleva mucho tiempo; una disputa que la presencia poderosa de un padre como Franco Macri vivo, y en su cabales, podía manejar. Esta justificación asemeja mucho a otra pelea familiar de alto vuelo que mantienen los Mitre: muerto Bartolomé Mitre, sus hijos desnudaron sus diferencias en la pelea testamentaria. Otro punto que “la familia” detalla es una variación de uno muy usado por Mauricio Macri en la vida, sobre todo en la política, “la victimización sumada a la culpa es del otro”. Mariano, como el menor de los varones de una familia donde las mujeres no cuentan para dirigir los negocios, es un chico caprichoso que tiene celos y envidia de Mauricio por haber sido este el “elegido” de Franco para sucederlo. Y que a pesar de esa elección, él pudo cortarse solo y manejar Boca Juniors y hasta ser presidente de la Nación. Si bien es cierto que por tradición italiana de otros tiempos se suponía que Mauricio era para Franco su delfín, también hay una historia que ubica a Carlos Grosso como el “modelo de hijo” para el hacedor de ese clan: un tipo formado, con cintura política, adaptación fácil a los negocios, y escrúpulos amplios. El heredero natural, a los ojos de Franco, carecía de tres de esas “virtudes”.

Por eso, a lo ya mencionado, ahora incluso ventilan que en la quinta Los Abrojos nunca compartía con Mauricio los mismos días para los campeonatos de fútbol por esas rencillas fraternales. Y eso llegó al punto de que Mariano nunca más pisó la quinta. Ellos, los hoy señalados en el libro de manejos cuestionables, ubican al menor de los Macri como una suerte de acusador serial que se pivotearía según su conveniencia económica. Cuenta regresiva. Para cerrar esa postura y de manera conveniente, creen que es el Gobierno quien aprovecha esta cuestión familiar para horadar a Mauricio Macri. Mientras Mariano hace todo movido por los celos y porque cree que le están esquilmando dividendos de la compañía familiar, relata por horas y horas historias creadas en su imaginación, aliado a un periodista de investigación. La cuenta regresiva está en proceso. Con el libro en la calle, las disputas fraternales serán parte de la comidilla. Las cuestiones que involucran propiedad privada y Estado, negocios de amigos y familiares con el Estado podrán ubicarse en otros escenarios. El “delfín que no fue” corre con una ventaja mediática. (Fuente www.perfil.com).


0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Gobierno de corrientes

Alternative flash content

Requirements

loteria cuarentena

incone

publicidad vianda

Alternative flash content

Requirements

escucharenvivo