El acuerdo UE-Mercosur, la relación con el FMI, Venezuela, Malvinas y Brasil son algunos de los ejes de discusión que surgieron en los últimos días; los contrapuntos de Macri, Lavagna y Alberto Fernández

Por Martín Dinatale

Lavagna Aliados Candidatos MAPA portada1

La diplomacia electoral se instaló en los últimos días en la campaña electoral y llegó para quedarse hasta las elecciones, en función de una dura batalla que se dará en los próximos meses entre los candidatos presidenciales con una activa agenda internacional, temas concretos de debate de política exterior de la Argentina y duros contrapuntos entre los contrincantes que definirán el rumbo del país en su relación con el mundo para los poróximo cuatro años.

Desde la posición frente al acuerdo de libre comercio sellado entre la Unión Europea y el Mercosur pasando por el esquema de pago al FMI, los vínculos con China, la relación de la Argentina con Estados Unidos, la crisis de Venezuela o la causa AMIA que involucra a Irán, todos estos ya son ejes de debate y análisis de los tres principales candidatos presidenciales.

Según un sondeo que realizó Infobae por las usinas de opinión de Mauricio Macri, el kirchnerista Alberto Fernández y Roberto Lavagna, la batalla de la diplomacia electoral se dará en los siguientes campos según la figuración de cada candidato y los aliados circunstanciales que tienen:

La crisis venezolana

El reciente informe del Comisionado de Derechos Humanos de la ONU que preside Michelle Bachelet, que denunció al régimen de Nicolás Maduro por llevar adelante más de 6.800 ejecuciones extrajudiciales por parte de las fuerzas de seguridad venezolanas entre enero de 2018 y mayo de 2019, alertó la parsimonia de la campaña electoral y puso entre las cuerdas a todos los candidatos en un acalorado debate.

Desde el Gobierno alertaron sobre esta grave situación y Macri volvió a reclamar el estado de derecho en Venezuela al tiempo que agilizó nuevas instancias para proteger a los venezolano que escapan del régimen de Maduro.

Concretamente, la Cancillería promovió el viernes pasado junto con una veintena de países y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) un plan de acción para instrumentar una tarjeta de "movilidad humana" y facilitar la situación legal de los casi 3,5 millones de venezolanos que huyen del régimen chavista a diferentes países de América latina. No es la única acción ni la última que se dispone a desplegar Macri en medio de la campaña en contra del régimen de Maduro. En septiembre próximo llevará a la Asamblea General de la ONU un nuevo reclamo internacional para exigir la restitución de la democracia en Venezuela.

En contra de los lazos de amistad que unen a Maduro con Cristina Kirchner, el candidato presidencial del Frente de Todos admitió después de leer el informe de Bachelet que "en Venezuela hay abusos y arbitrariedades del Estado". Sin embargo, para evitar un cortocicuito mayor con la ex presidenta, Alberto Fernández trató de corregir sus dichos con una acusación de campaña dirigida hacia el macrismo: "Nos parecemos a Venezuela mucho más ahora que antes. Pagamos tasas más altas de las que pagan ellos. Somo el tercer país en inflación después de Venezuela. Basta de engañarnos", dijo.

El ex embajador Rodolfo Gil, que es uno de los asesores centrales de Lavagna en política exterior, destacó ante Infobae que "el Grupo Lima que integra hoy la Argentina para presionar a Maduro trata de ablandar la situación pero la única salida de Venezuela es que haya un quiebre interno en el sector militar".

Acuerdo Unión Europea-Mercosur

El reciente acuerdo de libre comercio sellado en Bruselas entre la UE-Mercosur seguirá siendo eje de debate en la campaña electoral que comienza por una razón sencilla: el Gobierno debe trasladar al Congreso ese tratado para su aprobación y en lo sucesivo tanto el canciller Jorge Faurie como el ministro de Producción seguirán en ronda de explicaciones sobre detalles del acuerdo con sindicalistas, legisladores oficialistas y opositores, empresarios y analistas.

A contramano del excesivo optimismo que arrojó Macri ante el acuerdo de libre comercio pactado, el kirchnerismo lanzó con dureza sus cuestionamientos.

