En 2018 se registraron 601.899 empresas; esta cifra difiere en 5560 unidades menos del total de empresas registrado en 2013, que fue de 607.458 compañías.

En 2016, último dato disponible con información de creación y cierres de firmas, cerraron 50.270 empresas, pero hubo 48.131 empresas nuevas, por lo cual el saldo de compañías activas disminuyó en 2139 unidades.

En esta última década, según el año que se tome como punto de comparación, la mortalidad de las empresas aumentó al doble o, incluso en algunos casos, al triple de lo que era habitualmente. Esta no fue una buena década para las unidades de ocupación productiva de la gente, lo que se notó en el aumento del desempleo a más de 10 % de la población activa, sin contar el incremento de empleados públicos mucho más allá de los necesarios, que tampoco fueron al desempleo.

La verdadera ocupación productiva de la población se logra por medio de la institución "empresa", ya sea privada, estatal o mixta. Por otro lado, el Estado administrativo requiere extraerles a dichas empresas (o a las familias) recursos para poder pagar sus gastos. Lo hace de manera compulsiva, imponiéndoles a la población y a las empresas "impuestos", que en la Argentina son una mochila muy pesada que cada cual debe llevar, quiéralo o no. Según el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), hay 163 impuestos en la Argentina, de los cuales 40 son nacionales, 41 provinciales y 82 municipales. Es una especie de locura impositiva. El Estado sería un "vampiro anémico" que chupa demasiado (impuestos) en tanto que no engorda sino que se infla (erogaciones enormes), pues sus gastos son improductivos.

Volviendo a las empresas, entre los años 2003 y 2007 se agregaron netos de nacimientos y muertes de compañías, casi 180.000 empresas, lo que da un nivel de incremento anual de 45.000 empresas. Sin embargo, en la última década el número de creación de empresa ha ido declinando y el de cierres aumentó mucho, con lo cual el neto de firmas operando se ha estancado o, incluso, ha disminuido bastante.

Se puede apreciar en el gráfico de nacimiento y mortalidad de empresas, que el mismo no ha aumentado en la última década: entre 2009 y 2018, incluso hubo 3 años donde se ve que el número neto de empresas disminuyó (2014, 2016 y 2018).

Considerando la edad de las empresas, en 2007 teníamos 159.161 empresas de 1 a 3 años y ese número de empresas nuevas ha disminuido todos los años desde entonces: 154.165 en 2008, 150.231 en 2009, 137.595 en 2010, 127.859 en 2011 y 120.260 en 2012. La tendencia al desánimo entre las empresas jóvenes (de 1 a 3 años como edad de las empresas) no ha podido ser peor y no se logró cambiar la tendencia en los últimos años, según los resultados generales netos de 2018. No hay información desagregada a partir de 2013 y el dato final se deduce por el resultado neto de 601.899 empresas que tenemos en 2018. Esperemos que esta evolución pueda ser superada en el próximo gobierno a ser elegido en octubre de 2019.
Por: Orlando J. Ferreres
LA NACION


0
0
0
s2smodern
powered by social2s
Pichetto: |dq|Galperin tendría que hablar con Grabois más que con Alberto Fernández|dq|

Gobierno de corrientes

Alternative flash content

Requirements

incone

lamarta

Carlos Pagni: El doble dilema de Macri - Editorial - Odisea Argentina

institucional

Alternative flash content

Requirements

LA MARTA pagina web