NUEVA YORK.- En un mundo en el que el avance del calentamiento global atemoriza y amenaza, los luchadores del medio ambiente son un faro que ilumina un futuro sustentable.

Arqlite, una compañía recicladora argentina que desarrolla soluciones a gran escala para el film plástico, fue ganadora de un cuarto de millón de dólares para extender su misión a la ciudad de Nueva York .

La start-up participó del concurso Curb-to-Market Challange, impulsado por el emprendedor Chris Graff, y resultó ser la ganadora del premio mayor junto a Antrophocene. Design, una consultora que diseña productos, servicios y sistemas para economía circular.

Sebastián Sajoux, creador y CEO de Arqlite, de 42 años, habló con LA NACION y celebró el triunfo que significa este reconocimiento. "Es una validación después de mucho esfuerzo. Entendemos que el problema de los plásticos es una problemática global y cualquier ciudad del mundo podría aprovechar nuestra solución; esto es un impulso muy fuerte", dijo.
Ads by scrollerads.com

La consagración de Arqlite en la competencia se dio gracias a su trabajo dentro del universo del reciclaje . La compañía tiene una planta en la que se recicla unas 100 toneladas mensuales de -en su mayoría- plásticos flexibles laminados generados por las principales compañías productoras de packaging, un tipo de plástico que las plantas comunes no pueden reciclar.

El 100% de ese producto reciclado se utiliza para la generación de leca (piedra): tres veces más liviana que la de origen mineral que se utiliza hoy de forma mayoritaria en la construcción, y diez veces mejor que un aislante. Además, tiene un precio competitivo en comparación con el resto del mercado.

Si bien el reciclado de plásticos como botellas o elementos de mayor escala pueden resultar una cuestión que ha ganado cierta cotidianidad con los puntos verdes de la Ciudad, Arqlite desarrolló una solución innovadora para residuos plásticos no reciclables para convertirlos en productos de uso masivo.

Con este triunfo, Arqlite no solo fue consagrada con la inversión monetaria de US$250.000, sino que también recibirá a Graff como nuevo asesor de la compañía y contará con acceso a una nueva red de asesores e inversores.

Según explicó Sajoux a este medio, se espera que la compañía argentina desembarque en tierra estadounidense en los próximos meses con una planta que será siete veces más grande que la argentina, con un reciclaje promedio de 1500 toneladas mensuales.

El jurado, compuesto por Chris Graff; Bridget Anderson, comisionada de reciclaje y sustentabilidad en el Departamento de Saneamiento de la ciudad de Nueva York; Steve Brenneman, fundador de Aluminium Trailer Company; Tim Morrison, exdirector ejecutivo y presidente de AERT; y Gina Lee, fundadora de Circular CoLab y Upcyclers Network, fue el que eligió a Arqlite y Antrophocene.Design como ganadores en una ronda de seis finalistas.
Origen y futuro

Después de trabajar años como consultor ambiental para multinacionales, Sebastián Sajoux se preguntó qué podía hacer por el medio ambiente, particularmente, qué hacer con todo ese plástico que no era posible reciclar. Investigó y convocó a dos socios, Gastón Viau y Javier Goyret, para fundar su compañía. Seis años han pasado desde que su idea se convirtió en realidad y desde que finalmente pudo hacer Arqlite rentable.

En un año de muchos desafíos económicos, la start-up consiguió este último mes de junio que los números la acompañen, a pesar de ciertas limitaciones. Según contó Sajoux, hace más de un año que esperan la concreción de un acuerdo con Ceamse que le permitiría tener un espacio dentro del predio para operar como recicladores de los plásticos que hoy no pueden ser reciclados.

"Tenemos un acuerdo armado hace casi un año que no logramos que se presente en comisión y se firme; está quedado. No hemos podido avanzar y nos hemos dedicado sólo a los privados, porque no hemos logrado que el Ceamse se mueva. Esa es una de las razones por las cuales vamos a apostar afuera", detalló el CEO de la compañía, y añadió que también quedó pendiente cerrar algún convenio con la ciudad de Buenos Aires para reciclar los residuos, pero tampoco pudo ser logrado, al menos hasta ahora.

En Estados Unidos , los tiempos de negociación parecerían ser más amables para la compañía que, según Sajoux, se expandirá no solo al reciclaje de compañías productoras de packaging, sino para lo que son residuos post consumo, es decir, generados en los hogares. "Trabajaríamos con los Material Recycling Facilities que separan los residuos hoy en Estados Unidos y que, al final, después de haber separados todo los reciclables de valor como metales, plásticos, vidrio, se encuentran con lo que es llamado rechazo o, simplemente, el plástico que tienen que enterrar. Ahí entramos nosotros para darle una vida más a esos plásticos que llegaron al final del proceso y nadie los quiso", explicó.

Con la vista puesta en el futuro de la empresa sustentable, Sajoux aspira a que en los próximos cinco años tengan seis plantas en lugares estratégicos del continente americano para ofrecer un servicio regionalizado. Además, el plan también es crear un sistema de licencias para que todas las ciudades puedan manejar su tecnología y hacer uso de un sistema puro de economía circular donde transformar residuos en productos.
Por: Domitila Dellacha
LA NACION


0
0
0
s2smodern
powered by social2s
Pichetto: |dq|Galperin tendría que hablar con Grabois más que con Alberto Fernández|dq|

Gobierno de corrientes

Alternative flash content

Requirements

incone

lamarta

Carlos Pagni: El doble dilema de Macri - Editorial - Odisea Argentina

institucional

Alternative flash content

Requirements

LA MARTA pagina web