Luego de la polémica que armó por pedir una reforma agraria, sus aliados kirchneristas se preocupan por los efectos electorales de sus ideas.

Nicolás Wiñazki

El dirigente social Juan Grabois, 36 años, cofundador del Movimiento de los Trabajadores Excluidos (MTE), de la Federación Argentina de Cartoneros (FACCyR) y de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), tiene poder.

Según cálculos extraoficiales, este nuevo aliado de Cristina Kirchner y Alberto Fernández es el referente de alrededor de trescientas cooperativas dedicadas a diferentes rubros laborales y organiza otros trescientos talleres para dar contención en barrios carenciados.

La CTEP tendría ciento ochenta mil afiliados, y un poder de movilización de cincuenta mil personas. Esas cooperativas y otros adherentes a la "economía popular" reciben desde hace años cientos millones de pesos del Estado Nacional.

Grabois es amigo del Papa Francisco. Fue nombrado consultor ad honorem en el Consejo Pontificio de la Paz y la Justicia Social de El Vaticano.

Pero el poder de Grabois nace, además, gracias a un atributo esencial para influir en la discusión pública. Tiene una lengua rápida, creativa, brutal, hábil y conflictiva.

Esa fortaleza en la retórica política es al mismo tiempo una debilidad. Grabois habla y sus aliados políticos suelen taparse los oídos. Una paradoja de la que sobran ejemplos. El último se produjo el martes pasado.

El dirigente de la CTEP difundió un video por Facebook en el que anunciaba que le propondría al candidato presidencial Fernández una reforma agraria para que desaparezcan de la Argentina quienes él describió como "terratenientes". Su propuesta incluye la expropiación de 50 mil parcelas de tierra para redistribuirlas entre "pequeños productores".

Grabois pide que la Argentina redistribuya su población impulsando desde el Estado el cambio de la propiedad de las tierras más fértiles del país.

¿Grabois es un vocero de lo que Kirchner y de Fernández, que no dicen en público lo que piensan hacer en el poder debido a una estrategia para instalarse como moderados?

El mismo Grabois se desdijo a las pocas horas: su propuesta, recalculó, no "representan al Frente de Todos ni a la posición oficial de nadie". Fuentes del PJ-K aseguraron a Clarín que fue candidata a vicepresidenta, Cristina Kirchner, la que lo llamó a para exigirle que le baje le tono a su plan rechazado por casi todos los actores de la economía y la política.

Fernández (Alberto) se había reunido el 29 de agosto con la Mesa de Enlace que representa a la producción del agro, integrada por Daniel Pelegrina, de la Sociedad Rural Argentina; Dardo Chiesa, de Confederaciones Rurales Argentinas; Carlos Achetoni, de Federación Agraria y Carlos Iannizzotto, de Coninagro.

El candidato les aseguró que el largo conflicto con sus representados que empezó en el Gobierno K en el año 2008 "era historia". Y agregó que de ser electo Presidente él jamás impulsaría un escenario de confrontación. También prometió que el Estado no intervendría en ese mercado. Les dijo: "Hablen conmigo". Y además agregó: "Mi gestión se va a sostener en el peronismo".

La dirigencia del campo. describió a la reunión como "positiva".

Y entonces habló Grabois.

Su propuesta de reforma agraria fue rechazada por esa misma dirigencia y también por el ministro de Agricultura, Miguel Etchevere, entre otros voceros del oficialismo y de la oposición.

El único dirigente del espacio kirchnerista que defendió al líder de la CTEP fue uno de los jefes del Movimiento Evita, Emilio Pérsico: "Tenemos que avanzar hacia allí", dijo, en alusión a la expropiación de tierras por parte del Estado.

¿Cuál es el verdadero Frente de Todos?

¿El que propone expropiaciones de campos y redistribución de la tierra o el que le asegura a la Mesa de Enlace del Campo que nada de eso ocurrirá?

Este enigma es uno de los tantos que surgen de acuerdo a las diferentes posturas sobre diversos temas que convergen en esa alianza electoral.

¿Fernandez impondrá sus ideas sobre el ultracristinismo?

Grabois nada con su lengua en el medio de dos corrientes internas Para desmentirse a sí mismo, destacó, como se dijo, que su reforma agraria no representaba ni a Alberto ni a Cristina. De ese modo, dio a entender de modo no tan solapado que en el Frente de Todos convive una conducción bicéfala.

Grabois después acusó dal macrismo y a los medios de haber usado sus ideas para "generar miedo".

El joven abogado y dirigente se ganó la simpatía de la ex presidenta cuando la acompañó a los tribunales federales el día que debió defenderse como imputada en la mayor causa de corrupción que se investigó en democracia, el Caso Cuadernos de las Coimas K, en la que ella es la principal acusada de haber organizado un sistema de pago de sobornos montado desde el Estado. Eso pasó en agosto del 2018.

Desde aquel día, Grabois empezó a acercarse cada vez más a la militancia dentro del espacio K.

Encabezó actos junto a Máximo Kirchner.

Grabois asegura que Cristina es "víctima de una persecución judicial".

Y fue quien más defendió que la hija de la ex presidenta debía ausentarse del país para no ir a juicio oral en otro caso de supuesta corrupción, conocido como "Los Sauces".

Florencia, la única hija de los Kirchner, está en Cuba tratándose un problema de salud.

"Yo sé que Florencia está gravemente enferma", dijo en una entrevista periodística. Y agregó: "Si fuera el abogado de Florencia, o el amigo de Florencia, me hubiese subido a un avión con ella y la hubiese llevado a un país que no tuviera convenio de extradición".

En medio del debate por la situación judicial de Cristina, Grabois aseguró que estaba convencido de que "existe la posibilidad de que la maten".

Esa denuncia de un posible magnicidio se sostuvo solo en retórica: no aportó pruebas que fuera más allá de sus palabras.

Después de la marcha en apoyo a Macri que se realizó el 24 de agosto, Grabois descalificó a los manifestantes diciendo que apoyaban a un "selecto club de garcas", y además los rechazó porque, según él, era gente mayor. Según su análisis, la juventud votará en forma masiva a la fórmula K.

Ser joven, como se sabe gracias a la experiencia empírica y el conocimiento científico, no es una virtud.

Grabois suele dividir a la sociedad de acuerdo a su rango etario pero también a su posición económica.

Alguna vez se quejó de que ningún pobre integraba las listas de candidatos K.

Él mismo entró en esa contradicción de calificar la moral y la ética de las personas de acuerdo a sus modos de vidas, la mayoría no buscados.

"Si hubiera tenido que juntar cartones", dijo en una entrevista, "hubiera salido a chorear de caño".

Esa vez aclaró que hablaba de sí mismo.

Y no de todos de sus representados.

Como es evidente, esos cientos de personas decidieron vivir sin robar. Cartonean y esperan mejorar su economía con paciencia y trabajo.
CLARIN


0
0
0
s2smodern
powered by social2s
VALDES Y PEÑA ACOMPAÑARON A EMPRENDEDORES

Gobierno de corrientes

Alternative flash content

Requirements

incone

lamarta

SALUD PUBLICA FIRMO CONVENIO PARA GARANTIZAR ASISTENCIA SANITARIA EN LOS PARQUES INDUSTRIALES

institucional

Alternative flash content

Requirements

LA MARTA pagina web