El resultado de las primarias y su impacto en la economía. Los tres escenarios posibles y una nueva consigna de campaña.

Eduardo Paladini

La consigna fue repetida, en cuestión de minutos, por dos candidatos oficialistas. Estaban en un festejo en un lujoso hotel de Puerto Madero y se cruzaron con Clarín Un intendente del GBA que va por su reelección y un ex ministro porteño que se postula para la Legislatura. Usaron idénticas palabras para describir su principal preocupación electoral: "Ahora necesitamos que mucha gente vaya a votar". El "ahora" se refería a las PASO del 11 de agosto. El mismo objetivo fue ratificado por una alta fuente del Gobierno nacional y otra del Gobierno bonaerense.

La apuesta, si bien incluye a candidatos de distintos distritos, resultará clave para el futuro de Mauricio Macri. ¿Por qué, si el presidente no tiene rival interno y superará el 1,5% necesario para competir en la elección general del 27 de octubre? La razón es política/económica.

"El mercado cree que si el kirchnerismo gana por 8 o más puntos las PASO, será muy difícil de revertir, y eso puede provocar inestabilidad en el dólar", simplifica un funcionario que habla a diario con el Presidente sobre la campaña.

Una dosis de esto sufrió el Gobierno, a mediados de abril, cuando trascendió una encuesta de Isonomía que mostraba 9 puntos de diferencia a favor de Cristina en un balotaje. Aún no había parido el engendro con Alberto Fernández. Por ese dato prematuro de una de las consultoras preferidas de la Rosada, se supone, cayeron bonos, acciones y se disparó el riesgo país.

Aquel sondeo coincidió con el peor momento de Macri en las encuestas de opinión pública. Unos días antes se había confirmado una inflación de 4,7% para marzo y el anuncio del programa de precios esenciales no convencía a nadie (o a pocos).

"Lo peor, igual, vino una semana después. Si no arreglábamos con el FMI la posibilidad de intervenir, el dólar se iba a 51 pesos. Por suerte, ni los mercados ni la gente percibieron eso. Pero fueron días tremendos", recuerda un funcionario en su despacho de la Rosada, claramente más aliviado y optimista "porque los índices de la economía, no sólo dólar sino también inflación, están dando mejor de lo que esperábamos para esta fecha".

Ese alivio es el que el Gobierno no quiere perder. Lo blanqueó este jueves el jefe de Gabinete, Marcos Peña, en la conferencia de prensa que dio tras la reunión de Gabinete ampliado: "Cuanto más rápido despejemos el riesgo político más rápida va a ser la recuperación de la economía".

El escenario más conflictivo para la Casa Rosada es el de los 8 puntos o más. Las otras dos variantes que se manejan son: una distancia a favor de los K de 4 o 5 puntos, un intermedio que se podría revertir en el comicio general o en el balotaje; o un empate, que sería tomado por el Gobierno como un triunfo. El "despeje" del que habla Peña.

En 2015, en las PASO, el Frente para la Victoria sacó 38,67% contra 30,12% de Cambiemos. De Macri, puros, fueron apenas 24,50% (el resto lo sumaron Ernesto Sanz y Elisa Carrió). Hoy, aun tomando el total de la alianza oficialista, sería un panorama de derrota para el Gobierno. Por eso quieren adelantar el clima de campaña y que la gente ya vote en la primaria como si se tratara de la elección general. Polarización anticipada.

Más comparaciones: en las PASO de 2015 votó el 72,37% del padrón, poco más de 23 millones de personas. Para la general, fueron 26 millones, el 81,07%. Ese cambio explicó la mejora de Macri, que redujo la ventaja de Scioli a menos de tres puntos. Ahora el macrismo quiere que octubre se adelante a agosto.

"El kirchnerista es un votante más duro, más militante. Y seguro va a las primarias. El nuestro es más débil, también muchos son mayores de 60 o 65. Por eso vamos a hacer campaña para que más gente vaya a votar", confirman desde Nación. La preocupación también alcanza a la Provincia, donde María Eugenia Vidal se juega a todo o nada en octubre, sin chances de balotaje.

La mayoría de las encuestas habla hoy de una distancia de entre 4 y 7 puntos a favor del kirchnerismo en la puja presidencial. En Jefatura de Gabinete, sin embargo, trazan un panorama optimista: "Alberto y Cristina no se van a mover de dónde están, su voto histórico, entre 38 y 40 puntos. Y Macri ya recuperó un 40% de imagen positiva, que en algún momento se traducirá en votos. Hoy estamos abajo, pero con tendencia en alza. Tenemos para mejorar en los distritos donde mejor nos fue: las dos Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Mendoza". Un crecimiento que dependerá, en buena parte, de la voluntad de los votantes el 11 de agosto.
CLARIN


0
0
0
s2smodern
powered by social2s
ROBERTO CAFERATTA UATRE GOYA

Gobierno de corrientes

Alternative flash content

Requirements

incone

lamarta

MARCELO GONZALEZ VILAS: LIBRO EL CHICO DE LAS ATOMIK JOGGER

institucional

Alternative flash content

Requirements

LA MARTA pagina web