Escucha en vivo

Lo definieron en una asamblea. Ya no dependerán de un varón para que las asocie, pero en la sede central de la calle Viamonte aún no podrán practicar deportes.


Julieta Roffo

Una asamblea de socios del Club Universitario de Buenos Aires (CUBA) se pronunció a favor de que las mujeres, hasta ahora relegadas al estatuto de "asociadas" de los varones que ostentan el rol de socios activos, sean consideradas también socias activas de la institución centenaria. La posibilidad de que una mujer universitaria pueda inscribirse al club sin depender de que un varón la asocie quedó habilitada.

CUBA, un club con unos 20.000 socios y ocho sedes, reservó históricamente la categoría de socio activo a los varones. Ser universitario -acreditar al menos dos materias aprobadas- es requisito para pertenecer a esa categoría, que a la vez habilita a inscribir a familiares. El club admite sólo diez nuevos socios activos al año. Con la reforma implementada al estatuto, según detalló la Comisión Directiva en las modificaciones propuestas, ese cupo va a mantenerse en diez, pero podrán aspirar a asociarse tanto mujeres como varones.

Según la propuesta que la Comisión Directiva hizo llegar a la asamblea extraordinaria, "aunque CUBA es hoy un 'club de familias universitarias' donde las mujeres están definitivamente incorporadas a la práctica de todas las actividades deportivas, sociales y culturales, y en los últimos años se han incorporado a funciones dirigenciales, el Estatuto actual no lo reconoce así". La asamblea determinó que ese reconocimiento fuera finalmente tenido en cuenta. En su propuesta de reforma estatutaria, la Comisión Directiva enfatizó que el hecho de que una mujer no pudiera ser considerada socia activa implicaba menos derechos políticos "exclusivamente por una cuestión de género".

Es que, por ejemplo, de la asamblea que tomó esta decisión sólo podían participar varones que fueran socios vitalicios, previtalicios o activos con al menos dos años de antigüedad. Y de las elecciones para conformar la Comisión Directiva participaron siempre sólo varones.

"Esperemos que no vengan muchos dinosaurios. Tienen la piel gruesa, resisten, pero ojalá hoy sean pocos", decía a Clarín Lisandro García Briones, socio desde 1962 de CUBA, justo antes de entrar a la asamblea en la sede que el club tiene cerca de los Bosques de Palermo. "Hace muchos años que lucho porque las mujeres en CUBA tengan los mismos derechos que los hombres. El club tiene que aggiornarse", contó esta tarde.

En la vereda de enfrente del debate, el conductor radial Rolando Hanglin, que se hizo socio cuando cursaba segundo año del Colegio Nacional de Buenos Aires, aseguraba: "CUBA es un club con tradiciones. Ninguna socia está preocupada por estos temas que sí parece que preocupan por fuera de la comunidad del club y a los medios".
Según pudo reconstruir Clarín con fuentes que participaron de la asamblea, durante las deliberaciones hubo unas 350 personas y tomaron la palabra cerca de 40. De la votación general que determinó que se aprobaba reformar el estatuto participaron unas 2.200 personas: 1.648 se inclinaron por la reforma estatutaria que avalaba a las mujeres como socias activas, mientras que 601 la rechazaron.

En la reforma estatutaria propuesta por la Comisión Directiva, sin embargo, una de las reformas apuntaba a sostener privilegios para los socios varones. Hasta ahora, sólo ellos pueden practicar deportes en la sede central del club, en la calle Viamonte. En esa sede, las mujeres sólo acceden a la biblioteca, el comedor y un salón. La propuesta de la Comisión era que, aunque las mujeres pasaran a ser socias activas, el deporte en Viamonte siguiera sólo permitido a los socios. Al momento de votar a mano alzada sobre esa cuestión, un socio propuso que la cláusula sobre el funcionamiento de la sede de Viamonte no fuera parte del texto estatutario sino una cláusula extraordinaria, de cara a que sea menos complicado modificar esa dinámica en el futuro. Finalmente, según pudo reconstruir Clarín, se impuso la moción sugerida por el socio.

"Los fundadores fueron varones y queremos mantener una tradición, que nos dejen el espacio para mantener una tradición. Las mujeres pueden usar como quieran las otras sedes, pero Viamonte es de los varones", dijo Hanglin a Clarín antes de la asamblea sobre la sede de la calle Viamonte. Y sumó: "Es como si en una mesa de bar en la que hay todas mujeres una dice que quiere llevar al novio a la reunión. Todas le van a decir que no. Y en una mesa varones va a pasar lo mismo. En Viamonte hay vocabulario de hombres, costumbres de hombres, olor a hombres".

"Estoy muy orgulloso de que las mujeres sean socias plenas: se impuso el voto de las nuevas generaciones, que sabemos que una mujer no puede ser considerada miembro de segunda. Las mujeres son parte viva del club", dijo conmovido Pablo Oribe, de 35 años -y socio de CUBA desde hace 25-, al terminar la asamblea. Y agregó: "Y sobre Viamonte, dimos un pasito más, para que no sea tan difícil en el futuro".
CLARIN

Miércoles, Noviembre 14, 2018
Director de Transito Fernando Vallejos

Gobierno de corrientes

LOTERIA SORTEOS

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements

COMPLEJO TURISTICO LA MARTA
Concejal Jesus Mendez

Alternative flash content

Requirements

Alternative flash content

Requirements