La primera dama asiste a la Iglesia Baptista Actitud, donde trabaja con niños y discapacitados. Bolsonaro, de fe católica, la acompañó en sus visitas al templo.


Seis días después de ser electo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro y su esposa, Michelle, visitaron el templo de la Iglesia Baptista Actitud (IBA). De rodillas, emocionados y frente a cientos de fieles, el matrimonio agradeció el triunfo electoral junto al pastor Josué Valandro Jr. La imagen fue un símbolo que ratificó el masivo apoyo del electorado evangélico al candidato del Partido Social Liberal (PSL). Localizada en el residencial barrio de Barra de Tijuca, en las afueras de Río de Janeiro, IBA es una comunidad integrada por 10 mil personas, entre ellas la primera dama. “La hermana Michelle llegó de la mano de unos conocidos que la presentaron hace poco menos de tres años. Venía con ganas de participar en los grupos de asistencia social, especialmente dedicados a infancia y personas de capacidades diferentes”, reveló a PERFIL Robson Seabra Reis, líder del Ministerio de Acción Social de la Iglesia. Los otros fieles no sabían que se trataba de la mujer de un diputado, ni sospechaban que se convertiría en la primera dama de Brasil. Con bajo perfil, se integró rápidamente a los grupos de trabajo comunitario.
“Yo soy evangélica y mi marido católico, nosotros nos respetamos”, aseguró Michelle durante la campaña. En los últimos tres años, Bolsonaro la acompañó al templo y en actividades sociales de la comunidad. Por ese entonces, se presentaba como “el marido de Michelle”. Con el tiempo su exposición mediática aumentó y varios miembros de IBA lo reconocieron, se tomaron fotos y conversaron con él. Bolsonaro ya se había convertido en el candidato del PSL que lideraba las encuestas y competía contra el Partido de los Trabajadores (PT). Alrededor de cincuenta voluntarios colaboran en el Ministerio de Acción Social en proyectos de recuperación de adicciones, integración de discapacitados, asistencia a pobres e indigentes, apoyo y contención a personas con afecciones psicológicas y emocionales. Los líderes consultados por este diario coinciden en que la Iglesia Baptista Actitud respaldó a Bolsonaro durante la campaña por sus ideas políticas y no porque fuera el esposo de Michelle. “Apoyamos al candidato que más se acercaba a las ideas de la comunidad evangélica, aunque no coincidamos en el 100%. Votamos al hombre conservador que defiende los valores de la familia, el trabajo, con una propuesta clara cercana a las enseñanzas de Dios, que es contraria a las nuevas perspectivas de género”, afirma Seabra. A pesar de que Brasil vivió un gran destape en la década de 1980, en contraposición a la dictadura, Amílcar Salas Oroño, Magíster en Ciencias Políticas de la Universidad de San Pablo, considera que hay un fenómeno para observar en los sectores que presionan por retornar a ideas que ya se creían perimidas. “Más allá de las cuestiones de seguridad, hay cambios gestándose desde las políticas de género, la cultura y los nuevos programas de educación que se están revisando”, dijo a este diario. Células. La Iglesia Baptista Actitud fue fundada hace 15 años. Para sumar nuevos fieles, desarrolló “una red en células, que son grupos de reflexión y encuentro en casas de familia”, explica la Pastora Mari Ríos, del Ministerio de la Mujer. Según ella, los encuentros semanales son fundamentales porque resulta “accesible reunirse cerca de donde uno vive, que ir hasta el templo cada vez” y es “mucho más amigable para los participantes que no pertenecen aún a la comunidad”.
Nuevo rol. Cuando el 1º de enero, Michelle se expresó en la asunción presidencial con un discurso en lenguaje de señas, los miembros de la Iglesia no se sorprendieron. La comunidad evangélica sabe que “ella no persigue cargos políticos”, pero destacan que detrás de sus modales suaves y calmos, hay una mujer de acción y profundo compromiso social. “Sin descuidar su rol de primera dama, Michelle tendrá protagonismo en tareas sociales y de integración. Hará la labor que viene realizando hace años, solo que ahora será a otra escala y con una visibilidad que antes no tenía”, dice Seabra Reis. Mari Ríos coincide con esa opinión y adelanta cuál cree que será el nuevo rol de Michelle en el Palacio del Planalto: “La mujer de la comunidad Baptista Actitud no es una mujer que camina a la sombra de su marido”.
Verónica Figueroa (Fuente www.perfil.com).


0
0
0
s2smodern
powered by social2s
PRESENTAN PROGRAMA DE OBRAS PLUVIALES PARA GOYA

Gobierno de corrientes

LOTERIA SORTEOS

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements

VALDÈS PASE FRONTERIZO ITUZAÌNGÒ - AYOLAS

incone

COMPLEJO TURISTICO LA MARTA

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements

 Escucha en vivo