Hay diferencias con el monto de la deuda provincial y con los aumentos de salarios. También discuten por las tarifas, el Banco Provincia e Infraestructura. Postergarán el tratamiento del Presupuesto hasta después del 10 de diciembre.

Rodolfo Lara

El Presupuesto 2020 de la Provincia de Buenos Aires, que prevé un Endeudamiento mayor a 70.000 millones, será tratado en la Legislatura después del 10 de diciembre, cuando asuma Axel Kicillof. Ese fue uno de los pocos puntos de acuerdo en el comienzo del traspaso entre María Eugenia Vidal​ y su sucesor. Hay muchos en los que hay tensiones: la deuda provincial, los aumentos a estatales, las tarifas, infraestructura y el rol del Banco Provincia son los principales.

El lunes se reunirán el jefe de Gabinete, Federico Salvai, y Carlos Bianco, el ex secretario de Relaciones Económicas Internacionales de la Cancillería en la gestión kirchnerista, integrante del equipo de Kicillof. Ambos delinearán los tiempos de presentación del cálculo de gastos y recursos.

Quedó insinuado en la reunión de este jueves entre Vidal y su sucesor en el cargo. La gobernadora acuerda con la decisión. No obstante, procura una aprobación consensuada en el parlamento. Sostiene esa necesidad de negociación la paridad de fuerzas legislativas. La elección general determinó primera minoría de Juntos por el Cambio en el Senado (26 bancas contra 20 del peronismo) y equilibrio en Diputados (44 de JpC y 45 del FdT). Sólo para el Endeudamiento, el oficialismo requerirá los dos tercios de ambos cuerpos para habilitar el pedido de deuda.

Kicillof lo necesitará: según sus equipos económicos, el rojo de las cuentas de la administración Vidal superaría los 80.000 millones de pesos. Con el agravante de la actualización de sueldos de los haberes de diciembre y aguinaldos de fin de año. En el caso de los docentes con cláusula gatillo, es decir ajustados por inflación del último trimestre. Esa necesidad de liquidez se incrementará porque, en enero, la Provincia deberá disponer de 540 millones de dólares para el pago de acreencias.

En el encuentro realizado en la Gobernación, hubo un atisbo de exploración en las finanzas. No hay, todavía, dato preciso de la evolución de la deuda externa contraída por la actual gestión. Kicillof detalló un crecimiento de 9.400 millones de dólares a 11.569 millones.

​Esos compromisos, en divisa extranjera, observaron un incremento del 27,4%. Pero, atribuible a la devaluación de la moneda local, la deuda total en pesos superó el 300%. Este es el cuadro confeccionado por los colaboradores de Kicillof. El ministro de Economía de la Nación, Hernán Lacunza, y su reemplazante en Buenos Aires, Damián Bonari, difieren con estas cifras.

Es un punto de fricción. Presupuesto, deuda externa y salarios componen la primera escala de disputa.

Las tarifas son otro capítulo. Por resolución 1.713 del Ministerio de Infraestructura, Vidal acaba de autorizar un aumento promedio del 24% para el servicio eléctrico a las distribuidoras Edelap, Edea, Eden y Edes, y 200 cooperativas que operan en el territorio.

El nuevo cuadro tarifario tendrá vigencia a partir del 1° de enero. Es decir, cuando Kicillof cumpla su tercera semana de gobierno. Lo consideran un presente griego. Entonces, la flamante administración podrá resolver anular el ajuste, atenuar el porcentaje o directamente posponer la suba.

En algún momento deberá actualizarse el valor del kilowatt porque rige un congelamiento desde mediados de este año, por efecto de la crisis y por apremio de intereses electorales.

Otra de las discusiones es el Banco Provincia. Hace una semana, el ministro Bonari presentó a la banca pública una nota en donde solicita canjear casi 4.260 millones de pesos en bonos con vencimiento el 6 de diciembre por un nuevo con caducidad en diciembre del año próximo. Se trata del bono serie I, clase II (código BCBA: BPD19). Es un reperfilamiento de deuda.

Revela la escasez de recursos del tesoro provincial. Kicillof quiere revisar esa medida. Además, discurre con su equipo la conveniencia de anular el programa de los Supermiércoles, con descuentos del 50% en supermercados para los usuarios de las tarjetas Bapro. Dicen que es "inequitativo y dispendioso". El flujo de asistencia, anunciarán en su momento, estará destinado a estimular la producción en las pymes con tasas diferenciadas.

La gran cuestión son los recursos propios de la Provincia. La recesión económica afectó la recaudación de impuestos provinciales. Además, como Vidal redujo Ingresos Brutos las cuentas bonaerenses quedaron debilitadas.

La caída en IB habría retrocedido 10% interanual. El Inmobiliario descendió 16,2 por ciento y el Impuesto de Sellos, 26,9 por ciento. Un dato: el Presupuesto 2020 incluye la Ley Fiscal. Kicillof deberá resolver la política tributaria. ¿Habrá revalúos?

La prevención que transmite el gobernador electo es cómo se utilizarán los saldos remanentes de caja hasta diciembre. También que, en este mes de traspaso, no se amplíen las designaciones de planta, temporarios o contratados en la administración central.

Tan importante en el control, explican los nuevos habitantes de la Gobernación, como el seguimiento al Tesoro provincial para evitar la aspiradora de fondos de distintos organismos, como el IPS o el IOMA o incluso apropiarse de liquidez del Bapro para “tapar” gastos corrientes y de servicios.

El capítulo final será para determinar cuál fue el destino de los 1200 millones de dólares otorgados por Organismos Multilaterales de crédito, en su mayoría asignados a Infraestructura.

​“Tenemos cada comprobante de obra de estos cuatro años, desde la Cuenca del Salado hasta la última ruta asfaltada “, explicaron a Clarín en la Gobernación.
CLARIN


0
0
0
s2smodern
powered by social2s
JUAN DOMINGO GONZALEZ CONCEJAL PJ

Gobierno de corrientes

Alternative flash content

Requirements

incone

lamarta

AGUSTINA MELERO MERENDERO LA HORA FELIZ

institucional

Alternative flash content

Requirements

LA MARTA pagina web