Escucha en vivo

La estrategia de la Casa Rosada cambió. Buscan contrastar con Cristina la pelea contra la inseguridad.

IGNACIO ORTELLI

No son pocos los funcionarios que creen que el desenlace del caso en torno a la muerte de Santiago Maldonado marcó un punto de inflexión en la situación de Patricia Bullrich dentro del Gabinete. Y no por Mauricio Macri, quien ya se deshacía en elogios hacia su ministra de Seguridad por la cruzada contra el narcotráfico.

En efecto, el vínculo entre ambos mejoró mucho desde ahí. Tanto que la ministra no reniega de la ayuda en materia de comunicación que le ofrece el peñismo y, desde hace un tiempo, decidió recurrir a los consejos de Jaime Durán Barba.

El asesor ecuatoriano, además de enviarle informes periódicos, la visita en su despacho cada vez que viene a la Argentina. “Y Pato le hace caso”, cuentan quienes siguen de cerca esa relación.

La referencia viene a cuenta de que la estrategia del Gobierno cambió. Así como previo a las Legislativas de 2017, Durán Barba veía con escepticismo llegar a la gente a través de una agenda contra la inseguridad, porque -explicaba- la resolución a ese problema era vista como una utopía por la ciudadanía, el escenario ahora es diferente.

Con la economía aún por el piso y la obra pública en baja en relación a otros años, en el Gobierno vislumbran que la agenda de la “mano justa” es la carta ideal para contrastar con Cristina, quien asoma como la única figura política opositora en el imaginario de la gente, según los focus group que presentó este lunes Santiago Nieto, socio de Durán Barba, a ocho funcionarios con los que almorzó en Casa Rosada.

El énfasis de Macri para relacionar a los hechos de violencia ocurridos en el Superclásico con la connivencia con las barras que hubo durante la gestión kirchnerista no fue casual. Tampoco el sentido de la oportunidad del Gobierno para reglamentar el protocolo de uso de armas de fuego por parte de las fuerzas de seguridad, justo el primer día hábil posterior al G20, luego de que los principales líderes mundiales destacaron la organización con el que se desarrolló la cumbre.

Es que en Balcarce 50 están convencidos que ese orden que se vivió el último fin de semana, en una ciudad que suele ser un caos por la cantidad de piquetes, seduce por reflejo a un sector importante de la sociedad. Y sirve como plataforma para agitar la necesidad de “ratificar el cambio cultural”. “Cada vez tiene más fuerza el hartazgo al vale todo en la calle”, consideran. "Y el G20 demostró que cuando el Estado quiere, puede. Y que la gente acompaña", agregan.

Ya no se trata de una utopía, es el razonamiento que hacen los cerebros macristas. Y apuntan que el nicho para captar votos no es menor: una de las conclusiones que dejó el último estudio sobre seguridad que le acercaron a Peña marca que el impacto ante la inseguridad es mucho mayor a medida que el nivel socioeconómico del entrevistado es más bajo. Y que el 65% de los que han recortado “bienes imprescindibles” bajo esta gestión dicen verse afectados “mucho” por la inseguridad, frente a un 43% de aquellos que dicen todavía poder ahorrar. Datos clave de cara a la contienda electoral que se dará en los sectores más marginados de la provincia de Buenos Aires.

Con todo, el macrismo comienza a quitarse el prurito de asomar como defensor de la mano dura, esa encerrona dialéctica que supo utilizar el kirchnerismo cuando lo eligió como adversario. “Así como el Gobierno anterior dictó reglamentos que dejaban indefensos a los ciudadanos, nosotros dictamos reglamentos que apoyan la seguridad”, expuso Bullrich, con tono de campaña, al defender el nuevo protocolo de actuación policial y salir al cruce de Estela de Carlotto. Una jugada a la medida de Durán Barba.
CLARIN

Sábado, Diciembre 15, 2018
Profesores Osuna y Vivaldo ENET Nº 1

Gobierno de corrientes

LOTERIA SORTEOS

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements

incone

COMPLEJO TURISTICO LA MARTA
Campeon y Sub Campeon de Rally

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements