22 años, mucho Instagram y una marca propia de lencería.

El problema, insiste, no son los cuerpos. “Activismo gordo” y sin eufemismos, desde Lomas de Zamora.

Erik Gómez

Sol Cardiello (22) tiene dos cuentas de Instagram vinculadas en su celular. Por un lado, la personal que maneja a modo de bitácora: sube sus fotos, videos y reflexiones en primer persona.

 

Por otro esta la de su marca, Omnia Lencería, donde se puede ver su emprendimiento con 22 talles de ropa interior que en realidad son más porque también produce a medida. Modelo, diseñadora y activista del "body positive". Desde Lomas de Zamora, transmite -y desea- diversidad.

"Siempre fui gorda, desde chica. Y me daba cuenta de la clase de cuerpo que tenía. Hasta los dos últimos años de secundaria me estuve cambiando de una escuela a otra por las burlas que recibía y lo mal que me hacía", recuerda Cardiello, quien finalizó sus estudios en el tradicional William Shakespeare-San Agustín de Temperley.

Allí, cuenta, finalmente pudo terminar sus estudios en un círculo social que resultó mucho mas acogedor y le permitió poder vislumbrar su futuro. Así comenzó a dar sus primero pasos en el modelaje a través de una agencia. mientras estudiaba diseño de indumentaria.

"Lo que comenzó como un trabajo se convirtió en todo un descubrimiento nuevo para mí, porque me encontré con el activismo gordo por primera vez y me llevó a replantearme cosas y enseñarme muchas más sobre lo que trata en realidad ser una persona 'plus size'", relata.

"Plus size" o "curvy" son las dos expresiones más usuales en la industria. "Se utilizan para escaparle a la palabra gorda a la que, de este modo, se le sigue dando una connotación negativa", remarca Sol. Y dice que eso es algo con lo que se busca terminar desde el activismo. A la vez está el objetivo de generar conciencia y aceptación sobre los cuerpos que no cumplen con "las normas", la belleza hegemónica.

En esas idas y venidas llenas de aprendizaje fue que nació Omnia, una marca que ella describe diciendo que es "para todos los cuerpos celebrando la diversidad corporal".

"Lo que indudablemente planteo desde la marca es que el problema es la cultura que nos vinieron inculcando desde siempre, y no nuestros cuerpos. Se trata de mirarnos con amor a nosotras mismas", especifica.

En días recientes, el "bien" y "mal" de los cuerpos femeninos fueron temas de polémicas. Primero, a partir de un video de Oriana Sabatini en el que mostraba sus "imperfecciones" y resaltaba que estaba haciendo algo "inimaginable" al exhibir su cuerpo en las redes después de haber tenido "un atracón" el día anterior. Después, con la tapa y la nota de la revista Caras sobre Amalia, la hija de Máxima Zorreguieta, centradas en su "look plus size".

Sol está muy lejos de las críticas a Sabatini. "Desde mi posición de activista -dice-, vi a lo de Oriana como algo muy genuino y súper positivo. Algo para ella y que desde su lugar de influencer, seguro que puede ayudar a muchas personas que sufrieron anorexia y bulimia"

"No obstante, desde el lado social, es momento de replantearse quién dice las cosas -aclara-, porque ella, con su cuerpo hegemónico, es aplaudida masivamente. Muchas mujeres gordas también hablamos de estos temas y nos escriben cosas llenas de odio sobre nuestra salud o vida cotidiana".

La vecina de Lomas reconoce que el "amor propio" es más bien "una construcción", que un slogan, lema o simple determinación.

JT
CLARIN


0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Gobierno de corrientes

Alternative flash content

Requirements

loteria cuarentena

incone

publicidad vianda

Alternative flash content

Requirements