El ex senador asumió en la AGN y gana espacio en su rol de opositor.

Ignacio Zuleta

Pichetto, un auditor para Alberto, Cristina y Macri

"Yo quiero ser auditado", le dijo Alberto Fernández a Jesús Rodríguez, hoy presidente de la Auditoría General de la Nación en representación de la oposición, en un diálogo serio y profesional que ocurrió a poco de asumir el nuevo gobierno. Desde este martes se activa el programa al que debe someterse todo funcionario público. Ese día jura Miguel Pichetto en el despacho de Sergio Massa y, acto seguido, quedará habilitado a debutar en una reunión del colegio de auditores generales con un orden del día clave. Discutirán la modificación del plan de trabajo anual 2020, debido a la emergencia planetaria por el bicho maldito.

Pichetto fue designado auditor en representación de la oposición de Juntos por el Cambio, sucursal Pro, según un protocolo también de emergencia. No por el virus, sino como efecto del temor del peronismo cristinista de que este nuevo rol institucional ponga de nuevo en carrera el proyecto de armado de una línea interna de peronismo, que reconstruya lo que fue la mesa de los gobernadores hasta hace un año. Esa formación desafió al peronismo del Instituto Patria y agrupaba al gobernador del segundo distrito en cantidad de votos, Juan Schiaretti, a Juan Manuel Urtubey, Massa, Pichetto y, por momentos, a Roberto Lavagna. El escenario de esa reencarnación está en el horizonte de esa fuerza y por eso el cristinismo, que nunca se opuso al nombre de Pichetto como auditor, le sacó luces y cámaras a la designación. No figuró en el orden del día de la sesión del jueves; se votó a mano alzada la propuesta sorpresa de Cristian Ritondo; no hubo jura en el recinto y se hizo todo con el silencio del oficialismo. Recibió apenas un brindis urticante y solitario de una junior de la política. Si te quieren dar pelea, que te tiren con Leopoldo, no con Cecilia. Pichetto, a quien Cristina le debe la libertad ambulatoria, no merecía tanto.
Hisopado para las emergencias apestosas

Pichetto ya debutó de manera informal como auditor el viernes, en un zoom con los integrantes de la oposición en la comisión Mixta Revisora de Cuentas, de la que depende la AGN, que en realidad es una oficina del Congreso. Como deben vigilar la gestión del dinero público, estos representantes son además celosos caciques partidarios, como Mario Negri, Álvaro González, Luis Naidenhoff, Néstor Braillard Poccard. Pichetto tomó conocimiento de la agenda inminente de boca de los auditores opositores, Jesús Rodríguez y Alejandro Nieva. La peste ha activado el debate sobre qué análisis debe hacerse del gasto, una vez que ha ocurrido. El plan lo debe decidir y regular la propia AGN, integrada por representantes del Congreso. Está sujeto a la llamada "Matriz de riesgo", un método que describe los escenarios que reclaman la atención de los auditores, y si hay que adaptar los planes ante cambios no previstos. Los cambios legislativos y reglamentarios de 2020 (emergencias, ampliaciones presupuestarias, aprobación de atribuciones especiales, etc.) reclaman esa atención, y los discutirá el colegio de auditores, incluyendo a Pichetto si Massa cumple con la promesa de tomarle el juramento este martes.

La agenda de la AGN tiene interés para la oposición porque debe analizar períodos críticos, como el endeudamiento de 2019 por parte del gobierno de Macri. El oficialismo no se la hará fácil. José Mayans, jefe del bloque cristinista, que integra también la Bicameral, ya ha recordado, con tono amenazante, que Macri no tiene aprobados algunos períodos de su gestión. La AGN está estudiando 2017, y debe abordar después 2018 y 2019, que incluyen el acuerdo con el FMI y el endeudamiento. La Bicameral tiene que aprobarle los informes de 2015 y 2017. Cristina debe el 2104, que tiene sólo la aprobación del Senado. Menudo carné de baile, aunque siempre hay aprobación final, porque es un terreno en donde se cierran siempre las grandes negociaciones políticas.

Pero son un sauna para quien las padece. Pichetto ha pedido una reforma legal, y que los expresidentes sean enjuiciados sólo por la Suprema Corte de Justicia. Ahí todo es más suave y la boiserie huele a blem.

Vicentin enfrenta a los auditores con diplomas

Este desembarco de Pichetto en la AGN abre un nuevo round de la batalla política entre oficialismo y oposición: el de los auditores. Los legisladores de Juntos por el Cambio ya tienen el informe que preparó la Fundación Alem sobre el caso Vicentin y que da a entender que se trata de un envión del peronismo del Instituto Patria, dirigido a marcarle la cancha a Alberto Fernandez. Es decir, un proyecto para disputar posiciones en la pelea interna del peronismo pero que no tiene fundamentos jurídicos sólidos. Es la posición que explicó en la última sesión del Senado el radical por Catamarca Oscar Castillo. El inspirador de la Alem es Jesús Rodríguez, presidente de la AGN, que explicó ese informe ante senadores y diputados (respectivos zooms del lunes y el viernes pasado).

