La letra de la ley sólo parece interesar para ver de qué manera más efectiva se viola.

Silvia Fesquet

Una de las recurrentes crisis de la Argentina lo empujó a probar suerte en Estados Unidos. No hablaba una palabra de inglés cuando se fue. Estudió, bastante, y escuchó, prestó atención y “mamó” el idioma en la vida de todos los días, mucho. Al cabo de algunos años era perfectamente bilingüe. La experiencia, el estar obligado a “vivir” el lenguaje, le dio las herramientas necesarias. Con la democracia y la educación ciudadana pasa lo mismo. La teoría y su enseñanza son fundamentales, pero lo más importante siempre será la práctica, lo que se ejercite en carne propia, lo que se vea y se palpe a diario en la calle, en los distintos estamentos de la sociedad y sus instituciones, de los valores que se enaltezcan allí.

La reflexión viene a cuento de que las pruebas Aprender que se tomarán entre hoy y mañana en más de diez mil escuelas secundarias de todo el país incluirán, para los alumnos del último curso, de 17 años en su mayoría y por tanto en condiciones de votar, preguntas sobre Educación Ciudadana. Hubo un antecedente de algo similar en 2013, como informó Clarín, en colegios de la Ciudad con chicos del primer año de secundario,con la prueba global ICSS, que no arrojó resultados positivos: quedaron en el puesto 33 sobre 37; se dijo que los contenidos evaluados no formaban parte de la currícula de los chicos de esa edad aquí.

¿De qué hablamos cuando hablamos de Educación Ciudadana? De enseñar a los chicos desde los primeros años los principios de la democracia, cómo funcionan las instituciones, la división de poderes, el rol de los partidos políticos, con el objetivo de que se formen como ciudadanos críticos e informados, que participen activamente en todas las decisiones que hacen a la sociedad y la vida pública, lo que va mucho más allá de emitir un voto cada dos años. Tiene que ver también con aprender a convivir en el disenso, la tolerancia, el diálogo, el respeto a las opiniones ajenas, a las minorías... Una educación fundamental e indiscutible. Pero escasa e incompleta si lo que se enseña en la escuela no se compadece con lo que ocurre en la realidad; tan absurdo como aprender a manejar en un pizarrón sin subirse jamás a un auto o, peor aún, sentándose al volante alcoholizado, con la VTV vencida, casi sin frenos y con los neumáticos gastados. Según la Encuesta Mundial de Valores y Voices!, la corrupción en el país aparece en los sondeos como uno de los temas a resolver desde hace más de 30 años. En la Justicia confía apenas el 21% de la población y en el Congreso, sólo el 23% . Un trabajo de Latinobarómetro arrojó que en Argentina, el 41% dice que se puede sobornar a un policía y el 36%, a un juez. En los últimos 91 años sólo peronistas o militares lograron completar su mandato presidencial. Macri sería el primero en quebrar ese sino, pero no faltan las voces con sugerencias en contrario.

Desde el “dejar de robar por dos años” de Barrionuevo hasta el “Si yo decía lo que iba a hacer, ¿quién me votaba?” de Menem después de prometer el salariazo y la revolución productiva pasando por diputados o senadores que votan sin saber bien de qué se trata sólo porque el Ejecutivo de turno les ordenó hacerlo, por no hablar del extremo de la dictadura, sus horrores, un Congreso cerrado a cal y canto y sus “urnas bien guardadas” y siguen las firmas, los ejemplos para una buena educación democrática no sobran. Para muchos, la letra de la ley sólo parece interesar para ver de qué manera más efectiva violarla. Lejos de buscar consensos, desde los lugares de mayor responsabilidad se fomentan las divisiones: un traspaso de mando que queda trunco, elecciones primarias que de primarias apenas tienen el nombre, palabras altisonantes que agrandan la grieta, un presidente que actúa como candidato; un candidato que opina como presidente. ¿Podría sorprendernos que los chicos no aprobaran Educación Ciudadana? Federico Mayor Zaragoza, ex director general de la Unesco lo dijo muy claro: “La democracia es una práctica: aunque esté basada en valores susceptibles de ser transmitidos, en esencia es una forma de actuar. La justificamos al ponerla en práctica; la legitimamos al usarla”.
CLARIN


0
0
0
s2smodern
powered by social2s
VALDÉS PRESIDIÓ EL ACTO DE PRESENTACIÓN DEL CENTRO DE ATENCIÓN A VÍCTIMA DE VIOLENCIA DE GÉNERO

Gobierno de corrientes

Alternative flash content

Requirements

incone

lamarta

SE LANZÓ FERIA DE ARTESANOS Y EMPRENDEDORES PARA CONMEMORAR EL DÍA DE LA MADRE

institucional

Alternative flash content

Requirements

LA MARTA pagina web