En la Cámara alta, el peronismo unido tendrá quórum propio. La futura oposición contará 119 diputados.

Carlos Galván

Sorpresa inesperada para el oficialismo, pero también para el peronismo, en el Congreso: en Diputados la bancada más numerosa la tendrá Juntos por el Cambio, que a partir de diciembre sumaría 119 legisladores, según las proyecciones que se hacían en la noche de este domingo en base al escrutinio provisorio.

El segundo interbloque en tamaño será el del Frente de Todos, que agrupará a los kirchneristas con los justicialistas, y que sumaría 108 integrantes propios, aunque con sus aliados podría arrimarse a los 120. Entusiasmados con el resultado de las PASO, en el kirchnerismo apostaban a conformar una bancada mayor a partir del recambio legislativo de diciembre y que juntos los radicales, macristas y lilitos no superasen los 110. No pasó.

En el Senado, en cambio, el interbloque que agrupará a peronistas, kirchneristas y aliados tendrá 39 integrantes, siempre según las proyecciones de anoche. Unido, el peronismo tendrá el control de la Cámara alta, que estará presidida por Cristina Kirchner.

Juntos por el Cambio conformará un bloque de 28 senadores (cuatro más de los que tiene ahora). Aunque recuperará el quórum propio en el Senado (37), el peronismo deberá negociar con radicales y macristas para avanzar con designaciones que dos tercios de los senadores presentes (es decir 48).

La otra novedad de la elección es que Consenso Federal, la fuerza que llevo de candidato a Roberto Lavagna, renovó tres diputados, que se sumarán a los cuatro que tienen mandato hasta 2021. Siete diputados suena a poco, pero todo indica que harán valer su peso en oro. Fernández los necesitará para sacar las leyes que necesite.

Álvaro González, jefe de la bancada del PRO en Diputados, dijo a Clarín que “del resultado de la elección se desprende claramente que la gente le dijo nunca más a la suma del poder público, como tuvo Cristina en 2011. El Congreso va a adquirir una importancia muy relevante”.

Sobre el perfil que tendrá Juntos por el Cambio, Gonzalez afirmó, en línea con lo que dijo Mauricio Macri anoche: “Seremos una oposición responsable”. El envió que le dio el resultado de la elección de ayer podría hacer que ese interbloque asuma un rol más beligerante con el gobierno de Alberto Fernández.​

González, alineado con Horacio Rodríguez Larreta, es uno de los que más suena para quedarse con la jefatura del interbloque de Juntos por el Cambio. Tendrá un rival en el macrismo: Cristian Ritondo​, que fue electo ayer.

Por el radicalismo, el que ya dio señales de que buscará seguir como jefe del interbloque es el cordobés Mario Negri, quien también quiere continuar como jefe del bloque de la UCR. También le espera pelea: el saliente gobernador mendocino Alfredo Cornejo, que desembarcará en Diputados en octubre, pretende el puesto. Esa dicen es su prioridad política.

Del lado del kirchnerismo en Diputados el cuadro aparece más claro: Agustín Rossi​ continuará como jefe de la bancada. Todo indica, que el igual que en el Senado, el kirchnerismo y el PJ se agruparán bajo el paraguas de un interbloque. El sector mayoritario será el de los K de paladar negro, con lo que Rossi no tendría problemas para conservar la presidencia.

Alberto Fernández aún no anunció si quiere un solo bloque homogeneo o un interbloque. Pero en los bloques K y el Justicialista prefieren esta última opción.

Para los diputados alineados con los gobernadores es una buena opción para diferenciarse cuando sea necesario. El kirchnerismo prefiere tener un bloque homogéneo bajo la conducción de Rossi y que si hay tensiones sean por afuera.

Con sus 108 diputados, al Frente de Todos le faltarán 21 para tener quórum. Sumando aliados que aparecen como naturales, como los santiagueños y los misioneros más algunos otros estaría muy cerca de lograrlo. A esto se suma que tendrá la presidencia de la Cámara -el asiento está prometido para Sergio Massa-​ y el Poder Ejecutivo. “A priori, no será complicado llegar al quórum”, se entusiasman en el kirchnerismo.

En el peronismo dan por hecho que Alberto Fernández, tras asumir, convocará al Congreso a sesiones extraordinarias. Entre los proyectos que deberán tratarse sí o sí figura la ley de Presupuesto 2020 -la administración macrista envió la iniciativa a mediados de septiembre pero hasta ahora no se la trató a la espera del resultado electoral- y las prórrogas de algunos impuestos.

Alberto F. también dio pistas de que buscará que el Congreso sancione la creación de un Consejo Económico y Social, aunque podría hacerlo también por decreto, según observan en la bancada del FpV de Diputados.

Otra iniciativa que el presidente electo buscaría aprueba el Congreso en el arranque de su gestión es la de creación de un Consejo de Seguridad, que agrupe a todas las fuerzas de seguridad federales.

La tercera ley con la que el flamante gobierno buscaría avanzar es una relacionada con la renegociación de la deuda y su reperfilamiento.

Más en lo inmediato, antes de la asunción del nuevo presidente, el Congreso se desperezará de su larga siesta para tratar dos iniciativas con las que parece haber cierto grado de consenso entre el actual oficialismo y la oposición. Antes de que finalice noviembre, se espera que se sancionen las leyes de Alquileres​ y de Góndolas. Hace 5 días, intendentes del PJ del conurbano fueron al Senado para apurar esta ley.
CLARIN


0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Gobierno de corrientes

Alternative flash content

Requirements

loteria cuarentena

incone

publicidad vianda

Alternative flash content

Requirements