"Este acuerdo condena a la Argentina a un proceso de desindustrialización y va a ser una tragedia", dijo el candidato a la gobernación bonaerense Axel Kicillof. Alberto Fernández no se quedó atrás en este nivel de crítica y arengó el clima al sostener que "no hay nada para festejar porque quedan en claro los perjuicios que traerá para la industria".

Jorge Taiana, ex canciller de Cristina Kirchner y actual asesor del candidato presidencial del Frente Todos, deslizó en los últimos días a sus allegados que el acuerdo UE-Mercosur "no parece equilibrado ya que es mucho más lo que reciben los europeos que lo que llegará al Mercosur como beneficio concreto".

Por otra parte, Lavagna consideró que ese acuerdo de libre comercio es "positivo", pero manifestó "prudencia" hasta "leer el texto completo" para hacer la "evaluación de ventajas y daños". Todo indica que el debate por este acuerdo seguirá en medio de la campaña como eje de análisis de los candidatos.

Los vínculos con Brasil

La reciente visita de Jair Bolsonaro a la Argentina fijó un fuerte espaldarazo de la actual administración de Brasil a Macri. "No queremos que haya más Venezuelas en la región", lanzó Bolsonaro dándole calor diplomático a la campaña electoral y en un gesto de abierto desafío al kirchnerismo.

Desde el Gobierno reforzaron los lazos de Bolsonaro con Macri en el plano de la cooperación en seguridad para controlar la frontera norte en la lucha contra el narcotráfico. También se potenció la colaboración en materia de defensa al punto que Brasil estaría dispuesto a transferir dos submarinos a la Armada argentina y cooperar con esta en el patrullaje del Atlántico Sur.

Alberto Fernández acaba de viajar a Brasil para visitar en la cárcel al ex presidente Lula Da Silva y desde allí expresó sin vueltas: "Voy a estar al lado de Lula todo lo que sea necesario hasta que el sistema judicial entienda que hay que respetar los derechos y las garantías de los ciudadanos. Y espero que esta detención termine cuanto antes. Brasil no merece tener esa mancha, no lo merece el pueblo brasileño", dijo.

La campaña de Alberto Fernández en el exterior, que empezó con una visita al ex presidente uruguayo José "Pepe" Mujica y siguió luego en Brasil con Lula, se extenderá al México de López Obrador y a la Bolivia de Evo Morales para apuntalar aun más su mensaje de izquierda latinoamericana. En el fondo, el candidato kirchnerista lleva un objetivo en esos viajes: buscará recomponer la alicaída UNASUR si logra llegar a la Casa Rosada a fin de establecer un nuevo esquema de bloque regional latinoamericano.

En este este sentido, los aliados de Lavagna creen que la relación de la Argentina con Brasil debe ir más allá de los vínculos personales y la presidencia de Bolsonario. "Debemos apuntar a una relación bilateral realmente estratégica", apuntó Gil al evaluar los pasos que daría Lavagna en este campo si llega a la Casa Rosada.

Irán, la AMIA y el terrorismo

La causa AMIA y sus conexiones con el cuestionado acuerdo que selló Cristina Kirchner con el régimen de Irán también se suman a la campaña.
El juez federal Claudio Bonadio citó a declarar al candidato presidencial del Frente de Todos por sus críticas al memorándum con Irán firmado por la Argentina en 2013. Es que Alberto Fernández había dicho en su momento que "Cristina intentó la impunidad de Irán, por razones que, según dice el fiscal Nisman, que era más comercial que con otra cosa" y agregó que "no tengo ninguna duda que ese acuerdo tenía un solo propósito que era torcer el rumbo de la investigación y favorecer la impunidad de los acusados".

Macri se agarrará de esa frase para volver a cuestionar a su mayor contrincante en las urnas. No solo ello. Redoblará la apuesta y según pudo saber Infobae, el 18 de julio que se cumplirán 25 años del atentado a la AMIA el Gobierno tiene previsto emitir un decreto para crear un Registro de Personas y Organizaciones sospechosas de terrorismo en Argentina donde incluirán al grupo Hezbollah. Esta agrupación armada de Líbano junto con Irán está acusada de perpetrar el ataque que en 1994 le costó la vida a 85 personas. Esta jugada también responde a las exigencias de Estados Unidos y de Israel que ya ampliaron la lista de los grupos terroristas por investigar que ofrece la ONU y que por ahora suscribe la Argentina.

