El diario norteamericano definió que, tras la “economía fallida y moribunda” de Mauricio Macri, se viene un “renacimiento” del peronismo.

Algunos analistas internacionales imaginan una derrota de Mauricio Macri en las elecciones del próximo domingo. Según el diario The Washington Post, las razones de esa eventual caída son una “economía fallida, más moribunda que la que heredó” el jefe de Juntos por el Cambio. Pero también se debe a la existencia de un “voto nostalgia”, que se basa en el anhelo de un regreso de los “días de peronismo" que suelen ser un “gran atractivo” para los electores.

“La economía argentina está colapsando. Aquí vienen los peronistas, otra vez”, reza el título del diario nortemearicano, firmado por el periodista Anthony Faiola.

Con un extenso análisis, el artículo recopila algunos relatos personales que detecta por qué se espera que el peronismo, en su versión “Frente de Todos”, volvería a gobernar el país tras las elecciones presidenciales del 27 de octubre.

“El peso está cayendo y, al parecer, también lo está el cielo. Las tasas de inflación y pobreza están aumentando. Las reservas nacionales se están reduciendo rápidamente. En resumen, Argentina -en un terrible déjá vu de crisis pasadas- se precipita una vez más hacia el abismo económico”, resalta el primer párrafo.

Faiola destaca que, a pesar de la volatilidad de las variables macroeconómicas, los peronistas "están listos para un regreso masivo”, a partir de la fórmula presidencial encabezada por Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

El artículo reconstruye el surgimiento del peronismo a mediados del siglo XX, con la figura del general Juan Domingo Perón. Antes, Argentina “era más rica que Japón y tenía más automóviles que Francia”. Pero de las “cenizas de la Gran Depresión” se inició un declive largo y lento, que estuvo marcado por “gobiernos militares destructivos y el populismo de Perón”.

Desde entonces, se indica, el Partido Justicialista “ha oscilado entre la derecha y la izquierda políticas” y hoy “abarca escuelas de pensamiento en todo el espectro ideológico”.

“Tan firme es el control peronista del país que incluso la elección sorpresa de (Mauricio) Macri de un compañero de fórmula, Miguel Ángel Pichetto, un senador antiinmigrante de 68 años, proviene del centroderechista justicialista", resalta The Washington Post.

Sin embargo, según el periódico norteamericano, el “renacimiento peronista” -así lo define- vendrá construido de la mano de una coalición compuesta por una “clase media desilusionada, jóvenes de izquierda" y sectores “empobrecidos cada vez más enojados” con el gobierno de Mauricio Macri.

“Y a medida que se acercan las elecciones del domingo, las líneas de batalla que se trazan son sobre el populismo, la desigualdad y la corrupción, la misma mezcla tóxica que ahora genera disturbios a lo largo de América del Sur", señala y alerta el artículo, en alusión a las violentas protestas en Chile y Ecuador.

En esta clave, The Washington Post expresa que si Macri pierde el domingo, también “probaría una teoría: que solo la máquina peronista áspera y respaldada por el sindicalismo puede realmente gobernar la Argentina rebelde”.

“Cuando tenemos un (gobierno) que excluye al peronismo, siempre volvemos al peronismo”, señaló el diputado nacional Felipe Solá a la prensa estadounidense. “Porque ese es [nuestro] modelo de supervivencia nacional", agregó el legislador.

Los ciudadanos también coincidirían en esa perspectiva. El artículo toma dos testimonios de ex votantes de Mauricio Macri que reniegan de Cristina Kirchner, pero que este domingo volverán a inclinarse por su boleta.

“Sé que Cristina roba. Pero al menos estábamos mejor con ella”, señala Sebastián Martínez, uno de los relatos. Martínez perdió su trabajo en una empresa de construcción durante la recesión, y ahora hace limpieza en algunos mataderos. A veces tiene que recurrir a la recolección de basura y cartón en las calles para generar un ingreso extra.

“¿Qué clase de vida es esta?”, Preguntó. “Esto es lo que Macri nos ha hecho”, se pregunta el obrero despedido, que recibió una vivienda social en 2009 de parte del gobierno de Cristina Kirchner.

El otro relato lo aporta Viviana de Matteis, una mujer de 55 años que gestiona un gimnasio en Buenos Aires. La propietaria tuvo una caída del 20% en el negocio durante el año pasado.

“No puedo soportarla, pero voy a votar por ellos de todos modos”, afirma De Matteis en la nota sobre la figura de Cristina Kirchner. “Ella es corrupta, pero estoy votando con mi billetera. Macri no puede hacer nada”.
INFOBAE

 


0
0
0
s2smodern
powered by social2s

Gobierno de corrientes

Alternative flash content

Requirements

loteria cuarentena

incone

publicidad vianda

Alternative flash content

Requirements