En el otro rincón del ring se sienta otro auditor con pergaminos, como Raúl Garré. Es funcionario de planta de la SIGEN (el organismo que audita el gasto antes de que ocurra; la AGN lo hace cuando ya se ha realizado). Es el único abogado con una silla en el directorio del Banco Nación, adonde llegó por su estrecha relación con Alberto Fernández, por su pertenencia al peronismo porteño, además de su competencia profesional – fue director de Rentas de Carlos Grosso en la CABA y jefe de asesores de dos ministerios que ejerció su hermana Nilda (Defensa y Seguridad). Difícil imaginar a alguien más cercano al Presidente, y que tenga injerencia en el caso Vicentin le agrega morbo a la historia. La SIGEN, de paso, hizo circular también un informe "de corte" de Vicentin, que señala decenas de deficiencias informativas, contables y administrativas que rodean al caso.

El peronismo, ante nuevos escenarios de división

El cristinismo argumentó la semana anterior, cuando intentó postergar la designación de Pichetto, que el exsenador estaba muy locuaz y que no dejaba pasar oportunidad de castigar al oficialismo por los medios. Difícil ponerle mordaza a un dirigente que cree que está en momento de construcción. A Pichetto le gustó el ataque de Cecilia Moreau en la sesión del jueves. No por la música, que fue hiriente, sino por la letra. La diputada le reprochó que hiciera críticas a sectores populares. Para Pichetto fue un reconocimiento de su posición contra el pobrismo bergoglista, que le ha valido el mote de masón. Para él es una sólida posición en defensa de un peronismo moderado, pro-capital y que se despegue del asistencialismo estatal. Le habla al público del 40% que votó por la fórmula que integró con Macri.

En el interés de la oposición por sentar a Pichetto en la Auditoría está también ejercer la defensa de ataques hacia el expresidente. La oposición entiende que el proyecto cristinista es construir la imagen de un Macri jefe de una asociación ilícita, calificación que la justicia le ha caratulado a Cristina y le ha valido su procesamiento. Ese relato puede tener ahora su contrarrelato. Al mismo tiempo, Pichetto construye la nueva fuerza que será la cuarta pata de Cambiemos (junto a la UCR, el Pro y la Coalición). Tiene diferencias de método con los socios que lo acompañan desde fuera de Cambiemos, que hacen circular ya una sigla FreJuLi (Frente por la Justicia y la Libertad, se copia de la que Héctor Cámpora en 1973) y en el que se anotan dirigentes como Juan Carlos Romero, Ramón Puerta y Miguel Toma, y que puede ampliarse hacia sectores del peronismo que se referencian en Carlos Reutemann.

 

El Congreso saca número para la reforma electoral

Con la mano más rápida que la vista, el Congreso avanzó algunas casillas en el debate de la reforma electoral, que reclama la Justicia para adaptar el sistema a los padecimientos de la peste. La diputada Graciela Camaño, una de las "principals" de la actividad legislativa - es referente del peronismo de todos los colores y la escuchan también en la oposición no peronista, presentó un proyecto de creación de una comisión especial bicameral de "monitoreo, estudio y asistencia para las elecciones 2021".

Respondió así a la acordada de la Cámara Nacional Electoral, que llamó a integrar un equipo de trabajo con autoridades de todos los poderes, para resolver qué efecto puede tener la peste en el proceso electoral. En los considerandos de esa decisión del tribunal, y también en el de los proyectos de Camaño, se advierte que las condiciones que impone el contagio planetario por el coronavirus impiden, hasta que no aparezca una vacuna, que se realicen las tareas electorales que piden las leyes argentinas. En la letra se habla de procedimientos y de recursos necesarios para abrir las urnas, pero la música presume que será necesario modificar el código electoral y revisar el procedimiento de las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (las PASO) que rigen desde 2011.

Según esa norma tienen que hacerse siguiendo un organigrama que arranca en junio - presentación de candidaturas, -hasta octubre, que es cuando se vota. En las actuales condiciones el sistema está hostigado por la emergencia apestosa, que no permite asegurar la transparencia si no puede haber concertaciones de personas ni tampoco hay fondos para pagar el gasto. En esto coinciden hoy los tres poderes, porque además de Camaño y de la CNE se han pronunciado ya los expertos del peronismo que asesoran al Ejecutivo, que directamente proponen suspender o modificar las PASO por caras, además de irrealizables en las actuales condiciones.

