Las pruebas son categóricas; los fondos de los jubilados son privados. Nos cubrimos bajo el amparo de la Ley 25.466 que reafirma el Art. 17 de la Constitución Nacional. Desde épocas muy lejanas, tal vez 1948/50, los diferentes gobiernos se fueron financiando a costa de los fondos privados de los trabajadores.

Los “descamisados” fueron dejando sus ahorros en mano de particulares primero y luego lo “tomó” el Estado. Es que era mucho dinero. No estaba “el oro tirado por los pasillos”, pero las arcas estaban llenas. Entonces se utilizó para “regalitos” a los “compañeros”. Y a la hora de pagar, los “empapelaron”. Los fondos se descapitalizaron totalmente. Llegó la hora de cancelar obligaciones y se dijo que eran cajas deficitarias. Lo fueron porque se gastaron todo. Sólo estaban devolviendo lo que se habían llevado. Luego vinieron los “con galones” y se siguió, la misma práctica. También los del otro partido y sus alternancias. Todos “ordeñaron” la misma vaca. Hoy está famélica, ya que se sigue la misma práctica.

Debemos terminan de una vez por todas y asumir la realidad: estamos fundidos como país. “El 42% de la deuda externa argentina se debió al desfinanciamiento que significó la creación de las AFJP”, o sea que los U$S 84 mil millones se habían “fumado” de los jubilados. ¿Y ahora, cómo andamos? Tal vez, entre lo que tenían las AFJP, más los que se quedaron en la ANSeS, más de U$S 250 mil millones, es de los jubilados. Era fácil, vivir, vanagloriarse, hacer ostentación y pavonearse a costa del esfuerzo adicional de los trabajadores. Busquemos a quienes se llevaron esos dineros. Hoy están apareciendo “enriquecidos ilícitos”. Entonces, devuelvan lo nuestro.

Martha S. Neffa

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Voces, reclamos y esperas de jubilados

Cuando a los legisladores se les tocó los privilegios jubilatorios, gritaron y dijeron: “Derechos adquiridos”, y la ley les dio la razón. Cuando muchos de nosotros comenzamos a trabajar, sabíamos que a los 60 años nos recibiríamos de pordioseros. Pero un día el Gobierno nos cambió las leyes y extendió los años necesarios para jubilarse. ¿Y los derechos adquiridos? Hay tareas en que cómodamente se trabaja, pero hay oficios en que el desgaste físico es superior. Pero todos a la misma bolsa. Los empleados bajo techo que no estaban trabajando a los 45 años hoy solamente son parias.

Nadie los quiere, aunque tengan experiencia, títulos y capacidad. ¿Y qué hacen? Eso no es de incumbencia de los legisladores. Pueden mendigar o suplicar. ¿Y los derechos adquiridos?

Raquel S. Martínez

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Hace unos días me tocó padecer la burocracia de PAMI. Primero, cuando fui al servicio de Oncología, me informan que PAMI me pasó del Hospital Español al Centro Gallego, así, sorpresivamente en medio de mi tratamiento.

Tengo 61 años e ingresé al PAMI este año, momento desde el cual estoy esperando recibir mi medicación oncológica porque para PAMI debo tener una anatomía patológica donde conste mi cáncer. No les alcanza con los otros estudios médicos que constan de mi enfermedad. Finalmente, el auditor aceptó darme una medicación por tres meses, luego del cual si no muestro mejoría debo someterme a una nueva punción, porque las dos anteriores no mostraron los resultados que espera el PAMI. Estuve en tratamiento oncológico desde 2014 hasta el 2019 en mi obra social y nunca me exigieron la anatomía patológica, me dieron la medicación con diversos resultados, con avances y retrocesos, pero estando en tratamiento y mi tranquilidad. Desde marzo a esta semana pasé por una gran intranquilidad debido a mi falta de tratamiento oncológico. Cuando finalmente me dieron esa medicación, mi médico demoró una hora y media para llenar los papeles y requisitos para que PAMI me de la medicación: Capecitabina y Pamidronato. Para la primera me aceptaron los papeles y debí aguardar una semana para su autorización. Para el otro medicamento debí concurrir un lunes a las 8.30 a la oficina de PAMI porque dan turnos hasta las 10 y debo hablar con una doctora. PAMI, según me dicen, antes no funcionaba así. ¿Hace falta tanta movilización? ¿Tanto maltrato?

