Donald Trump habilitó la transición presidencial con Joe Biden pero seguirá impugnando los comicios

TRUMP.JPEG

Tras semanas de resistencia el presidente de Estados Unidos saliente dio instrucciones a su equipo para que hagan lo necesario respecto a los “protocolos iniciales” para el traspaso.

Paula Lugones

El caos que reinó en Washington después de las elecciones del 3 de noviembre parece estar comenzando a despejarse: después de varias semanas de intentar de revertir judicialmente el resultado en las urnas y de entorpecer el traspaso del poder, el presidente Donald Trump dio luz verde este lunes a que comience la transición hacia un nuevo gobierno timoneado por Joe Biden.

Aunque no reconoció su derrota y dijo que seguirá su pelea judicial contra un "fraude masivo", es lo más cerca que el presidente ha estado de admitir que perdió en las elecciones que todos los conteos dan a favor del demócrata.

Trump tuiteó en la noche del lunes que la Administración General de Servicios debería “hacer lo que sea necesario” luego de que la directora de la agencia, Emily Murphy, dijera que iniciaría el proceso que había demorado por varias semanas.

Trump pasó las últimas tres semanas afirmando sin presentar ninguna prueba que la victoria de Biden fue el resultado de un fraude masivo. La funcionaria que él había designado y que estaba a cargo de iniciar la transición – un proceso que dispara fondos destinados al efecto, el acceso a oficinas y documentación por parte de los funcionarios electos— no la activaba.

A pesar de no contar con ayuda de la Casa Blanca ni con información oficial en momentos muy difíciles --con una pandemia que ya lleva casi 260.000 muertos y una economía en dificultades-- Biden intentaba igualmente seguir adelante con la transición, nombrando a sus futuros funcionarios.

Mientras tanto, las presiones arreciaban sobre Murphy. Biden calificaba el retraso como una amenaza a la seguridad nacional y a la capacidad del gobierno entrante para enfrentar al coronavirus.

Varios legisladores republicanos se manifestaron estos últimos días contra esta demora, que no permitía un traspaso normal y pacífico del poder. Además, las demandas judiciales que Trump había iniciado se caían y las autoridades electorales en estados disputados certificaban los resultados a favor del demócrata y desestimaban la narrativa del fraude esgrimida desde la Casa Blanca.

Finalmente, Murphy tomó la decisión este lunes y envió una carta al equipo de Biden-Harris en la que autorizó a proveer fondos federales y dio luz verde a los asesores demócratas a coordinar la transición con los funcionarios de Trump.

En su carta, Murphy dijo que “nunca fue presionada directa o indirectamente por ningún funcionario del poder ejecutivo, incluidos aquellos que trabajan en la Casa Blanca o en la G.S.A”. Defendió su demora y dijo que no quería adelantarse al proceso constitucional de escrutinio de votos y elegir a un presidente.

“No creo que una agencia encargada de mejorar las compras federales y la administración de la propiedad deba ponerse por encima del proceso electoral constitucional”, escribió.

El presidente Trump, que ha pasado más de dos semanas alegando falsamente que ganó las elecciones y alentando teorías conspirativas sobre el voto fraudulento, dijo en Twitter que aceptó la decisión de Murphy aunque prometió continuar las peleas legales que desafían el resultado.

“Nuestro caso continúa con fuerza, vamos a mantener la lucha y creo que vamos a ganar!” escribió Trump. “Sin embargo, en el mejor interés de nuestro país, recomiendo que Emily y su equipo hagan lo que hay que hacer con respecto a los protocolos iniciales, y le he dicho a mi equipo que haga lo mismo”.

Murphy refutó la afirmación de Trump de que la mandó a tomar la decisión, diciendo en su carta que “tomé la decisión de manera independiente, sobre la base de la ley y los hechos disponibles”.

Muy cuidadosa de sus palabras, la funcionaria dijo que actuó debido a los “recientes avances que involucran desafíos legales y certificaciones de los resultados electorales”, en referencia a la certificación de votos por parte de varios estados que estaban disputados por Trump y una serie de reveses judiciales que sufrió el presidente en sus presentaciones de denuncia de fraude.

Horas antes, las autoridades electorales del estado de Michigan certificaron a Biden como ganador y sumaron así a favor del demócrata otros 16 votos electorales. También el Pennsylvania, la Corte Suprema estatal falló en contra de la campaña de Trump afirmando que se deben contar los votos de aproximadamente 8.000 personas que tenían problemas de firma o fecha.

La mayoría de los aliados de Trump habían estado a su lado mientras intentaba anular la victoria de Biden. Pero el lunes, algunos de los republicanos más importantes del Senado llamaron a Murphy a que activara la transición.

El senador Lamar Alexander de Tennessee, un influyente republicano que se retira este año, emitió su segunda llamada en los últimos tres días para una rápida transición.

“Como parece evidente que Joe Biden será el presidente electo, espero que el presidente Trump se enorgullezca de sus considerables logros, ponga al país en primer lugar y tenga una transición rápida y ordenada para ayudar a la nueva administración a tener éxito”, dijo Alexander, que es amigo cercano del senador Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana en el Senado. “Cuando estás en la vida pública, la gente recuerda lo último que haces.”

Más temprano en el día, los senadores Rob Portman de Ohio y Shelley Moore Capito de Virginia Occidental también se distanciaron de Trump y pidieron que Biden comenzara a recibir sesiones informativas sobre coronavirus y seguridad nacional.

También el presidente del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, Richard Neal, le había instado a Murphy a que certificara sin demora el resultado de las elecciones presidenciales.

“Trump no ha podido probar ningún camino legal hacia la victoria”, dice la carta. En cambio, agrega, el margen de victoria de los demócratas “solo ha crecido”, alcanzando la fórmula presidencial 306 votos del Colegio Electoral y casi 6 millones de votos más que Trump en el voto popular.
CLARIN

0
0
0
s2sdefault
powered by social2s

Pinturería Todo Color

© 2017 - 2021 Todos los Derechos Reservados - Diseño: IN-CO-NE