El primer texto lo hizo circular Patricia Bullrich y el apellido del ex presidente aparecía tres veces.

Ante la resistencia de Alfredo Cornejo, lo modificaron. También sacaron a Cristina. Hay diferencias sobre cómo pararse frente al avance del oficialismo.

Eduardo Paladini

No coincidieron ni siquiera en el título. En la primera versión del comunicado que sacaría Juntos por el Cambio para denunciar lo que consideran un nuevo atropello del kirchnerismo, los integrantes de este espacio se presentaban "unidos en defensa de la transparencia, las libertades y la República". En la edición que terminó alumbrando este domingo a la tarde, la unión quedó en "defensa de la verdad y la transparencia". Es sólo un detalle (o algo más que eso) para entender la interna en el principal armado opositor, en un momento político de extrema sensibilidad: todos coinciden en la necesidad de poner un límite al avance sobre todo de Cristina Kirchner, pero hay diferencias fuertes sobre el cómo y el cuándo. ¿Hasta dónde conviene reavivar la grieta? También la ex presidenta aparecía y fue tachada.

La versión original del comunicado, que apareció el sábado a la tarde en el chat que tienen representantes de las distintas fuerzas que forman JxC, la hizo circular Patricia Bullrich, titular del PRO y representante del ala más dura de la coalición. Allí, entre otras cosas, podía leerse que "Darío es inocente. Nunca recibió ni tuvo acceso a ningún informe de inteligencia". Se referían a Darío Nieto, el ex secretario presidencial allanado días atrás en la causa por presunto espionaje durante el gobierno de Cambiemos. En la versión final, en cambio, los dirigentes aseguran confiar en la "integridad moral" de Nieto y en que "la Justicia mostrará que es inocente". Sutilezas de hasta dónde acercar las manos al fuego.
Juntos por el Cambio acusa al kirchnerismo de "enrarecer el clima político" para "conseguir la impunidad de ex funcionarios procesados"

Pero el sujeto que más diferencias provoca dentro de JxC, claro está, no es Nieto sino Macri. Según pudo confirmar Clarín, el titular de la UCR, Alfredo Cornejo, se negó a firmar el comunicado tal cual lo mandó Bullrich porque lo consideraba una defensa casi personal del ex presidente. Pidió, en cambio, que se ponga en primer plano a la coalición. Lo consiguió: el apellido Macri, que se leía tres veces, fue borrado. Cristina, mencionada una vez, también voló como nombre propio.

Esta interna opositora derivó en una pequeña demora: la idea era difundir el comunicado en el mediodía del domingo y terminó trascendiendo poco antes de las 18. Hubo incluso un llamado de Bullrich a Cornejo para el cierre final.

Los nombres que aparecen dentro de los firmantes también ameritan una lectura fina. Figura la mayoría de los los principales referentes, desde Macri y Elisa Carrió (dio el OK al comunicado sin resistencia como Cornejo), que no tienen cargos, a los titulares de los partidos de JxC como Bullrich (PRO), Cornejo (UCR) y Maximiliano Ferraro (Coalición Cívica). También, funcionarios como Horacio Rodríguez Larreta y Diego Santilli, de la Ciudad, ex funcionarios como Marcos Peña, Fernando de Andreis y Oscar Aguad, más autoridades parlamentarias como Mario Negri, Humberto Schiavoni y Miguel Angel Pichetto, entre otros.

Cristian Ritondo, jefe del bloque PRO en Diputados se apuró en aclarar que no pudo firmar por integrar la comisión bicameral de inteligencia que debe intervenir en el tema del presunto espionaje. Una ausencia que se subsanó luego fue la de María Eugenia Vidal. En su entorno aseguraron que no le habían avisado. Tampoco contactaron a Emilio Monzó, pero a diferencia de Vidal no se preocupó luego por firmar. El ex titular de Diputados figura entre los supuestos espiados por el macrismo y busca un armado más moderado, con Rogelio Frigerio, otro ex que no firmó.

Tampoco figuran los tres gobernadores radicales: el jujeño Gerardo Morales (de perfil más alto), el correntino Gustavo Valdés y el mendocino Rodolfo Suarez. No los presionaron demasiado: como parte de su supervivencia depende los fondos que les envíe la Casa Rosada, se entendió que tomen distancia. Un lujo que no pudo darse Larreta: su ausencia hubiera desnudado las diferencias que tiene con Macri. Más todavía.
CLARIN


0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Gobierno de corrientes

Alternative flash content

Requirements

loteria cuarentena

incone

publicidad vianda

Alternative flash content

Requirements