Gabriela Patlallan

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Seguimos con la misma cantinela. Los dineros que todos los meses nos descuentan para la jubilación, ¿son privados o públicos? Hoy son administrados por el Estado, por lo tanto asumimos que son públicos, pero míos. Si no he depositado mensualmente un cierto porcentaje, no recibiré lo que marca la ley. Pero también es una jubilación los montos depositados en los últimos diez años. ¿Y los otros veinte? Por eso, decimos que mejor quedarse afuera de las “patriadas” y de averiguar cosas donde el Estado es, pero no es.

Recordemos la alharaca que se hizo cuando los fondos de los jubilados, que los administraban las AFJP, quisieron ser embargados por la Justicia norteamericana. Es que las AFJP los tenía depositados allá, cosa que sabíamos. El Estado, representado por el Ministerio de Economía y la ex Presidente, publicaron una página entera en los periódicos informando que, “no tocar” los fondos privados. Cuando la Justicia del norte se basó en esos juramentos y no los embargó, el Estado con el apoyo del Congreso los estatizó, pero siguen siendo privados.

Hoy veo en un folleto emitido por la ANSeS donde todo se mezcla. ¿Quiénes están pagando las: 1) Pensión Universal para el adulto mayor. 2) Asignación Universal por hijo. 3) Asignaciones familiares. 4) ¿Pensiones no contributivas por invalidez? Eso lo administra la ANSeS, pero el dinero, ¿de dónde sale? Cuando la ANSeS le presta a un jubilado, ¿a cuánto lo presta? Y cuándo invierte en bonos de Estado, ¿a cuánto es la tasa? ¡Nos están robando! ¿Recién se desayuna? ¿Dónde vivía, debajo de una piedra?

Gladys Rosales

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Alberto Fernández, electo para el nuevo período 2020-23, comprometió aumentos del 20% a los jubilados para recuperar la pérdida de ingresos que han tenido en los últimos años. Él tiene una oportunidad histórica de volver al estado de derecho y acompañando el fallo del procurador fiscal de la Nación, al decretar inconstitucional el primer aumento del cambio de formula de actualización, en marzo del 2018, por haber aplicado retroactividad a la nueva fórmula que hicieron perder más de 9% de actualización en la jubilaciones. Hay que evitar que ese volver al estado de derecho no implique que cada jubilado deba hacer un juicio personal. Si la CSJN no aplica el artículo 43 con la opción de incidencia colectiva, Fernández puede elevar a todos los jubilados un porcentaje que, al menos, recupere lo perdido de forma inconstitucional.

Juan López Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. Soy ciudadana argentina de la tercera edad, y en abril de este año falleció mi esposo. Desde entonces trámite los papeles para poder cobrar la pensión, y estoy sin cobrar nada, no puedo pagar ningún impuesto, ni luz ni gas ni medicamentos. Soy diabética, necesito urgente dos partidas de nacimiento, y en el Registro Nacional de las Personas en la Ciudad de La Plata me dicen que están de paro desde enero de este año sin atención al público, y yo no puedo hacer mis trámites por este motivo.

Mi pregunta es, ¿quién nos ayuda a todas las personas que estamos en la misma situación? ¿Cómo nos dejan en esta desidia?

Claudia Funes

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
CLARIN


0
0
0
s2smodern
powered by social2s
JUAN DOMINGO GONZALEZ CONCEJAL PJ

Gobierno de corrientes

Alternative flash content

Requirements

incone

lamarta

AGUSTINA MELERO MERENDERO LA HORA FELIZ

institucional

Alternative flash content

Requirements

LA MARTA pagina web