De hecho, para el 25° aniversario del atentado llegará a Buenos Aires el secretario de Estado norteamericano Mike Pompeo con un fuerte reclamo en esa misma línea de la administración Trump y agitará la campaña en medio de una cumbre de cancilleres nucleados para un debate mundial sobre terrorismo donde se espera un duro documento en contra de Irán, el Hezbollah y el ISIS.

Desde el kirchnerismo, un destacado asesor de Alberto Fernández dijo que "incluir a Hezbollah como organización terrorista en la jurisprudencia argentina será conjurar un pleito para un tercer atentado en el país".
Desde los sectores que asesoran a Lavagna en temas de política exterior muestran más cautela ante este espinoso tema. "Hay que ser muy cuidadosos con los ejes que fija la ONU", destacó Gil en este sentido.

El acuerdo con el FMI

La reciente salida de Christine Lagarde del FMI y la visita de la misión de revisión del acuerdo con la Argentina también llevó agua para los molinos de la campaña electoral.

Desde la Casa Rosada tanto Nicolás Dujovne como Marcos Peña deslizaron que la salida de Lagarde del FMI no afectará en nada el acuerdo con la Argentina porque ese entendimiento está sujeto a los países miembros del Fondo. Es decir: el apoyo incondicional y supremo de los Estados Unidos de Donald Trump desde el border del FMI. Para que no queden dudas de esto, el FMI extendió una línea de 5.000 millones de dólares más del préstamo inicial de USD 55.000 millones que ya había dado.

Tras su encuentro con el director ejecutivo del FMI Alejandro Werner, Lavagna destacó que "el Fondo sabe perfectamente que Argentina no tiene capacidad de pago; en consecuencia, sabe que va a haber una renegociación".

De esta manera, el ex ministro de Economía de Kirchner dejó en claro que su llega al poder redefinirá un plan de pagos con el FMI.

En tanto, el compañero de fórmula de Cristina Kirchner advirtió que "la Argentina no dispone de los dólares suficientes como para cubrir la deuda con el Fondo Monetario Internacional en los parámetros establecidos por el organismo internacional". Así, Alberto Fernández fue tajante y planteó que "es imposible pensar en pagarle al Fondo si la Argentina no recupera la capacidad productiva y no empieza a generar dólares".

Las islas Malvinas

En la Asamblea de la ONU de septiembre próximo el Gobierno volverá a hacer un reclamo por la soberanía argentina en Malvinas. No viajará Macri porque estará en medio de la campaña pero enviará a la vicepresidenta Gabriela Michetti. También instará al secretario general de Naciones Unidas Antonio Guterres a exigir a Gran Bretaña que se siente a negociar con la Argentina sobfre la causa Malvinas.

Dos meses más tarde, ya en plena carrera para un eventual balotaje, la empresa LATAM lanzará el 9 de noviembre un nuevo vuelo hacia las Malvinas que saldrá de Córdoba hacia Mount Pleasant. Este tema ya generó malestar entre los candidatos presidenciales opositores al gobierno que ven en esa jugada una concesión más hacia los isleños a cambio de nada.

Desde el kirchnerismo acusan al gobierno de Macri de "relegar soberanía" y "ceder" terreno en la puja con los isleños en la causa Malvinas. El asesor de Lavagna en temas internacionales Rodolfo Gil destacó en este sentido que "en la causa Malvinas todo parece indicar que la Argentina ha cedido mucho y Gran Bretaña nada".

Con China hay coincidencias -aunque con algunos matices- de Macri, Lavagna y Alberto Fernández que debe mantenerse una relación de alianza estratégica integral. Todos los candidatos piensan en Beijing en términos pragmáticos: se trata del único país que hoy financia con fondos directos la obra pública, los swaps y una parte de la economía argentina.

En líneas generales la política exterior, que en la mayoría de las campañas presidenciales está ausente, ahora se hará muy palpable y ya empezó a dejar una huella firme en los debates de candidatos. La diplomacia electoral será uno de los grandes actores de los debates proselitistas.
INFOBAE


0
0
0
s2smodern
powered by social2s
DRA TERESITA ORREGO DIABETOLOGA

Gobierno de corrientes

Alternative flash content

Requirements

incone

lamarta

SE INAUGURÓ EN CENTRO ONCOLÓGICO DE CURUZÚ CUATIÁ

institucional

Alternative flash content

Requirements

LA MARTA pagina web