El actor leyó el fragmento del libro “Los Vendepatrias” del fundador del PJ. Los detalles del acto y las críticas desde Cambiemos.


El acto ya de por sí llamaba la atención. En una época en que no abundan los apoyos públicos al chavismo, un intendente ultrakirchnerista no sólo explicitaba su respaldo a Nicolás Maduro, sino que rebautizaba una plaza con el nombre "República Bolivariana de Venezuela". Y para eso llevaba al kirchnerismo a respaldar a un presidente acusado de graves violaciones a los derechos humanos.

Pero lo que más llamó la atención del acto que organizó el intendente de Avellaneda Jorge Ferraresi, fue, por un lado, los insultos contra el presidente Mauricio Macri, y una extraña intervención "artístico-política" de Gerardo Romano, actor confeso peronista e intrépido militante cristinista.

La sorpresa fue que, luego de inaugurada la plaza, ya entrada la noche, Romano se aprestó a cumplir uno de los rituales que viene repitiendo en sus apariciones públicas: imitar a Juan Domingo Perón. En el evento que se realizó en el anochecer del martes, el actor leyó un fragmento que es mencionado por los sectores más duros del kirchnerismo como supuestamente "anticipatorio" del gobierno de Mauricio Macri.

Lo cierto es que el fragmento de "Los Vendepatrias" (1957) —que de esto se trata— es utilizado como herramienta de crítica política desde hace décadas. Romano, con voz impostada y gesticulaciones presuntamente evocativas de Perón, pronunció:

"Sólo en dos años lo han desorganizado todo, han desquiciado -las finanzas estatales, derrochado las reservas financieras y comprometido gravemente el crédito del país en el exterior después de derrumbar el valor de la moneda, arruinar la economía privada y paralizar los planes, produciendo perjuicios incalculables, para terminar tiranizando al Pueblo al punto de hacer desaparecer todo vestigio de su felicidad pasada y entronizar la injusticia social y el sometimiento a los poderes foráneos de la antipatria. ¿Cómo pagarán estos hombres semejante crimen? Eso lo dirá el pueblo a su hora".

El acto​
La lectura, que terminó con vivas a Perón e insultos a Mauricio Macri, fueron parte de las "manifestaciones culturales" que tuvo el acto que se realizó el martes pasado en la plaza en la localidad de Sarandí, donde se "rebautizó" el predio con el nombre "República Bolivariana de Venezuela". Del acto, además de funcionarios y dirigentes, participó un delegado de Nicolás Maduro.

Se trató de Juan Valero, presentado como jefe de la misión diplomática venezolana en Buenos Aires, que fue el encargado de negocios de la embajada y luego quedó a cargo de la embajada. En términos prácticos, se lo referencia como el "embajador".

En la inauguración hubo espectáculos musicales y se pidió por "la paz en Venezuela". Forma parte de una posición que exploran sectores cercanos a Cristina Kirchner que consiste en pedir diálogo y rechazar la intervención extranjera. Fue una forma de marcar diferencias con el gobierno de Mauricio Macri que cuestiona, con dureza, a Maduro.

El acto en Avellaneda ocurrió unos días después de que dirigentes políticos y de organizaciones sociales se reunieran en la CTA para pedir una audiencia con Mauricio Macri para plantear que Argentina debería colaborar con el proceso de diálogo y no tomar postura contra el gobierno de Maduro.

Ferraresi encabezó la actividad y luego posó con Valero, su directora de Cultura, la actriz Victoria Onetto y el legislador del Parlasur Oscar Laborde. Estuvo, además, Magdalena Sierra, legislador y esposa del jefe comunal de Avellaneda que es, además, vicepresidente del Instituto Patria. La inauguración estuvo precedida por una polémica por el tono de la convocatoria. "En Avellaneda defendemos la democracia venezolana", decía el cartel con que se anunció la actividad.

Se presentaron cantantes como la venezolana Cecilia Todd, La Charo, Lidia Borda y Luciana Jury; murgas como La Redoblona y Esa te la Debo y artistas locales como Patricia Malanca, Pablo Ramos, la escuela de Circo y el Ballet municipal. También estuvieron los artistas Teresa Parodi, Juan Palomino, Rita Cortese, el sociólogo Atilio Borón y el periodista Daniel Tognetti.

Fuerte repudio de la política y la cultura
El acto generó una fuerte reacción política, principalmente de sectores cercanos al gobierno de Mauricio Macri. En ese sentido, la senadora nacional y candidata a intendente de Avellaneda por Cambiemos, Gladys González, remarcó que "indigna que Ferraresi utilice el espacio público y los recursos de todos los vecinos de Avellaneda, para armar un acto en apoyo a un dictador como Nicolás Maduro".

Según un comunicado, la legisladora nacional lo consideró "un pésimo gesto, antidemocrático e intimidatorio, que pone como ejemplo de dirigencia a quienes oprimen a un pueblo como el venezolano, atacan las libertades individuales y han generado una crisis humanitaria sin precedentes".

A partir del acto, Ferraresi recibió el repudio de casi un centenar de senadores y diputados nacionales y provinciales, además de personalidades de la cultura y el pensamiento, como Daniel Sabsay, Santiago Kovadloff, Fanny Mandelbaum, Federico Andahazi, Marcelo Birmajer y David Stalman, vicepresidente 1º de la Comisión Directiva de la DAIA, entre otros.
CLARIN


0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Gobierno de corrientes

loteria suspension

Alternative flash content

Requirements

incone

publicidad vianda

Alternative flash content

Requirements