El ministro bonaerense aseguró que las consecuencias se verán en los próximos días

El ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, Andrés “Cuervo” Larroque, consideró este domingo “una imprudencia supina” la movilización contra la intervención de Vicentin en medio de la pandemia de coronavirus, y consideró que se trató de “una bomba en términos sanitarios”.

“Más allá de la caracterización política (de la marcha), en términos sanitarios es una bomba lo que se ha generado”, sostuvo.

En declaraciones a Radio 10, el funcionario provincial aseguró que fue un acto “peligrosísimo” en el actual contexto de aumento del ritmo de los contagios. “Una imprudencia supina de muchos sectores lamentablemente”, definió el referente de La Cámpora y evaluó que “la consecuencia de esa aglomeración la vamos a ver en los próximos días”.

“No sólo se perjudica a la gente que fue a la movilización, que está en su derecho a expresarse siempre que se respete la ley”, sino que además, “muchos de los que se deben haber contagiado ayer van a contagiar a gente que ni por casualidad estuvo en esa movilización”, señaló. Por todo esto concluyó que la movilización fue algo “muy, muy grave”.

Según Larroque, "la relajación" de la cuarentena por parte de un sector de la ciudadanía "ha creado una mayor circulación del virus" y eso podría desembocar en "un pico de saturación del sistema sanitario" si no se toman medidas fuertes a tiempo.

“Estamos entrando al peor momento”, alertó el ministro bonaerense, que se expresó “preocupado” por el incremento de los contagios en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

Este sábado, miles de personas se manifestaron en varias ciudades a lo largo del país en contra de la expropiación de la cerealera Vicentin y en defensa de la propiedad privada.

Productores agropecuarios y ciudadanos autoconvocados, realizaron un “banderazo” que tuvo su epicentro en la ciudad santafesina de Avellaneda, donde está instalada la empresa agroexportadora.

Además de Avellaneda, se sumaron a la movilización casi 70 distritos del país, ubicados en las provincias de Santa Fe, Buenos Aires, Córdoba, Chaco, Corrientes, Entre Ríos, Santiago del Estero, Tucumán, Salta, Mendoza, San Juan y La Pampa, entre otras. En la ciudad de Buenos Aires también se concentraron manifestantes en el Obelisco.

“Yo sé perfectamente bien que esto no es por Vicentín, esto es por lo que la gente siente, siente que les están robando la libertad, quieren que actúe la Justicia, quieren un país con más paz y democracia”, aseguró Héctor Vicentin, uno de los miembros de la familia dueña de la compañía.

Por su parte, el presidente Alberto Fernández consideró que las movilizaciones de ayer son “una clara expresión de antiperonismo” y comparó a las autoridades de la empresa en concurso de acreedores con “Al Capone y su banda de delincuentes”.

Y agregó: “Quiero salvar a la empresa, los que manejaron Vicentin son unos facinerosos, y resulta que el dictador soy yo. Estoy harto”.
INFOBAE


0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Gobierno de corrientes

Alternative flash content

Requirements

loteria cuarentena

incone

publicidad vianda

Alternative flash content

Requirements