Escucha en vivo

Hernán González es un visitador médico que fue estafado. Una persona tiene un documento similar al de él y contrajo deudas millonarias. Ni la Justicia ni el Estado le dieron una solución.


31 de octubre de 2018

"Estoy amargado. No puedo dormir. Estoy todo el tiempo preocupado por lo que pueda pasar. Todas las semanas entro a la página del Banco Central para ver si hay una deuda nueva". Hernán González está desahuciado. Es jefe de visitadores médicos en un laboratorio importante y trabaja todos los días sin saber si le van a embargar el sueldo o si lo van a detener cuando salga del país. Le duplicaron la identidad. Le generaron deudas millonarias a su nombre con un DNI duplicado. Para el Estado y para una larga hilera de instituciones privadas su deuda asciende a 7 millones de pesos. Vive una pesadilla desde hace un año.

En noviembre de 2017 recibió un llamado a su teléfono celular que cambió su vida. Una voz le reclamó una deuda de 300.000 mil pesos con la cadena Walmart. Le hablaban de una empresa de gestión de cobranzas. En ese momento Hernán entendió que había una persona que estaba usurpando su identidad. Tardó pocos días en consultar con el Banco Central su situación crediticia. El resultado fue sorprendente. Debía más de cinco millones de pesos. Era el responsable de una deuda gigante que no había contraído y que se fue agrandando con el paso de los meses.

A fin del año pasado se enteró de que, seis meses antes, un desconocido con un documento que tenía su foto abrió cuentas en diferentes bancos. Sacó préstamos en los bancos Galicia y Francés, en Tarjeta Naranja y Tarjeta Shopping. Además, emitió cheques a su nombre que fueron rechazados en diferentes entidades. Una persona sin el rostro de Hernán se apropió de su vida durante meses. Hasta el día de hoy ni él ni la Justicia pueden descubrir quién es.

Hernán llamó a un abogado, presentó una denuncia en la Fiscalía N° 21 de la Ciudad de Buenos Aires y recorrió todas las entidades que le habían reclamado la deuda para dejarles un descargo. No recibió respuestas. No consiguió una solución. Como las deudas se habían generado tanto en la Ciudad como en la provincia de Buenos Aires, la causa pasó a la Justicia federal. El expediente está en poder del juez Sergio Torres, a cargo del Juzgado N° 12, y la investigación la lleva adelante el fiscal Gerardo Pollicita.

"¿Cómo alguien puede tener mi documento? ¿Cómo no hay un cruzamiento de datos con el que se pueda descubrir qué fue lo que pasó?". Hernán se hace esas dos preguntas casi todos los días. La deuda millonaria con la que se encontró hace un año le atravesó la vida y modificó sus preocupaciones. Por la poca información que pudo juntar en la primera fiscalía a la que acudió, la única hipótesis que tiene sentido tiene al Registro Nacional de la Personas como eje central del problema.

Según reconstruyó, el Registro emitió dos ejemplares de su documento el día que se lo fue hacer. El ejemplar A se lo quedó él y tiene la foto que se sacó para el DNI. El ejemplar B es igual pero tiene una foto que Hernán se tomó cuando se hizo, en el mismo momento, el pasaporte. Es decir, hubo una manipulación de las fotos que se sacó para los documentos. Ese DNI, por razones que desconoce, quedó en poder de otra persona.

Logró darse cuenta de esas diferencias cuando acudió al Banco Galicia y le mostraron una fotocopia de su documento. "Ese no es mi DNI. No es mi firma", le dijo a la gerenta de la sucursal. Cada paso que dio le sirvió para darse cuenta de que había un documento similar al suyo que había sido utilizado para generar gastos, pedir créditos y realizar compras. Actualmente, en el Galicia tiene una deuda de 2.645.681 pesos por cheques rechazados.

¿Pero cómo hizo una persona para sacar un crédito con un documento que no tiene su cara? La respuesta que recibió en los bancos expone la debilidad del sistema y de los controles de identidad. "Muchas veces pasa que te aborda un chico o una chica en la calle o en el puesto de un shopping y te ofrecen un paquete bancario. No hay demasiados controles ahí y puede ser que esa sea una de las causas del problema", le comentó la gerenta de una sucursal del Banco Galicia. La decepción lo invadió.

En los últimos meses el Banco Central ordenó el cierre de las cuentas corrientes que tenía en los bancos ICBC, Itaú y Credicoop, las entidades donde cobra su sueldo y en donde paga todos los meses un crédito hipotecario. Teme que el paso siguiente sea el embargo de su sueldo o una causa penal por estafas, que pueda terminar con su detención.

El dato más certero que obtuvo después de recorrer todos los bancos y entidades en las que se generaron las deudas es una dirección. El departamento que está ubicado en avenida Santa Fe 2365, Piso 3, Departamento H, en el barrio de Recoleta, es la dirección registrada en cada lugar donde se generaron deudas a su nombre y en las cuentas que se abrieron en los bancos.

Según los datos que pudo recabar, en esa dirección opera una compañía financiera. El mismo lugar también está relacionado con una mujer que afrontó una causa por falsificación de monedas. Son los pocos indicios que tiene y que logró recolectar después de un año de reclamos, recorridas y averiguaciones.

La deuda millonaria lo llevó a aparecer en la empresa Aerolíneas Argentinas como un pasajero disruptivo. "Es un pasajero que cometió una estafa", le explicó Hernán a Infobae sobre el argumento que había recibido en la aerolínea estatal. También está en la peor categoría de deudores del Banco Central y en el sistema de AFIP aparece como "un contribuyente con riesgo de incumplimiento", según definió. Su situación crediticia es grave pero no fue generada por él.
INFOBAE

Miércoles, Noviembre 21, 2018
Lic Vanesa Morales Direccion de Adicciones

Gobierno de corrientes

LOTERIA SORTEOS

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements

COMPLEJO TURISTICO LA MARTA
Campeon Panamericano Kickboxing

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements