Luis Lacalle Pou sobre su cruce con Alberto Fernández: “Los chisporroteos que pueden haber no deben de ser obstáculo para construir”

CUMBRE.JPEG

El presidente uruguayo habló tras el choque en la cumbre del Mercosur. Su silencio prudente ante una pregunta incómoda.

Tras el tenso cruce con Alberto Fernández durante la cumbre del Mercosur, Luis Lacalle Pou afirmó en la noche de este lunes que "los chisporroteos que pueden haber no deben de ser obstáculo" para la construcción del Mercosur.

Así lo afirmó el presidente de Uruguay durante una entrevista con Desde el Llano (por Todo Noticias), que tanto invitado como su anfitrión Joaquín Morales Solá se encargaron de aclarar que estaba pautada desde antes de la polémica en la cumbre virtual de mandatarios.

"Con Alberto Fernández compartimos un asado, tengo una muy buena relación personal. Los chisporroteos que pueden haber no deben de ser obstáculo, yo por lo menos no lo voy a alegar como un obstáculo", precisó Pou.

El presidente argentino había criticado a su par uruguayo al advertir que el planteo que realizó durante la cumbre del Mercosur fue "inusualmente agresivo" y "fuera de lugar".

Lacalle Pou había planteado darle más apertura comercial al bloque. Tras las diferencias el uruguayo intentó un camino de diplomacia componedora. "Nosotros tenemos la vocación de integración regional. Tenemos vocación de que el Mercosur sea un trampolín y no un corset o un lastre", dijo, casi parafraseando a Fernández.

Este lunes, el uruguayo se mostró más sereno y señaló: "Confío en el Mercosur y está llamado a ser quien suministre alimentos al mundo; confío en absorber tecnología, en ser un imán para desarrollarse [...] Diez años más así nos pasa el mundo por arriba", dijo, en tal vez el único momento de la entrevista en la que salió de su registro componedor.

Y luego avanzó sobre su visión estratégica para la región: "Lo que hizo el Uruguay el otro día, a través del Gobierno, fue simplemente plantear algo que hace mucho tiempo que se insiste viendo al Mercosur desde la virtuosidad, de sus posibilidades en este mundo tan dinámico y moderno y no viendo un Mercosur encerrado, que se protege".

El desafío, para el presidente uruguayo "es abrirse al mundo, salir a venderle al mundo nuestros productos y que nuestros recursos humanos se luzcan; por eso fue lo que hicimos el viernes y vamos a insistir formalmente".

No obstante, hubo una pregunta que eligió no responder. Fue sobre si había sido la Argentina el país que pidió sacar la palabra "flexibilidad" del documento fallido de la cumbre. Hizo un largo y sugestivo silencio que pareció confirmar sin decir.

Por un instante, pudo haber dicho más pero se contuvo: "Yo cuido las relaciones institucionales", se excusó.

Momentos antes había relatado: "Algunos días antes (de la reunión de presidentes) fuimos armando una declaración que aspirábamos que fuera acompañada por los distintos países del Mercosur. Todos los países -ya no solo en reuniones informales, sino del contacto de nuestra cancillería- sabían que íbamos rumbo a hacer una declaración donde se hablara específicamente de la flexibilidad y que íbamos a hacer hincapié en eso".

"Esta previa es para dejar abierta todas las puertas para que los países socios del Mercosur vean en la flexibilización algo virtuoso y no algo que nos empantane y nos termine cerrando más", insistió.

Lacalle Pou, en ese sentido, recordó que "no hubo declaración final de la reunión de presidentes, entre otras cosas, porque el punto 12 que traía esa palabra 'flexibilidad o 'flexibilización no aceptó que así fuera". Fue tras esa oración -y tras la insistencia de su entrevistador- que Pou prefirió no responder si fue Argentina el país que vetó ese punto.

"De acá en más tenemos mucho para construir, yo hace muchos años que me dediqué a construir y no a destruir. Todos sabemos que es más fácil romper, llevarse por delante cosas, pero cuando uno tiene una asociación como el Mercosur, una asociación que entre otras cosas actúa por consenso, esa unidad y construcción tiene que extremarse en cada uno de nosotros", dijo con la intención de dar vuelta la página.

"Nunca me peleé con nadie", aclaró sobre la sesión picante de zoom entre presidentes. "Es imposible que me reconcilie con el que no me peleé", relativizó.
La salida "bilateral" del laberinto Mercosur

 

Ante "potencias", como calificó a Argentina y Brasil, el presidente uruguay sostuvo que es "difícil discutir proteccionismo". Por ello la estrategia uruguaya es otra y le da un valor adicional: perdura aún con los cambios electorales. "Es una posición nacional. Con distintos tonos y formalidades, varios presidentes de tres partidos políticos han manifestado (su visión) a los socios del Mercosur". explicitó.

Para Lacalle Pou "urge" tomar decisiones sobre las reglas de juego en el mercado común. "No es caprichoso. Estamos convencidos de que el mundo está preparado para recibir a un Mercosur que se asocie. Y a recibir a distintos socios que maximicen el comercio con algunos países.

El presidente de Uruguay no ocultó su objetivo: China. Negociar con el gigante asiático con o sin el Mercosur, para superar las desigualdades que surgen ante otros competidores como Australia o Nueva Zelanda, que le ganan en competitividad por las trabas burocráticas.

"Se nos achicó el Mercosur como mercado", advirtió. Y fue todo un mensaje para los socios. ¿Hay forma de superar las diferencias? "Se empieza a solucionar el tema si flexibilizamos que cada país bilateralmente pueda hacer su camino, obviamente, no contradiciendo el espíritu originario del Mercosur".

 

Cerca de Venezuela, lejos de Nicolás Maduro

 

Con miles de migrantes "que huyeron de sus tierras hasta acá", Uruguay ha sido receptivo de la crisis venezolana.

"Yo no sé si provoca diferencias en América Latina", reflexionó el presidente uruguayo al ser consultado sobre Venezuela.

Pero enseguida se distanció de Nicolás Maduro: "Un régimen como el venezolano con el paso del tiempo lo único que hace es agravarse. En Venezuela se violan los Derechos Humanos desde hace tantos años...", denunció.

Lacalle Pou sostuvo que las circunstancias de la pandemia benefician el autoritarismo de Maduro, al quitarlo del foco de atención. "Lamentablemente el paso del tiempo solo beneficia al régimen. Cada país ahora tiene su agenda por la pandemia y el régimen venezolano sigue tan campante violando los derechos de sus habitantes"

DS
CLARIN

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Pinturería Todo Color

© 2017 - 2021 Todos los Derechos Reservados - Diseño: IN-CO-NE