Los distribuirán a los laboratorios como parte de la descentralización del Malbrán. Cómo se hacen las pruebas.

 

Adriana Santagati

La descentralización de los tests de coronavirus, que hasta la semana pasada se realizaban solamente en el ANLIS Malbrán, sumaba este jueves nueve centros en siete distritos, además del instituto del barrio de Barracas, y para el viernes de la semana próxima esperan llegar a los 35 laboratorios prometidos en todo el país. Además, desde el Gobierno nacional anticiparon que se comprarán 500.000 reactivos para garantizar todos los testeos que sean necesarios.

 

Esa cifra no significa que desde Salud esperen analizar por coronavirus las muestras de medio millón de argentinos, ya que en el proceso de detección puede utilizarse más de un reactivo o determinación, como lo llaman los investigadores, y además para darle el alta a un paciente tiene que tener dos pruebas negativas. Lo que buscan garantizar es que exista el stock de reactivos suficientes para testear todos los casos que lo precisen.

Esto tiene que ver con la estrategia que planea aplicar el Gobierno, intentando replicar la que llevaron adelante los dos países que gestionaron con más éxito la pandemia hasta ahora, Corea del Sur y Alemania: testeos de presencia viral masivos en los pacientes sospechosos y un férreo aislamiento social. En este sentido, el presidente Alberto Fernández volvió a criticar a los que se toman en broma la cuarentena por el coronavirus y se anticiparon más restricciones a la circulación.

En esta etapa de la pandemia —un proceso “dinámico” como ya remarcó Fernández y enfatizan los expertos— los test se están haciendo a los pacientes que presentan síntomas, no ya asociados a un viaje o a un contacto. La definición de “caso sospechoso” también se va modificando en función de la evolución de la pandemia. Y se descarta al menos por ahora la posibilidad de considere “positivos” a todos los pacientes y dejen de testearlos, como ocurrió durante la pandemia de Gripe A en 2009. La idea es que todos los que necesitan un diagnóstico lo tengan y seguir informando los casos en dos partes diarios, como se está haciendo hasta ahora.

 

En esta línea, ya se avanzó con la descentralización en nueve centros en Capital Federal (los hospitales Garrahan y Muñiz), provincia de Buenos Aires (los hospitales Posadas y El Cruce y el Instituto Nacional de Epidemiología Jara de Mar del Plata), Córdoba (Laboratorio Central), Santa Fe (Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias de Rosario), Chaco (hospital Perrando) y Santa Cruz (hospital Samic). Para el viernes de la semana próxima estiman haber entregado los reactivos a los restantes centros de los 35 que integran la Red Nacional de Laboratorios de Influenza y otros Virus.

En esta primera etapa, se distribuirán 52.500 reactivos, la mayoría provenientes de Estados Unidos y Alemania, que se gestionaron en cuatro compras a empresas privadas, la primera ya el 31 de enero. Además, se adquirieron 25 equipos de PCR (la técnica que se usa para los análisis) e igual cantidad de cabinas de seguridad biológicas para equipar a esos laboratorios de la red.

Desde el ANLIS Malbrán aclaran que hacer los análisis en donde ocurren los casos agilizará la cuestión logística —hasta ahora todas las muestras venían del interior a Capital— pero remarcan que el instituto porteño está muy lejos de agotar su capacidad de procesamiento y que de hecho jamás tuvo muestras sin analizar desde que empezó la pandemia. El máximo que analizaron en una jornada fueron 315, todas las que recibieron ese día. Y recuerdan que durante la Gripe A procesaban 1.000 diarias, con mucha menos tecnología de la que cuentan ahora, una década después.

La capacidad de análisis de los laboratorios locales es variable, porque también depende de otras patologías que están analizando (por ejemplo, dengue). Y desde Salud están ya trabajando en una red de laboratorios ampliada, algo así como un segundo y tercer cordón que se active en caso de que el centro provincial de la Red de Laboratorios de Influenza llegué al tope de su capacidad. Allí, entrarían en acción otros centros, por ejemplo del Conicet o de universidades, también capacitados y provistos de reactivos por el Malbrán. Este jueves, el Conicet​ informó que puso a disposición más de 15 institutos en todo el país que cumplen con la infraestructura y personal para el testeo de COVID-19.

 

Que la descentralización traerá la confirmación de más casos positivos es algo que ya dan por hecho los referentes sanitarios. Pero desde el Malbrán aclaran que esto no tiene que ver con la descentralización en sí porque no hay cuellos de botella, sino con la famosa curva del coronavirus, en la que vamos hacia el pico: el número, insistieron, se va a incrementar, pero por la propia lógica de la pandemia.

Cómo son los testeos en el Malbrán
Como máximo, 24 horas. Eso es lo que demora en obtenerse los resultados de los test de detección de coronavirus que se hacen en el ANLIS Malbrán, y desde esta semana también en nueve centros de siete distritos del país. En el instituto explican que la demora mayor que puede darse en algunos casos podría tener que ver con los análisis previos que se hacen (para descartar influenza A y B) y un retraso en que esa muestra llegue al centro.

El enorme complejo en Barracas, de hecho, está abierto las 24 horas los 7 días de la semana para recibir muestras. Estas pueden ser hisopados orofaríngeos o nasofaríngeos, aspirados traqueales en el caso de los pacientes que están en terapia intensiva, o incluso muestras de tejidos post mortem que se mandan de la morgue si se sospecha que ese fallecimiento se produjo por el COVID-19.

Antes de enviarse al instituto, la información de la muestra se carga en un sistema informático donde los responsables de epidemiología de cada distrito le dan luz verde y rechazan los casos que no cumplen con el protocolo. El Malbrán no descarta muestras: todo lo que ingresó, se analiza.

Las muestras se abren y se registran, siguiendo medidas estrictas de seguridad, y se preparan para ser analizadas en lo que se llama “etapa pre analítica”. El centro cuenta con seis robots para la extracción de ácidos nucleicos, que se cargan en una de las cuatro máquinas de PCR (reacción en cadena de la polimerasa) en tiempo real que tienen hoy en uso. Después de esperar un par de horas, un software de análisis asociado permite analizar las curvas, que se contrastan con las curvas de control de los positivos y de los negativos. El proceso tiene dos instancias. En la primera se valora un gen que, cuando da negativo, se descarta el caso. Pero si da positivo, se sigue investigando en una segunda PCR, en lo que sería la reconfirmación. Así, el caso negativo se resuelve en unas 6 o 7 horas, pero esta reconfirmación es la que puede llegar a demorar hasta 24 horas en total.

AS
CLARIN


0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Gobierno de corrientes

loteria suspension

Alternative flash content

Requirements

incone

publicidad vianda

Alternative flash content

Requirements