 

Las PASO, con horas contadas

Los tres poderes entienden que tiene que haber una reforma electoral que preserve el objeto principal de la ley 26571, con algún método de selección de candidatos. La norma se inspiró en la bronca de Néstor Kirchner cuando perdió las elecciones de 2009, por lo que consideró una traición de los intendentes del conurbano - integraba una lista con Daniel Scioli y Sergio Massa, que parecía imbatible, pero les ganó Francisco de Narváez. El sistema no ha servido para eso tampoco, porque los candidatos anotan listas únicas para evitar, si pierden, quedar inhabilitados para competir. Esto convierte a las PASO en la mesa de entradas más cara del mundo, porque sirve solo para registrar y validar candidaturas.

La norma de 2011 fue, además, una estatización de la facultad de los partidos de decidir candidaturas. Hasta entonces quedaba reservada a las cargas orgánicas de cada partido. La discusión que se planteará es si se mantiene la estatización, o se admite que hay una privatización de hecho, al consagrarse el dedazo como sistema de selección. Camaño ya pidió a Massa que mueva el proyecto de la Bicameral, para sacarle al Ejecutivo la iniciativa en la reforma. Conoce el proyecto del PJ, elevado por los apoderados al Ministerio del Interior, que propone una reforma con detalles como conservar algún mecanismo de selección, y mantener prohibiciones como la que impide la inscripción de listas colectoras o listas espejo, triquiñuelas para trampear el sistema.

En la cabeza de todos gira una idea que se usó en la Argentina, que son los neolemas que impuso la reforma duhaldista para las elecciones de 2003. Consistió en permitir que cada partido llevase a los candidatos en varias listas, una especie de ley de lemas de facto. El peronismo llevó tres candidatos, Carlos Menem, Néstor Kirchner y Alberto Rodríguez Saá. Los radicales llevaron por menos tres postulantes, Ricardo López Murphy, Elisa Carrió y Leopoldo Moreau. Fue una alquimia que expresaba con sinceridad divisiones internas y debilitó a Menem, que era la intención de Duhalde. En el último parlamento del que participó antes de lanzarse esa campaña, el expresidente escuchó de Juan Carlos Romero y Ramon Puerta el pedido de que hubiera "fair play" para el riojano. "El problema es mi mujer, no lo puede ver a Menem. Me tendría que divorciar", les respondió en una cena en Las Costas - residencia del gobernador de Salta – que ocurrió en 2002.

Menem ganó las elecciones del 27 de abril de 2003, pero perdió el apoyo para un ballotage, desangrado porque tenía el respaldo de los otros sectores. Entre los radicales, perjudicó al postulante con más chance, López Murphy. El resultado estuvo a la altura de esas perversidades, porque asumió la presidencia Néstor Kirchner, quien había perdido las elecciones, algo que tenía un solo antecedente en Estados Unidos, adonde George W Bush asumió, aunque había perdido con Al Gore en las elecciones del año 2000.

La Argentina volvía al primer mundo. For-the-record: 1) antes de elegirlo a Kirchner como candidato, Duhalde le ofreció la postulación a Reutemann. La rechazó y se la ofreció a Macri, que también dijo que no. Después a José Manuel de Sota, que aceptó con Puerta de vice. Las encuestas no daban y lo cambió por Kirchner. Viajó a Misiones a ofrecer la vice a Puerta, pero éste la resignó porque Córdoba era más grande que Misiones, pero Santa Cruz más chica; 2) el responsable del financiamiento de la fórmula ganadora, Kirchner-Scioli, fue Alberto Fernández y en esa función cimentó su cargo de jefe de gabinete en 2003. Los dineros de aquella campaña, en la que los tres postulantes del peronismo se repartieron los fondos estatales que le correspondían al PJ por la campaña de Duhalde de 1999 (un paquetazo porque había sacado 7,2 millones de votos) no alcanzaron, y hubo algún derrame, seguramente de origen petrolero y español. Elisa Carrió denunció esas oscuridades, y Alberto debió rendir cuentas ante la justicia. Se defendió con un argumento que le aceptaron: la publicidad fue una donación de "Pepe" Albistur. Este generoso empresario es quien le prestaba el departamento de Puerto Madero en el que vivía Alberto cuando asumió la presidencia. Contra lo que creen los malpensados, es un departamento modesto, aunque esté en un barrio regio. Como dice Cristina, que se apropia y rechace los refranes, “de aquellos lodos, estos barros”. El dicho original dice: "de aquellos polvos estos lodos", pero es lícito que una dama eluda el léxico resbaladizo y conurbano.
CLARIN


0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Gobierno de corrientes

Alternative flash content

Requirements

loteria cuarentena

incone

publicidad vianda

Alternative flash content

Requirements