A modo de mantra conurbánico, desde que se fue del poder, el kirchnerismo viene entonando su deseo de regresar. Aunque no es precisamente budista su puesta en escena, la repetición infinita del "vamos a volver" busca instalar esa intención como una realidad inevitable.


Sergio Suppo
Con los hits "Macri basura, vos sos la dictadura" y el más directo "Macri, hijo de puta, la puta que te parió", el "vamos a volver" completa una trilogía en todas las movilizaciones.

Como un actividad extracurricular, la militancia viene practicando desde hace años la emboscada y el escrache, en más de un caso decorada con cascotazos, insultos y escupitajos a Macri, María Eugenia Vidal y otros funcionarios del oficialismo. En las redes sociales, la hinchada de Cristina celebra la militancia del escrache.
Ads by scrollerads.com

Hay, sin embargo, un pequeño detalle que comenzó a incomodar a los recaudadores de votos del kirchnerismo. Y es que la exhibición de ese deseo y la manera violenta de exponerlo barren con el plan de maquillaje y ocultamiento de esos modos detrás de las buenas maneras del candidato presidencial. Una cosa es querer volver y otra, anticipar que el regreso no incluye ningún aprendizaje.
Por: Sergio Suppo
LA NACION


0
0
0
s2smodern
powered by social2s
Pichetto: |dq|Galperin tendría que hablar con Grabois más que con Alberto Fernández|dq|

Gobierno de corrientes

Alternative flash content

Requirements

incone

lamarta

Carlos Pagni: El doble dilema de Macri - Editorial - Odisea Argentina

institucional

Alternative flash content

Requirements

LA MARTA pagina web