Culpar a un sector social por una pandemia, o intentar robar el aplauso popular para acercarlo a su molino cuando todo está en peligro, es una conducta abyecta.

Alberto Amato
Bastó que el presidente Fernández revelara su aspiración de que la pandemia que castiga, y castigará, al país ayude al menos a cerrar la grieta, para que el kirchnerismo rancio lo cruzara mal. El ministro de Seguridad de Santa Fe, Marcelo Sain, culpó por la llegada del virus a “los chetos” que viajaron al exterior; “chetos” un sustantivo colectivo y anónimo. Sain se igualó así a monseñor Antonio Plaza, que en los años 50 dijo que la epidemia de polio que azotaba a la Argentina era un castigo de Dios porque el país había sido peronista.

 

Por su lado, Daniel Filmus, pretendió que el aplauso ciudadano a quienes se juegan la vida en las calles, médicos, policías, enfermeros, estaba destinado a la gestión del gobierno. Nadie le pide tanto. Pretender culpar a un sector social por una pandemia, o intentar robar el aplauso popular para acercarlo a su molino cuando todo está en peligro, es una conducta abyecta. El estilo hace al hombre.

La pregunta es hasta cuándo la sociedad va a aceptar la desvergüenza kirchnerista. Hasta cuándo dará crédito a un grupo no tan numeroso de figuras, muchas investigadas por corrupción, que rebajan ya no sólo la calidad del debate, sino el ejercicio mismo de la política. Nada será igual después del coronavirus. Habrá que ver si la pandemia modifica también nuestra conducta social.

México lindo y querido
Albert Camus decía que la estupidez insiste siempre. Y hay gente que es muy insistente, también hay que decirlo. El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador​, AMLO para los amigos, instó a su pueblo a seguir su vida normal, a salir a las fondas a comer y a bailar. Y aseguró que él mismo les va a decir cuando guardarse del coronavirus, en abierto desafío a las recomendaciones de la OMS. Todo en aras de una supuesta superioridad de la etnia azteca. Las infecciones se duplicaron en México, que ya tiene cuatro muertos. Ándale güey, ya no mames.


0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Gobierno de corrientes

Alternative flash content

Requirements

loteria cuarentena

incone

publicidad vianda

Alternative flash content

Requirements

escucharenvivo